libero

Lunes, 15 de febrero de 2010

FUTBOL › INDEPENDIENTE PEGO EL GRITO AL VENCER A ESTUDIANTES

La puta que vale la pena estar arriba

El cuadro de Gallego forma parte del cuarteto que lidera el torneo porque superó a Estudiantes (lado B, con muchos suplentes) por 3 a 2 en un partido intenso, interesante y con lindos goles.

 Por Daniel Guiñazú

Independiente es uno de los punteros del campeonato y el equipo grande de mejor rendimiento hasta aquí. Pero que haya tenido que exigirse a fondo para ganarle por un ajustado 3 a 2 a un Estudiantes muy de emergencia obliga a pisar el freno del entusiasmo y a evaluar en su justa medida su verdadero potencial. No le sobraron méritos a la victoria. Y es más: cuando Ignacio Piatti señaló a los 33 minutos del segundo tiempo el gol del triunfo, el conjunto de Alejandro Sabella había transformado el 2 a 0 en un 2 a 2 y lo favorecía la tendencia general del partido.

Sin embargo, los titulares rojos tuvieron ese plus para inclinar el resultado a su favor que les faltó a los empeñosos suplentes estudiantiles. Y supieron hacerlo valer. Estudiantes no tuvo un mediocampista tan activo como Piatti y dos delanteros tan preocupantes como Silvera y Gandín, y acaso ésa haya sido la única diferencia real que hubo entre los dos equipos. A la hora de la definición, cuando el desarrollo estaba al alcance de cualquiera, Independiente pesó más que un Estudiantes al que, con el empate de Morales Neumann, se le acabó el poco combustible futbolístico que le quedaba.

No tiene mucho sentido preguntarse, con el resultado puesto, qué hubiera pasado si Verón, Sosa, Benítez, Boselli y compañía hubieran estado en lugar de Núñez, Carrusca, Michael Hoyos y Leandro González. Jugaron los que jugaron y esta versión lado B de Estudiantes hizo sudar copiosamente a Independiente. Las diferencias entre un equipo titular y otro armado de apuro no se hicieron visibles, y hasta fue Estudiantes el que empezó haciendo mejor las cosas. No hubo en ningún pasaje del primer tiempo un solo tramo en el que Independiente haya conseguido ser más que Estudiantes. Recién después de los primeros veinte minutos logró equilibrar un trámite que hasta allí no le había sido favorable. Y sólo logró el primer gol después de una pelota mal jugada por Maxi Núñez, un buen pase profundo de Mancuello y una certera definición de Silvera.

El 2 a 0, tras una buena combinación entre Piatti y Silvera bien resuelta por Gandín, llegó cuando eran notables los problemas de Independiente para manejar la pelota con precisión. Corrían 57 minutos. Y fue allí cuando se terminó de romper el partido. En la jugada posterior al segundo gol de Independiente, Núñez marcó el descuento con un pelotazo desde fuera del área. Y Gallego le inyectó más fútbol a su equipo, sacándolos a Mancuello y a Busse y poniéndolos a Patricio Rodríguez y a Gracián. Las consecuencias fueron nítidas: lo que ganó en generación de juego, Independiente lo perdió en marca en el medio. La vieja historia de la manta corta.

Estudiantes, entonces, halló facilidades inéditas para cruzar rápido la mitad de la cancha. Y con Morales Neumann por Michael Hoyos, la velocidad y la vivacidad que le habían faltado arriba. Morales Neumann marcó el empate a los 73 minutos. Se palpaba en el aire del estadio la cercanía de la hazaña de la victoria pincharrata. Sin embargo, con el último aliento, Independiente pegó el grito que le hacía falta para impulsarse a la victoria y a la punta. Un puesto que, al menos por lo visto ayer, todavía le queda grande.

Compartir: 

Twitter
 

Silvera ya definió con clase ante la salida de Albil.
Imagen: DyN
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.