UNIVERSIDAD › EL CONGRESO DE LA FUA SE REUNE ESTE FIN DE SEMANA EN CORDOBA

Hacia otra reelección morada

Franja conseguiría otro mandato por dos años al frente de la FUA. El sector que lidera La Cámpora no participará del congreso porque lo considera “antidemocrático”. Un frente de izquierda y otro de agrupaciones peronistas disputarían el segundo lugar.


Con ausencia del kirchnerismo universitario, mañana comenzará en Córdoba el congreso para elegir a las nuevas autoridades de la Federación Universitaria Argentina (FUA). Todo indica que el ala estudiantil de la UCR, la Franja Morada, conseguirá un nuevo mandato al frente del órgano gremial de los estudiantes universitarios. La alianza de izquierda encabezada por el Partido Obrero (PO) disputaría con el peronismo de la JUP el segundo puesto, que otorga la secretaría general de la federación y una banca en la Junta Ejecutiva. Las agrupaciones kirchneristas, encabezadas por La Cámpora, le confirmaron a este diario que no participarán del congreso por considerarlo “antidemocrático” e “irregular”. Sostuvieron que “de las 49 federaciones estudiantiles del país, 27 no están normalizadas y la FUA no las reconoce”, y agregaron que “ninguna de las últimas universidades creadas tiene representación en el congreso”.

El congreso empezará el sábado al mediodía en el Estadio General Paz Junior, de la capital provincial. Luego del acto de apertura, sesionarán tres comisiones –“situación nacional, situación internacional, rol del movimiento estudiantil”– y, durante la tarde noche y la madrugada, se desarrollará el plenario donde los delegados elegirán a las nuevas autoridades. El candidato que impulsa la Franja para presidir la FUA durante el período 2012-2014 es un estudiante de Derecho de la Universidad de Córdoba, Emilio Cornaglia.

“Denunciamos la irregularidad, el vaciamiento, el carácter antidemocrático del congreso. No vamos a ser cómplices de una elección que es la cristalización de la burocracia estudiantil –le dijo a Página/12 un dirigente de La Cámpora–. Hasta último momento, no sabemos con cuántos votos contamos, qué se va a debatir, dónde se va a hacer. Existen nueve universidades nuevas que la FUA no reconoce. Además, la elección es fraudulenta en sí misma. La Franja Morada acredita a sus delegados primero, antes que nadie. No hay controles de ningún tipo, no hay autoridades de fiscalización. No sólo eso, ellos definen si las actas de las elecciones previas en los centros de estudiantes son válidas o no. Esto no representa las realidades de las elecciones que se produjeron, de hecho no reconocieron las últimas elecciones en Córdoba y San Juan.

“Hay un gran desconocimiento de cómo se maneja el movimiento estudiantil –replicó el presidente saliente de la FUA, Federico Miranda–. La FUA es un órgano de segundo grado respecto de los centros de estudiantes y de tercer grado respecto de las federaciones. Por lo tanto, tiene una relación directa con los centros, los reconoce per se”, dijo Miranda. El dirigente estudiantil destacó que la Junta Ejecutiva de la FUA, “integrada por el Frente Universitario para la Victoria” (un espacio que integran la JUP y otras listas peronistas y kirchneristas) “validó todas las actas de los centros que se presentaron”. Miranda reconoció que “existen federaciones normalizadas y otras que no, según hayan hecho elecciones o no”, pero aseguró que “todas pueden participar del congreso”.

Las fuerzas de izquierda que conducen las federaciones de Buenos Aires, La Plata y otras universidades, es decir el PO, La Cepa, Darío Santillán, La Mella, Izquierda Socialista, el MST, entre otras agrupaciones, habrían llegado a un “principio de acuerdo” para el armado de una alianza que “enfrente a una FUA vaciada y a sus socios”. Según el dirigente estudiantil del PO Alejandro Lipcovich, la “FUA no es referencia de ninguna lucha”. En el mismo gesto en que la izquierda pretende incorporar las “luchas estudiantiles” a la federación, se propone también “enfrentar la política educativa del Gobierno y a sus agrupaciones que intentaron vaciar a la FUBA”, en la frustrada elección pasada.

Desde el MNR, brazo universitario del Partido Socialista, “estamos convocando a un frente para poner a la FUA en un ámbito clave para un proyecto de país. La FUA hoy no es motor de ese debate; debemos articularnos con las fuerzas que tengan la vocación de recuperar ese rol –señaló el dirigente Maximiliano Díaz–. Debemos tener como base un programa común y esto es lo que venimos coordinando con algunos actores a nivel nacional, como el GEN, Libres del Sur y agrupaciones independientes”.

Cercano al diagnóstico que manifestaron las fuerzas kirchneristas, el secretario de extensión de la FUA y dirigente del MPE-Camilo Cienfuegos, Leonardo Moyano, manifestó: “La ingeniería electoral la impone la Franja Morada. Nos gustaría llegar a un congreso en donde todas las voces valgan lo mismo –dijo–. No queremos que existan estudiantes de primera y segunda. Más allá de cómo termine el congreso, esperamos que quienes accedan a la presidencia o a los cargos ejecutivos tomen el compromiso de democratizar el movimiento estudiantil argentino”.

Informe: Agustín Saavedra.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.