no

Jueves, 29 de diciembre de 2011

DEPORTES VIRTUALES

Dale play

 Por Facundo Enrique Soler

“Este tema está dedicado al creador del Pro Evolution Soccer”, dijo Santiago Barrionuevo, cantante de El Mató a un Policía Motorizado, en el medio de un recital que dieron en marzo de este año, el mismo día que las devastadoras imágenes del tsunami que azotó a Japón llegaban por televisión. La dedicatoria tenía sentido: en ese entonces, por medio de redes sociales, se anunciaba la muerte del japonés responsable de crear uno de los videojuegos de fútbol más importantes de la historia (hecho que fue desmentido unos días después). Barrionuevo, futbolero de raíz, es un integrante más del culto que mezcla deportes y videojuegos, un área alejada de los adictos gamers que se posiciona cerca de la competencia entre amigos, repleta de códigos y símbolos que hay que respetar con honor.

El notable avance tecnológico en el campo de videojuegos, que tuvo lugar en la segunda mitad del siglo pasado y se aceleró bruscamente durante la última década, dio como resultante la posibilidad de que se libren torneos de fútbol, tenis y básquet desde un living rodeado de gente o en la absoluta soledad de una habitación. Compitiendo entre amigos, contra la inteligencia de la consola o (gracias a Internet) desafiando rivales de cualquier parte del mundo. La práctica no sólo se centra en los deportes convencionales sino que también explora algunos que de otra manera el público masivo jamás llegaría, como el golf, el snowboard y hasta la pesca.

El fútbol, en este ámbito, representa el grueso de interés por los que pasan horas delante de la pantalla. La clave para entender la importancia que tiene enfrentar a 22 jugadores virtuales reside en que los videojuegos futboleros, al mejor estilo Pro Evolution Soccer o el FIFA, se impregnaron dentro de la cultura del grupo de amigos, junto con otros valores establecidos hace rato como la previa al boliche o el picadito semanal. Año a año estos juegos tienen nuevas entregas, con todas las ligas del mundo actualizadas, las camisetas titulares y suplentes que incluyen hasta los detalles de las publicidades y tribunas que vienen con hinchas virtuales con sus respectivos cánticos y banderas. Lo único que queda es armar el planteo (menottista o bilardista), elegir los jugadores que estén en mejor estado y apretar play para salir a la cancha. No vale elegir a Messi.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.