DEPORTES › PELEA POR LA SUCESION DEL PRESIDENTE FALLECIDO HACE DIEZ DIAS

El poder en la AFA después de Grondona

Los clubes grandes hacen causa común en busca de recuperar los privilegios perdidos. El fantasma de Macri detrás de Angelici, que ahora pregona la chance de una sola reelección. Un proyecto para que voten los socios. ¿Quién será el candidato en 2015?

 Por Gustavo Veiga

Los presidentes de Boca, River, Racing e Independiente quieren otro reparto de la torta.

Nadie repara demasiado en la proximidad entre las fechas, porque todavía falta demasiado: un año y 72 días. Las elecciones presidenciales de octubre de 2015 en la AFA y en el país serían el 22 y el 25 de ese mes, casi juntas, casi como una invitación a correr por dos andariveles hacia el poder. En el fútbol, ya sin Julio Grondona, empiezan a marcar la cancha los clubes grandes. Unidos pretenden desempolvar la hegemonía perdida y cobrar más dinero por los derechos televisivos. Detrás de Luis Segura, a cargo de un mandato transitorio, hoy aparece primero en la línea de sucesión el presidente de Boca, Daniel Angelici. No es inocente su moción de respaldo al primero. Ni que Angelici significa la presencia de Mauricio Macri expectante detrás. Ni que los reclamos al gobierno nacional por mayores ingresos del Programa Fútbol para Todos se acentuarán. Esta no será una carrera pedestre. Los candidatos a ganarla empezaron a armar sus escuderías para no quedarse a pie. El que no corre, vuela.

Por estatuto, y después de que Segura complete el período que le correspondía a Grondona, se llamará a elecciones entre el 16 y 22 de octubre del año próximo. Como deben realizarse por estatuto un jueves, serían el 22. Resta una formalidad en la AFA. Convalidar por asamblea extraordinaria al presidente de Argentinos Juniors dentro de dos meses para que llegue hasta aquella fecha distante de 2015. Los dirigentes, con Boca, River, Independiente y Racing como arietes, creen que pilotearán en orden la precipitada transición. No les resultará sencillo. “Era tanta la potencia de este hombre, el modo en que resolvía los problemas, que en la AFA la gente parece en el aire. Y además no dejó sucesor”, le confesó a Página/12 uno de los principales asesores del directivo fallecido el 30 de julio.

Según la Memoria y Balance de la AFA 2012-2013 Grondona dejó tras de sí ocho cargos en la FIFA: su vicepresidencia 1a, las presidencias de la Comisión de Finanzas y del Consejo de Administración de FIFA Ticketing, la vicepresidencia de la Comisión Estratégica y además era miembro de la comisiones de Estadios y Seguridad y de la que organiza las Copas del Mundo, del Bureau de la misma Copa y del Grupo de Estudios Técnicos de la FIFA. El primero de los cargos de esta lista lo ambicionaba su hijo, Julio Ricardo, el actual presidente de Arsenal. Pero le ganó de mano el uruguayo Eugenio Figueredo, que presidía la Conmebol. Tiene 82 años, la edad con que se murió Grondona.

En la AFA también encabezaba varias áreas y comisiones. Estaba al frente del Colegio de Arbitros y del Consejo Federal, por citar un par de ejemplos. Aunque más allá de las formalidades, su figura omnipresente dominaba todo, o casi todo.

Sus hombres más cercanos quedaron huérfanos. Cuentan que durante y después del Mundial, se decepcionó con Juan Carlos Crespi, el dirigente de más visibilidad durante el torneo. El vicepresidente de Boca ya no es miembro titular del Comité Ejecutivo ni fue convocado a reunirse con Gerardo Martino, pese a que integra la Comisión de Selecciones Nacionales. Grondona le habría pedido a Angelici que ocupara esos lugares en su reemplazo.

Junto a sus pares Rodolfo D’Onofrio, de River, Hugo Moyano, de Independiente y Víctor Blanco, de Racing, el presidente boquense comenzó a hacer su juego. El cuarteto se presentó el miércoles pasado en el programa A dos voces, de TN, que le sirvió de plataforma para decir hacia dónde va: “No necesitamos influencias externas. Entre nosotros, en el fútbol, resolvemos nuestros problemas. Le dimos todo nuestro apoyo a Segura”, aclaró, por si acaso, D’Onofrio. Angelici, consultado sobre el Prode bancado al que los dirigentes quieren darle la bienvenida, apuntó: “Es muy difícil tapar el sol con la mano. Donde no hay juego legal, hay juego clandestino”. El representa al primero: tiene intereses comerciales en por lo menos dos bingos de la provincia de Buenos Aires, en Pergamino y Ramallo, y en el turf.

Calladitos, estos dirigentes nada dijeron de la continuidad ininterrumpida de Grondona en la AFA durante 35 años. Es que ellos y muchos más lo votaban a mano alzada. Ahora reniegan de las reelecciones indefinidas. Fueron cobardes en no manifestarlo antes. Piden dos mandatos consecutivos como máximo para sentarse en un sillón que muchos pretenderían, pero que puede quemarlos en un santiamén. El presidente de Boca explicó: “Vamos a modernizar el estatuto. Es bueno que la etapa sea de cuatro años con una sola reelección. Es una idea que tenemos todos y en la que estamos trabajando”.

Esta novedosa corriente contra la perpetuidad en los cargos marcaría un avance en los estatutos de la asociación. Curioso giro el de Angelici. En Boca, el jefe de Gobierno porteño presidió el club por tres períodos consecutivos. Aunque no tantos como los que pasó Grondona en la AFA: ocho. A Macri lo avaló en su re-reelección un polémico fallo de la Sala K de la Cámara Civil. El empresario del juego nunca lo criticó. Era obvio. Cuatro años después, en 2011, llegaría a la presidencia bendecido por él.

El nuevo escenario que plantea para el fútbol argentino el fallecimiento del dirigente más poderoso de su historia genera pedidos para ampliar la democratización que se declama. En River, D’Onofrio recibió en mano el 21 de mayo pasado un proyecto para que las autoridades de la AFA sean electas por el voto directo de los socios de los clubes afiliados. Se lo entregó el abogado y dirigente opositor, Daniel Kiper. “Mi proyecto data del año 2007 y tiende a regular la actividad de las asociaciones civiles deportivas”, dijo el autor, quien todavía –afirma– no recibió una respuesta del presidente.

La AFA, esa influyente asociación civil que recibió como premio 25 millones de dólares por el subcampeonato en la Copa del Mundo, tiene las cuentas en orden, aunque no las de sus clubes afiliados. Ese nivel de ingresos es una razón más para entender que ejercer su presidencia irradia un poder ajeno al fútbol y además, poder económico.

La rueda de candidatos al voleo gira y gira, aun cuando la elección de fondo tendrá lugar en 2015. Se difundieron varios nombres, aunque no se sabe si se anotarán todos después de que pase Segura: el presidente de Lanús, Alejandro Marón; el de Arsenal, Julio Ricardo Grondona; y su vice, también secretario general de la AFA, Miguel Silva; el ex presidente de Vélez, Raúl Gámez; o algún otro ex directivo de ese club; el secretario general de la Conmebol y ex presidente de Quilmes, José Luis Meiszner. Hay candidatos kirchneristas y opositores al gobierno nacional. Muchos dispuestos a tallar en la sucesión de un hombre que la mayoría considera irremplazable. Quizá por eso, la transición esté más llena de incertidumbres que de certezas. Ya no está quién decidía en casi todo por ellos.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.