DEPORTES › PELIGRA LA REALIZACIóN DE LA TEMPORADA 2011/2012 DE LA NBA

Brilla, pero puede explotar

Por más que la actual edición está en su mejor expresión de juego, público y audiencia, el futuro de la liga más espectacular del planeta corre peligro por un conflicto entre los patrones y los jugadores que podría derivar en un lockout como en 1998.

 Por Heiko Oldörp

La NBA es un producto de máxima categoría. Antes del inicio de temporada se habían vendido 50 mil abonos más que el año anterior y la pelea por el título está más abierta que nunca. Pero detrás del escenario, la pelea económica entre los jugadores y los propietarios de los clubes amenaza con cerrar el negocio para todos. “Es la temporada más bonita de la historia”, dijo el comisionado de la NBA, David Stern, antes del inicio de temporada. Las actuaciones de las estrellas y los estadios abarrotados le dan la razón. Aunque el duelo previsto entre Los Angeles Lakers y Miami Heat ha dejado paso al del sindicato de jugadores con los dirigentes.

El actual contrato que regula la relación laboral entre las partes concluye el 30 de junio de 2011. Y como las posturas para la renovación están separadas, hay amenaza de que la Liga se pare. El presidente del sindicato (Nbapa), Billy Hunter, asegura que está convencido al “99 por ciento” de que habrá cierre. Los casi 400 jugadores de la NBA ganan cerca de 2100 millones de dólares. Stern cree que la cifra es excesiva en 800 millones. “Nos gustaría tener de nuevo beneficios, recuperar algo de la inversión”, dice el jefe de la Liga.

Stern aprovecha cualquier oportunidad para señalar que la mitad de los 30 equipos de la Liga tiene números rojos. En la actual temporada se espera que el déficit sea de 350 millones. De ahí la exigencia de que los ingresos de los jugadores pasen del actual 57 por ciento al 50. Los basquetbolistas aseguran, por el contrario, que los ingresos ya cayeron los últimos tres años. “Se dice siempre que los equipos pierden dinero, pero existe también un gran riesgo de que si hay cierre, los equipos dejen de existir”, amenazó Hunter.

El dirigente del gremio ya defendió los intereses de los jugadores en el último cierre patronal, decidido el 1º de julio de 1998. En enero de 1999, la temporada del primer título de San Antonio, todavía sin Emanuel Ginóbili, Hunter acordó con los propietarios que la temporada comenzara el 5 de febrero y que tuviera 50 partidos en la temporada regular en lugar de 82. En total fueron 464 partidos menos, los profesionales perdieron varias decenas de millones en salarios y los propietarios, diez veces más en ingresos. Pero lo más grave fue la reacción de los fans. La venta de merchandising cayó y en las siguientes tres temporadas, la NBA tuvo que combatir con bajas asistencias a las canchas. “Debemos recuperar a los fans”, exigió Stern entonces. “Temo que en estas condiciones económicas la Liga no pueda superar otro cierre”, opina Hunter. Joe Smith, de los New Jersey Nets, aún recuerda lo sucedido en 1998. “Fue difícil para todos recuperarnos de aquello. A los jugadores nos despidieron y los fans pensaron que estábamos haciendo huelga para ganar más dinero. Creo que nadie quiere vivir eso otra vez”, indicó Smith.

Un lockout tendría consecuencias muy negativas para los jugadores más veteranos, como Kobe Bryant, Steve Nash, Tim Duncan o Kevin Garnett, que perderían una temporada. Más duro sería para Shaquille O’Neal, de 38 años, que en pretemporada firmó un contrato de dos años por los Boston Celtics. El cierre sería, por lo tanto, un triste final de su carrera.

Compartir: 

Twitter

La NBA, con todo su show y su magia, tiene su temporada 2011/2012 en peligro.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.