13:10 › JUICIO POR VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS

Comenzaron a declarar los testigos en la Causa Esma

La hermana de Alice Domon, la monja francesa desaparecida en la última dictadura militar, afirmó que quiere "hacer comprender" que la víctima "no era una terrorista" y adelantó que espera que el juicio por delitos de lesa humanidad cometidos en la ESMA "llegue a la verdad y tal vez dé alguna respuestas a nuestras preguntas".

Gabrielle Domon se convirtió en la primera testigo en declarar ante el Tribunal Oral Federal 5 que juzga a los represores Alfredo Astiz y Jorge "Tigre" Acosta, entre otros, en un testimonio que duró casi dos horas y luego del cual los jueces pasaron a un cuarto intermedio hasta esta tarde.

"Quiero hacer comprender que esta mujer no era una terrorista", se preocupó Domon en aclarar en francés ante el Tribunal Oral Federal 5, en una de las tantas repeticiones a las que obligó la traducción simultánea de su declaración oral.

En la sala de los tribunales federales de Retiro faltaron varios de los acusados entre ellos Jorge "Tigre" Acosta mientras que Alfredo Astiz, condenado en ausencia en Francia por este caso, optó por seguir el debate desde un despacho contiguo.

"Esperamos que este juicio llegue a la verdad y tal vez dé algunas repuestas a nuestras preguntas", expresó Domon.

Treinta y tres años después de los hechos, la mujer llegó al tribunal con hojas manuscritas en un cuaderno de espiral para leer las principales ideas sobre los hechos, intercaladas con frases de cartas recibidas de su hermana, donde hablaba de la situación en el país y en las que basó su testimonio.

Tras repasar el trabajo social que la religiosa hizo en distintos lugares del país, adonde llegó en 1967, refirió las tareas de búsqueda emprendidas por su familia tras su secuestro junto a su compañera de orden Leonie Duquet el 8 de diciembre de 1977 en la Iglesia de la Santa Cruz del barrio porteño de Balvanera.

La familia se enteró de la desaparición de las dos religiosas dos días después del secuestro de ambas y de un grupo de Madres de Plaza de Mayo, cometido por un grupo de tareas que actuaba bajo las órdenes de Acosta en el ámbito de la ESMA y que integraba Astiz.

Su hermana aún hoy está desaparecida mientras que el Equipo de Antropología Forense identificó los restos de su compañera Duquet en una fosa común.

La testigo detalló todas las gestiones hechas en Argentina y Francia, "sin respuestas" y hasta en el Vaticano donde "respondían con cartas administrativas que expresaban apoyo pero nada concreto".

En la investigación está probado que Astiz se infiltró en el grupo de Madres de Plaza de Mayo que se reunía en la iglesia y que acompañaban las religiosas haciendose pasar por familiar de un desaparecido y luego las marcó para el secuestro.

Ante las preguntas del tribunal, fiscalía, querellantes y defensas, Domon recordó que su hermana tenía doble nacionalidad franco-argentina y que pertenecía al "Instituto de Hermanas de Misiones Extranjeras" en su país.

Compartir: 

Twitter
 

 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared