CIENCIA › DIALOGO CON MARIELA VILOTTA, DOCTORA EN BIOLOGIA E INVESTIGADORA DEL CONICET

Endometriosis, consulte a su ginecólogo de confianza

La endometriosis se caracteriza por la presencia de tejido endometrial –que recubre el útero– fuera de su zona de localización. Se trata de una enfermedad ginecológica que afecta a las mujeres en edad reproductiva y puede causar infertilidad. En la actualidad, los anticonceptivos orales combinados son la respuesta más recomendada por los especialistas.

 Por Leonardo Moledo

–Cuénteme qué investiga.

–Trabajo en el laboratorio de endometriosis que dirige la Dra. Inés Barañao. Yo, particularmente, me ocupo de la infertilidad que se produce con la endometriosis.

–Endometriosis...

–Sí, es el tema del trabajo del laboratorio, en el que estamos trabajando hace más de diez años. La endometriosis es una enfermedad ginecológica benigna que afecta a todas las mujeres en edad reproductiva y, aparte de eso, se cree que está subdiagnosticada. La definición de endometriosis es la presencia de tejido endometrial, que es el tejido que recubre el útero, fuera de su localización. Lo más común es en la cavidad abdominal, ya sea recubriendo los órganos reproductivos (el ovario, las trompas) o los intestinos, la vejiga. Hay otros lugares, como el septo recto vaginal, que es donde está la unión entre el recto y la vagina –que es altamente infiltrante–, pero lo más común es en la cavidad abdominal.

–¿Y qué es lo que hace usted específicamente?

–Los dos síntomas fundamentales son el dolor pélvico crónico y la infertilidad. Y yo estoy trabajando en infertilidad. Mi doctorado lo hice en la búsqueda de nuevas alternativas terapéuticas, pero siempre me interesó mucho la parte de fertilidad. Cuando empecé mi propia línea de trabajo como investigadora me volqué hacia ese lado.

–¿De qué manera la endometriosis produce infertilidad?

–Bueno, eso es justamente lo que no se sabe. Porque no es una relación directa. Hay una asociación, pero no es que todas las pacientes que tienen endometriosis son infértiles, pero claramente hay una relación: el 50 por ciento de las pacientes que son infértiles tienen endometriosis. A su vez, el 50 por ciento de las pacientes con endometriosis son infértiles o subfértiles. Pero no es una relación lineal, término a término. En cuanto a las causas, se han descripto un montón de mecanismos. Los más obvios y los más claros son cuando se producen alteraciones mecánicas. Las lesiones del tejido endometrial, que se aloja en un lugar extópico, se pueden colocar sobre el ovario o sobre las trompas, como le decía antes. Esto genera muchas adherencias. Cuando hay un impedimento físico es que las lesiones son tan grandes o las adherencias son tan grandes...

–¿Adherencias?

–Se pegan los tejidos entre sí. Las lesiones endometriósicas generan un “pegoteo” entre los distintos tejidos. A veces la lesión puede estar alojada en el ovario y afecta la ovulación, y otras veces por esas adhesiones se produce la ovulación, pero no puede llegar hasta la trompa de Falopio, por lo cual no puede ser fecundado. Y después, todo eso genera un ambiente inflamatorio en la cavidad abdominal. En este sentido, el líquido peritoneal en las pacientes con fagocitosis puede afectar la calidad ovocitaria, la calidad embrionaria, a los espermatozoides. Sin embargo, no hay nada muy definido: lo más claro es cuando hay un impedimento físico, porque eso se opera y mejora.

–¿Y si no es mecánico?

–Bueno, está lo que le decía antes sobre las alteraciones a nivel peritoneal. En el abdomen hay un líquido que baña toda la cavidad abdominal y al ovario, que es el líquido peritoneal. En las pacientes con endometriosis se ha descripto un montón de alteraciones, pero no es nada lineal, ni una relación blanco-negro...

–¿Y usted qué piensa que pasa?

Bueno.... Por un lado, está toda la parte del ambiente peritoneal, de la ovulación y de la foliculogénesis, que sería el proceso por el cual se llega a generar el óvulo que va a ser ovulado. Luego, por otra parte, se ubica el endometrio de la paciente. Durante la menstruación hay un reflujo: la menstruación sube a través de las trompas de Falopio y el tejido endometrial pasa a la cavidad abdominal. Eso es algo común: se cree que todas las mujeres, en mayor o menor grado, presentan menstruación retrógrada. La pregunta es por qué en las mujeres que tienen endometriosis ese tejido no es eliminado. Se producen las fallas en el ambiente peritoneal o las alteraciones en el propio endometrio, tan características que permiten que sobreviva en un sitio extópico. A eso iba cuando le decía que, cuando se produce la fecundación, el embrión se tiene que implantar en el útero, y se han advertido fallas en la implantación de las pacientes con endometriosis. Porque justamente el endometrio ya de por sí tiene características alteradas.

–¿Y cuál es su hipótesis?

–Yo ahora me estoy centrando en cómo la endometriosis afecta al ovario. Para eso estoy trabajando con un modelo de endometriosis en rata.

–Lo bueno es que es una enfermedad benigna que se puede tratar.

–Sí, eso es lo bueno. Se puede tratar, pero los tratamientos que existen hoy en día no son óptimos. Los tratamientos en general lo que hacen es bajar los niveles hormonales y “simulan” distintas condiciones. Uno de los tratamientos, por ejemplo, es el de agonistas de GNRH. Este tratamiento lo que hace es inhibir el eje hipofisario gonadal. Así, baja a cero los niveles de estrógeno. Lo que está generando es una especie de menopausia. Si bien eso impide el crecimiento de las lesiones, también le genera trastornos a la paciente. Lo más común que se está dando actualmente son los anticonceptivos orales combinados. Eso es lo menos perjudicial y se puede aplicar por más tiempo, porque los tratamientos con agonistas de GNRH no se pueden dar por más de tres meses. En general, todas las terapias se dan por un tiempo y después se cortan porque no se pueden sostener en forma prolongada. Justamente al generar una menopausia se están desarrollando muchos problemas. Yo le decía que, por un lado, era una enfermedad subdiagnosticada y que estaba relacionada con la infertilidad y con el dolor. La única manera, hoy en día, de tener un diagnóstico certero de endometriosis es a través de una laparoscopia, que es una pequeña cirugía. La sospecha tiene que ser muy certera para someter a una paciente a una laparoscopia diagnóstica. Esa es una de las cosas por las cuales está realmente subdiagnosticada. Además, históricamente el dolor menstrual se considera como algo normal, cuando no debería serlo. En general, las pacientes cuando acuden al ginecólogo es porque quieren quedar embarazadas y no pueden, entonces ahí es que empiezan a buscar causas y salta el diagnóstico. En general, se llega a diagnosticar en los casos en los que las pacientes son infértiles o que el dolor es tan terrible que interfiere en la vida de los pacientes. Por eso digo que está subdiagnosticada: porque no hay un test de diagnóstico simple y fácil.

–¿Y la paciente infértil que es tratada vuelve a ser fértil?

–No necesariamente. En la misma laparoscopia diagnóstica se eliminan las lesiones quirúrgicamente. Después, depende del grado de endometriosis, se puede hacer un tratamiento hormonal, que también impide la fertilidad. Por eso digo que los tratamientos no son los adecuados, porque en general se llega a la consulta justamente porque la paciente no puede quedar embarazada.

Compartir: 

Twitter
 

 
CIENCIA
 indice
  • DIALOGO CON MARIELA VILOTTA, DOCTORA EN BIOLOGIA E INVESTIGADORA DEL CONICET
    Endometriosis, consulte a su ginecólogo de confianza
    Por Leonardo Moledo

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared