DEPORTES

Sólo le pido a Messi

La Selección Argentina estaba esperando este momento: el astro le soluciona, ahora por fin, todos los problemas.

 Por Adrián De Benedictis

La actuación de Lionel Messi, el miércoles contra Suiza, volvió a confirmar que su presencia será determinante para el futuro del seleccionado argentino. Sus genialidades dejaron en evidencia la distancia que hay entre él y el resto de los jugadores convocados por el técnico Alejandro Sabella. De la misma manera que sucedió en el proceso que desembocó en el Mundial de México 1986, cuando Diego Maradona brilló para lograr la obtención del título, Messi se encuentra en camino de convertirse en el único hombre capaz para que Argentina pueda romper tantos años de sequía entre los mayores. Pero al mismo tiempo, el riesgo a nivel colectivo también irá aumentando, a partir de que no se vislumbran otras opciones para el plantel.

Argentina posee al mejor jugador del mundo y sólo con él las proyecciones son favorables. Las dudas comienzan cuando Messi no esté presente o cuando necesite colaboración futbolística para llevar adelante una idea.

El planteo que presentó el seleccionado ante Suiza dejó en claro la poca capacidad creativa que tiene el equipo. Apenas Sergio Agüero, quien atraviesa un gran presente en Inglaterra, pudo sintonizar por momentos la misma frecuencia que el rosarino. Argentina no tuvo un enlace natural, presentó dos volantes centrales, otros dos mediocampistas externos (Sosa y Rodríguez), y de esa forma se limitó a lo que pudiera hacer la estrella del Barcelona. Sosa y Rodríguez, precisamente, si bien tienden a lanzarse en ofensiva, no se convierten en conductores.

La Selección exhibió ocho futbolistas con capacidades de marca y despliegue y los dos delanteros para resolver todo en ataque. La gran incógnita será saber hasta dónde un equipo puede sostenerse y apoyarse en las virtudes de un solo hombre, que más allá de que sea el número uno del planeta, parece bastante mezquino para un conjunto que sólo aspira a ser campeón del mundo.

Los compañeros que tiene Messi en el Barcelona, en su mayoría, también están por encima del nivel de los hombres de Sabella, sobre todo los españoles, que son la base del actual campeón mundial. Precisamente, España goleó 5-0 a Venezuela, el mismo día en que jugó la Argentina, convirtiendo un gol luego de una sucesión de 45 pases.

Argentina también puede conseguir un gol de esa naturaleza, pero seguramente le resultará más difícil conseguirlo, a partir de las características de sus protagonistas. De esa manera, todo quedará supeditado a que Messi se ilumine en cada oportunidad que se ponga la camiseta del seleccionado, como ocurrió en Berna, y así aspirar a que suceda algo similar a lo que hizo Maradona en México, o encontrar los intérpretes adecuados para que el equipo se abrace a una estructura colectiva adecuada.

En todos los casos, el entrenador será el que decida hacia dónde prefiere inclinar la balanza.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.