CIUDAD › DOS FALSOS SECUESTROS

Otro día agitado

Dos denuncias de secuestros que resultaron falsos tuvieron en vilo a sendas familias y movilizaron a más de un centenar de policías durante el fin de semana en Rosario. Por un lado, una travesura de una adolescente que intentó justificar una salida para la que no tenía permiso, y por otro, una avivada delictiva para robar dinero.

El primero de los casos fue protagonizado por una chica de 17 años que el viernes último pretendía ir al cine con amigas, pero, aparentemente al no contar con la autorización de sus padres, montó toda una actuación para fingir un rapto y poder salir, según informó Radio 2. Cerca de las 15.30, la menor llamó a su padre desde el celular de una de sus cómplices y de manera dramática le relató que desconocidos se la llevaron, y que se encontraba maniatada y encapuchada.

Sin más datos, el papá, desesperado, acudió a la subcomisaría 22º y radicó la denuncia, tras la cual se montó un operativo de emergencia para intentar dar con la supuesta víctima. Pero lo que generó la ocurrencia de la adolescente no quedó allí: sus vecinos también se manifestaron espontáneamente y cortaron la avenida Circunvalación por algunas horas, como manera de reclamar el rápido hallazgo de la chica y el esclarecimiento del hecho. Por el lado de las fuerzas de seguridad de Santa Fe se movilizaron diferentes dependencias, como Orden Público, la Brigada de Investigaciones, la Comisaría de la Mujer y los propios jefe y subjefe de la policía de Rosario. Pero grande fue la sorpresa cuando, cerca de las 19.30, la menor fue encontrada en perfecto estado junto a dos amigas en el shopping de la zona norte, donde había ido a ver una película.

Por otra parte, según la misma radio, una mujer de San José de la Esquina cuyo hijo vive en Rosario fue advertida de un supuesto secuestro del mismo. Sólo que esta vez no fue el joven, de 32 años, quien la alertó, sino delincuentes que dijeron tenerlo secuestrado con el pretexto de cobrar una suma de dinero para liberarlo.

La mujer, de 62 años, no logró comunicarse con su hijo y procedió tal cual le indicaron los supuestas raptores: llevó 30 mil pesos en efectivo hasta la ciudad de Córdoba, con precisas instrucciones de dejar el bolso en un lugar determinado de la terminal de ómnibus de esa capital. Luego de pagar por la liberación, pudo establecer contacto con el muchacho, al que aún creía retenido por los delincuentes, y de su boca se enteró que todo había sido una farsa.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.