EL PAíS › ROGGERO Y CAMAÑO DICEN QUE NO HUBO SOBRESUELDOS

“Acá no hay dinero de más”

 Por Felipe Yapur

Todos dicen que dicen la verdad. Los diputados justicialistas que denunciaron el pago de sobresueldos en el bloque aseguran que el hecho existió y señalan al titular del bloque Humberto Roggero como el responsable. El cordobés lo niega y sostiene que todo se trata de una “fábula”. Anoche, finalmente, el presidente de la Cámara baja, Eduardo Camaño, decidió contar su versión. Desmintió que Roggero haya reconocido el pago de esos dineros y agregó: “El dinero que la Cámara entrega a los bloques está debidamente registrado y con sus comprobantes firmados. No hay dinero de más”.
La tardía aclaración de Camaño tiene un sentido claro y no es otro que deslindar responsabilidades. El bonaerense señaló que como presidente del cuerpo entrega a cada bloque un promedio de 850 pesos por diputado. “Eso es todo y no hay posibilidades de que exista otra partida para los bloques”, repitió anoche un preocupado Camaño. Este además cree que la mejor salida a estos dimes y diretes es que las partes vuelvan a reunirse pero en el bloque. Si esto no es posible, considera que entonces hay que crear una comisión investigadora o recurrir a la Justicia.
Pero hay detalles que todavía echan sombras sobre las explicaciones de Camaño y Roggero. Tanto en el bloque como en la presidencia coinciden en afirmar que la supuesta confusión de los diputados que integran el grupo Talcahuano gira alrededor del manejo de los pasajes de avión que recibe cada legislador. Esto es un total de 14 viajes por mes que pueden ser canjeados por el valor de 200 litros de combustible y que hay reclamos por incrementar el valor de dicho canje. Algo que, según relatan en las oficinas de Camaño, “es imposible e inaceptable”. Los colaboradores de Camaño también rechazan la posibilidad de que, de existir esos dineros negros, provengan de algún ministerio: “No hay gastos reservados”, repiten al mismo tiempo que deslizan que la única repartición que todavía los tiene es la SIDE.
Más allá de las explicaciones de Camaño en el bloque del PJ hay mal humor. Consideran que la denuncia de los Talcahuano está teñida de una gran hipocresía. “Muchos de ellos ya han recurrido a la estrategia de la difamación en sus provincias y ahora la aplican acá”, sostiene uno de los integrantes de la conducción del bloque oficialista que prefiere hablar en off the record para “no contribuir a la operación de los Talcahuano”. Estos mismos legisladores se resisten a llevar el tema al bloque “porque las explicaciones ya fueron dadas por escrito y es tema cerrado”. Sin duda, la frase tiene un sesgo de hipocresía y la misma que le endilgan a los denunciantes, ya que la decisión de no discutir en la bancada esconde la imposibilidad de sostener el debate de este tema ante el resto de los integrantes del bloque.
Los Talcahuano, en cambio, quieren llevar el tema al bloque, pero parece que por ahora será imposible. La mesa de conducción aseguró que “no le daremos entidad a un tema que no existe porque además sería infligir un daño injusto y gratuito a los compañeros”. Esta es la razón por la que Roggero ya comunicó su decisión de no convocar a la tradicional reunión del bloque de los martes. Pero la estrategia del oficialismo esconde otra intención y es que la conducción de la bancada no quiere abrir un frente de conflicto justo ahora que el pliego de Roggero, donde lo designan embajador en Italia ingresó al Senado.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.