UNIVERSIDAD › DEBATE SOBRE EL USO DE LAS NUEVAS TECNOLOGIAS EN LA UNIVERSIDAD

“Se despiertan conectados”

La incidencia de las tecnologías de la información y la comunicación en la educación superior, las posibilidades de interconexión entre alumnos y docentes y los cambios culturales en los jóvenes fueron algunos de los temas debatidos en la UBA.

El uso de las tecnologías en la enseñanza dentro de la universidad y los desafíos que plantea fueron los ejes del último debate realizado en el marco del programa La UBA para el Siglo XXI. Allí expusieron profesores especialistas en pedagogía y educación, que analizaron el escenario actual con las TICs en la universidad, lo que ellas posibilitan y el camino que aún falta recorrer. La profesora de la Facultad de Filosofía y Letras Mariana Maggio, la secretaria ejecutiva de la Red Latinoamericana de Portales educativos (Relpe), Laura Mares, y el ex profesor de Ingeniería Horacio Reggini protagonizaron el panel, con la coordinación del decano de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo, Luis Bruno.

El encuentro ofreció un panorama de la región en lo referido al uso de nuevas tecnologías en la universidad, de la mano de la exposición de Mares. “Con un par de años más, de años menos, todos estamos encontrando el camino. Por eso, nos parece interesante aprender de lo que vamos haciendo y compartir las experiencias”, dijo la secretaria ejecutiva de Relpe.

La especialista se refirió a distintas herramientas como Panorama –con un formato similar a las colecciones que arma Flipboard–, a las que los propios docentes pueden sacarle provecho a la hora de capacitarse sobre qué está sucediendo en otros países. “Da una mirada para entender cuáles son las últimas 50 cosas que han pasado en lo relacionado con publicaciones, pero en general tiene que ver más con escuelas que con universidades”, subrayó.

En la charla también se resaltó la descarga gratuita de libros sobre educación y cultura para compartir, una práctica nada novedosa pero que se puede tener en cuenta a la hora de difundir en la clase, publicar en sitios sin tener problemas de derechos de autor o subir trabajos a la plataforma de cada profesor. Recursos abiertos, cuentas de Twitter a seguir para continuar trabajando en la línea del aprendizaje masivo y abierto, también fueron temas que aparecieron en la disertación. “Destacamos cien cuentas que hacen un trabajo interesante y publican sostenidamente contenidos que son de interés para entender qué pasa con la educación y la tecnología”, apuntó Mares.

Maggio reflexionó sobre las aplicaciones tecnológicas para la educación y el conocimiento. “La gente realmente quiere conocer y colabora para construir conocimiento”, aseguró e hizo referencia a fenómenos de los últimos años, como el ciclo TED o los usuarios de YouTube que se convierten en referentes a través de los videos que ellos mismos producen. “En estos escenarios, los jóvenes se mueven avisadamente. Son los escenarios donde construyen su subjetividad”, señaló Ma-ggio. La docente no sólo destacó, en ese sentido, a los juegos o las formas de entretenimiento que puedan tener, sino que también enfatizó que se informan fundamentalmente a través de Twitter. Las tecnologías, indicó, también facilitan la ayuda entre los jóvenes en momentos de aprendizaje y de acompañamiento.

Los expositores también se refirieron a escenarios vinculados estrechamente con las políticas públicas. “En la región se han entregado ya más de 10 millones de dispositivos favoreciendo el acceso de los alumnos”, destacó Ma-ggio. En ese sentido, se refirió a programas como Conectar Igualdad y Sarmiento y a la “sobregeneralización del acceso a los teléfonos celulares”.

¿Qué implica como desafío este escenario para la UBA? Para Maggio, es simple: esos chicos que finalizan la escuela secundaria y ya adoptaron las tecnologías en el marco de la educación probablemente lleguen a la universidad con esa tendencia. “No están conectados. Son conectados, se despiertan conectados”, remarcó.

La construcción colectiva del conocimiento atraviesa a los alumnos como sujetos culturales y a los profesores universitarios e investigadores, remarcó. No se trata simplemente de estar en un campus virtual o tener un blog de la cátedra.

El desafío pasa, en cambio, por un escenario donde los alumnos estén conectados y donde también lo estén los docentes y hasta los autores de los libros de estudio. Precisamente, Reggini destacó la posibilidad de poder subir sus propias obras a la web, no sólo para compartirlas, sino porque en ese espacio él mismo puede modificarlas, actualizarlas, ir avanzando en sus investigaciones. Enfocado en la educación formal, el ex profesor de la Facultad de Ingeniería de la UBA habló de las distintas tendencias en términos de las diferentes concepciones de “clase” que hay. En ese sentido, destacó a las aulas “como espacios de producción” y de trabajo donde construir el conocimiento.

“Las tecnologías en la enseñanza universitaria: nuevos escenarios, nuevos desafíos” fue el último panel de debate organizado este año en el marco de La UBA para el Siglo XXI, el programa con que la universidad se propuso reflexionar sobre su propia situación, analizar las tendencias y las transformaciones en el ámbito de la educación superior para encarar los desafíos que se vienen.

Informe: Aldana Vales.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared