DEPORTES › EL ENGANCHE FUE CLAVE EN EL EMPATE FRENTE AL ARSENAL INGLES

Riquelme, como un lord inglés

Boca perdía 2-0 y estaba desdibujado en la cancha, hasta que apareció Román y con dos asistencias perfectas les permitió a Viatri y a Mouche empatar el encuentro por la Emirates Cup. Hoy, desde las 11, ante Red Bull New York.

Boca no jugaba bien ante el Arsenal inglés, que le ganaba por 2-0 y lo controlaba en todos los sectores del campo de juego del Emirates Stadium de Londres, pero en la segunda parte, con varios cambios ensayados por ambos entrenadores, apareció Juan Román Riquelme y con dos asistencias suyas, los delanteros Lucas Viatri y Pablo Mouche anotaron para igualar el marcador y rescatar un empate que le viene bien al equipo de Julio César Falcioni para ganar un poco de confianza. Cuando terminó el encuentro, la figura del equipo inglés, el holandés Robin Van Persie, se acercó al diez de Boca para pedirle su camiseta. La participación de Boca en la Emirates Cup finalizará hoy, cuando con una formación alternativa se mida, desde las 11 de Argentina, con el Red Bull New York, de Estados Unidos, que ayer derrotó a París Saint-Germain por 1-0.

Boca, todavía duro por la pretemporada, necesita rodaje y también ganar confianza para encarar el arranque del Apertura de la mejor manera. Y si bien la derrota en Barcelona ante el Espanyol por 3-1 no pareció brindarle demasiado en ese sentido, el empate de ayer ante el poderoso Arsenal inglés sirvió para apuntalar al equipo al menos en estos puntos. No precisamente por lo hecho en la primera mitad por el equipo argentino, sino más bien por la reacción que mostró en la segunda parte del partido, cuando parecía que Arsenal lo tenía liquidado.

Fue Riquelme el abanderado de la mejoría. Y de dos asistencias suyas nacieron los goles con los que el conjunto boquense descontó la ventaja que habían sacado los ingleses, quienes se habían adueñado de la pelota y con ese control que parecía exclusivo supieron explotar los errores que cometían los defensores del equipo de Falcioni.

Boca sufría horrores por las bandas, donde el marfileño Gervinho se las ingeniaba para complicar tanto a Franco Sosa como a Facundo Roncaglia. Justamente fue Gervinho quien superó la marca de Roncaglia y luego llegó al fondo para sacar el centro que Van Persie, anticipando a Rolando Schiavi, conectó con un remate apenas desviado.

En Boca parecían no entenderse bien Riquelme con Walter Erviti y eso afectaba la conexión con los delanteros, que entraban poco en juego y sólo insinuaban algo de peligro en las jugadas de pelota parada.

De un contraataque comandado por la franja izquierda por Gervinho, llegó el gol de Van Persie, que esta vez definió perfectamente ante Orion para poner el partido 1-0, a los 28 minutos. Pero el asunto se le complicó más a Boca cuando, al minuto del arranque del complementario, Arsenal estiró la ventaja por intermedio del ingresado Ramsey, quien sacó un bombazo desde la puerta del área que no encontró respuesta en el ex arquero de Estudiantes y San Lorenzo.

Boca parecía encaminarse a otra goleada como la que sufrió ante el Espanyol, pero apareció Riquelme en todo su esplendor y a los 68 habilitó a Viatri con un pase profundo para que el centrodelantero definiera de derecha cerca del ángulo izquierdo del arco de Mannone (que había reemplazado a Fabianski). Apenas cuatro minutos más tarde, otra vez Riquelme habilitó a Mouche para que éste, aprovechando un error de un defensor del equipo inglés, definiera ante la salida de Mannone.

Durante los últimos minutos, Arsenal recuperó la pelota pero no tuvo claridad como para romper la paridad. Boca aguantó el resultado, que por cómo había venido la tarde londinense terminó siendo positivo.

Compartir: 

Twitter
 

Riquelme controla la pelota en el Emirates Stadium. Fue el mejor de Boca en el empate ante Arsenal.
Imagen: EFE
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared