CULTURA / ESPECTáCULOS › TEATRO. CON EL EXPERIMENTA 9 EL RAYO SE CONSOLIDA EN SU PROYECTO

Investigar, confrontar y conocer

Son las premisas de este encuentro de teatro que continúa posicionándose a nivel internacional. Un balance de esta edición.

 Por Julio Cejas

Finalizó esta semana en Rosario una de las ediciones más significativas del "Encuentro Internacional de Grupos" (el ya célebre "Experimenta"), organizado por El Rayo Misterioso. Significativo por varios motivos, pero principalmente, por haberse realizado en un contexto inédito fuera de la habitual sala del grupo anfitrión. Debido a la imposibilidad de contar con el habitual espacio de organización que centralizaba todas las actividades, el Rayo se enfrentó a otra de las pruebas en las que -como viene ocurriendo en los últimos años- sale airoso y fortalecido. A pesar de la ya clásica ausencia del conjunto de los teatristas locales, esta novena edición de el Experimenta contó con el auspicioso aval del conjunto de las salas teatrales rosarinas, nucleadas en la Asociación de Teatros Independientes de Rosario (A.T.I.R). Sin ese aporte, el Encuentro no se habría concretado ya que el estado de recuperación del nuevo espacio de calle Salta al 2900 todavía se encuentra sorteando problemas de reconstrucción y edificación que implican nuevos gastos y la imposibilidad de su habilitación.

Con nuevos integrantes y una dotación menor de la que tuvo en sus mejores épocas, el colectivo dirigido por Aldo El-Jatib, afianzó la propuesta original de "crear un espacio de verdadero encuentro, que reúna a grupos de distintos países, cuyo trabajo se base en el criterio de investigación teatral para posibilitar la confrontación y el conocimiento".

Fieles a sus principios, los organizadores de esta movida, reiteraron en los diferentes talleres, seminarios, mesas redondas y desmontajes, la posibilidad de "asimilar, profundizar y enriquecer la teoría y la práctica del movimiento teatral universal".

El director y creador del emblemático grupo "Comuna Baires", Renzo Casali, ratificó con su presencia y su compromiso el apoyo brindado a El Rayo desde sus orígenes, reconociendo la importancia del grupo rosarino en el contexto del teatro internacional. "El encuentro con El Rayo significa una coincidencia ética entre los dos grupos", comentó el director a Rosario/12, "muy feliz de reencontrarme con amigos que había perdido hace 30 años, fue una sensación muy fuerte".

Casali que fundó su grupo en 1969 junto a Liliana Duca y Antonio Llopis, sigue sosteniendo la idea del "Laboratorio", la autogestión, el espacio propio, el compromiso político y la vida en comunidad, pilares que comparte con El Rayo. "En estos días en que estuve en Rosario, me esforcé en las distintas mesas en que participé para difundir la importancia de lo que estaba pasando en el Experimenta, y para que la gente no lo tomara como un episodio más, o como un echo turístico".

Para Casali, la movida generada por el Rayo implica un reconocimiento que merece ser dimensionado por su importancia en principio para la gente de Rosario que participa y para todo el movimiento teatral rosarino, santafesino y nacional.

"Hace 2 años desde que nosotros regresamos a Europa, después de participar en el Experimenta, no hacemos otra cosa que reflexionar, analizar y comentar acerca de lo que pasó en Rosario y eso crea sorpresa en Europa porque allá no hay una costumbre de encontrarse, no hay ninguna organización de festivales que permita la posibilidad de vivir juntos 7 días, de discutir juntos de analizar, pelearnos y en definitiva, conocernos", asegura el director de "Comuna Baires".

A la hora de un balance de esta nueva edición del Experimenta, es fundamental la opinión de alguien como Casali que se exilia en Italia a partir de 1974 y que conoce de cerca la realidad europea donde los festivales tienen características diametralmente opuestas a las que se vive en esta ciudad. "En Europa uno puede participar en un Festival como si fuera un viaje, no encuentra a nadie ni antes ni durante ni después de ese festival, hace su obra y sigue hacia otra ciudad, es otra dimensión del uso del instrumento teatral que yo no comparto. Esta de Rosario, es una experiencia fundamental, que reaviva el sueño de que logre contagiar al resto del país, que obligue a la gente de Buenos Aires a tomarse el micro y venirse hasta aquí para confrontar, para descubrirlo".

Como si conociera de cerca las permanentes acusaciones que en otros tiempos cayeron sobre la gente de El Rayo, Casali plantea las dificultades que implica llevar adelante un proyecto teatral que se plantea como resistencia frente a un teatro complaciente.

"Es muy fácil caer en la demagogia o en el sectarismo, en la pertenencia obtusa a una causa, como quien pertenece a un partido o a una iglesia, a una idea fija. Ante todos los traumas que tenemos adentro, la gente de teatro tendría que hacer el esfuerzo de vivirla sobre su piel, hacerse responsable de lo que están criticando, mientras sigamos cargándole las culpas a otros y nosotros salvándonos como santos, no nos hacemos ningún favor a nosotros, ni a la sociedad ni mucho menos al teatro", aseguró.

Más allá de la programación que también tuvo a la Comuna Baires como uno de los protagonistas con su propuesta "Pitt e Sball en el invernadero de la Casa de Cura", podemos destacar el nivel alcanzado por los elencos rosarinos con las obras "Insoportable" (Grupo Hijos de Roche) y "Criadas para Nada" (El Eslabón perdido).

Compartir: 

Twitter
 

El encuentro tuvo un gran nivel.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.