DEPORTES › ¿BASILE POR TABAREZ?

Bianchi desata la sucesión

La designación de Carlos Bianchi como entrenador de la Selección de México, lo que podría producirse la semana próxima, destrabaría la sucesión de Oscar Tabárez al frente del plantel de Boca, ya que entonces Alfio Basile podría ser el sucesor del entrenador uruguayo, cuyo contrato, que vence el 31 de diciembre, no será renovado. Basile ya rechazó ofertas de otros clubes argentinos a la espera de la oportunidad, pero no desea involucrarse en negociaciones hasta tanto no quede claro que Tabárez no seguirá en Boca, lo que se descuenta, dada la floja campaña en la temporada 2002. Pero los dirigentes de Boca todavía suspiran por la posibilidad de rearmar el equipo victorioso de 1998-2001, para el que cuentan, entre otras operaciones, con la repatriación de Martín Palermo a préstamo, y con el regreso de Bianchi al banco; si el técnico, actualmente dedicado a la gastronomía, decide entrenar a la Selección mexicana, entonces los cañones apuntarán directa y formalmente a Basile.
La designación del técnico de la Federación Mexicana de Fútbol se producirá el próximo miércoles. Bianchi recibió en Buenos Aires esta semana a Gonzalo Fernández, director administrativo y de finanzas de la Federación, quien concretó la oferta. Las cifras rondarían el millón y medio de dólar anual, del cual la Federación pagaría 800 mil; el resto sería solventado por el gigante de comunicación Televisa, de notoria injerencia en el fútbol azteca. El técnico ya fue empleado de Televisa: comentó para su pantalla el Mundial de Corea-Japón. “Bianchi quiere venir a dirigir a México”, dijo ayer Fernández en ese país.
Por el momento, el único competidor de Bianchi es otro argentino, naturalizado mexicano, Ricardo Lavolpe, a quien le ofrecieron también 800 mil dólares por el contrato. Pero el ex arquero de Banfield, San Lorenzo y la Selección Argentina no goza de la simpatía de los dirigentes aztecas, que prefieren a Bianchi, apoyado también por la máxima gloria del fútbol de ese país, Hugo Sánchez, que dirige a los Pumas de la UNAM.
Bianchi no dirige desde diciembre, y se especulaba que sus largas vacaciones aguardaban la vacante que habría de producirse en la Selección Argentina tras el Mundial 2002. Pero, distanciado de Julio Grondona, el llamado no se produjo, Marcelo Bielsa fue reconfirmado en el cargo y Bianchi quedó en libertad de escuchar ofertas. Su regreso a Boca podría estar condicionado por los problemas de relación que supo cultivar con el titular del club, Mauricio Macri, pero dado que éste apuesta a ser ungido Jefe de Gobierno porteño, dejando de lado la conducción del club, los dirigentes de segunda línea (Pompilio, Cirillo) sueñan con la repatriación. En sus tres años y medio al frente del plantel, Boca consiguió dos títulos oficiales de la AFA, dos Copas Libertadores y una Copa Intercontinental. Bastante más de lo que se está logrando en el 2002, eliminados de la Libertadores y la Sudamericana, tercero en el Clausura y ahora perdiendo chances en el Apertura.
Si Bianchi se toma el avión, las miradas se posarán directamente en Basile, con cuyo representante, Norberto Recassens, ya hubo contactos informales. Y el ex entrenador de la Selección Argentina, que ya rechazó el puesto a fines del 2001, estaría ahora más que dispuesto a aceptar el desafío.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.