DEPORTES › DANIEL GIMENEZ HABLA SOBRE LA SUSPENSION DE GIMNASIA-BOCA

“Si echaba a uno, no salía vivo”

Los árbitros del fútbol de Primera no pararán este fin de semana pese a que Giménez considerara “ideal” dejar de dirigir durante “un par de semanas”. El presidente de Gimnasia dijo que no quiere ser el chivo expiatorio de los males del fútbol.

Los árbitros de la Primera División del fútbol argentino decidieron no hacer un paro en repudio a los episodios del fin de semana pasado en La Plata pese a que Daniel Giménez, el referí que suspendió el partido entre Gimnasia y Boca, opinó que “lo ideal” sería “parar por un par de semanas para que la gente se calme”. El tema se trató en una reunión que los árbitros mantuvieron en el mediodía de ayer. El titular del Sindicato de Arbitros de la República Argentina (Sadra), Guillermo Marconi, afirmó que su gremio no va a ir a la huelga: “No está en nosotros pedir un paro, Sadra no lo va hacer”.

El árbitro Giménez se negó a relatar el episodio hasta tanto la AFA no se expida sobre su informe, pero explicó sus sensaciones en el vestuario del Estadio Ciudad de La Plata con un tono dramático. “Después de lo que sucedió en el entretiempo, no podía volver a dirigir –dijo ayer Giménez en declaraciones televisivas–. Creo que era muy probable que hubiera expulsado a dos o tres jugadores de Gimnasia por la forma en que jugaron, y entonces no salía vivo del estadio”, arriesgó. En el primer tiempo, Giménez había amonestado a seis jugadores del equipo local.

“Por mi personalidad y mi condición profesional, no soy de tener miedo”, expresó el sargento del Ejército Argentino. “Pero no podía de ninguna manera recibir presión por parte de un dirigente y dirigir tranquilo el segundo tiempo.”

Giménez aseguró que Juan José Muñoz, el presidente de Gimnasia, “sabe que está mintiendo” cuando niega haberlo amenazado. El árbitro se mostró disconforme con la licencia otorgada a Muñoz en el seno del Comité Ejecutivo de la AFA, pero se negó a sugerir qué sanción debería corresponderle. “Todo está claro, está quien debe juzgar y espero que lo haga bien.”

Según Giménez, lo único que le molestó del episodio fue que Muñoz lo tratase de mentiroso, ya que esa fue una actitud “más propia de un barrabrava que de un presidente”.

“El fútbol argentino es un fiel reflejo de lo que sucede en el país. Se intenta permanentemente hacer trampas, pasar por sobre los reglamentos, sacar ventaja como sea, incluso tratando de sorprender la buena fe de un árbitro, y así estamos. No estaría mal parar el fútbol por quince días para analizar todo lo que está sucediendo”, propuso el árbitro chaqueño.

El presidente de Gimnasia debía declarar mañana ante el Comité Ejecutivo, pero solicitó un período de licencia como miembro del CE que juzgará su accionar, al tiempo que confeccionará el descargo tras la denuncia de amenazas efectuada por el árbitro chaqueño. El partido seguirá jugándose el mes próximo, según lo establece el reglamento.

El gremialista Marconi remarcó que los árbitros no irán al paro. “Tengo la esperanza de que aquí va a haber un quiebre; tengo esa sensación –afirmó–. Estoy esperanzado en que el Comité Ejecutivo de la AFA va a tomar una medida que va a dejar tranquila a la sociedad. Se debe tomar conciencia del momento que está viviendo el deporte argentino.”

Compartir: 

Twitter
 

Giménez y la tarjeta amarilla. ¿Qué sucedía si sacaba la roja?
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.