DEPORTES › OPINION

El rugby que da la mano

 Por Diego Bonadeo

En sintonía con las visitas a la Argentina del seleccionado francés de rugby en 1949, 1954 y 1960, la Federación Francesa de Rugby fue la primera organización reconocida respecto de este juego, que le reconoció entidad al deporte en la era “prePuma” en nuestro país.

Por aquellos tiempos, las giras de equipos extranjeros a nuestro país eran de las denominadas “largas”. Jugaban entre quince y veinte partidos enfrentando a equipos de clubes, combinados de provincias y, por supuesto, había dos o tres encuentros contra el seleccionado nacional.

Pero quizás una de las más notorias señales del espaldarazo que el rugby francés le daba al argentino era que en los test-matches, el seleccionado visitante le agregaba a su tradicional camiseta azul el gallo identificatorio y tradicional, lo que no sucedía en el resto de los partidos que jugaban los visitantes. Y, como complemento, en los anuarios de la Federación Francesa figuraban oficialmente como partidos internacionales los jugados contra los seleccionados argentinos, lo que no sucedía en los similares resúmenes que publicaban, por ejemplo, las uniones británicas.

Más de cincuenta años después, es otra vez el rugby francés el que le da entidad al argentino, impulsando su participación en los tradicionales torneos internacionales anuales, dejando como alternativa la incorporación de Los Pumas al torneo del Hemisferio Sur –el de las Tres Naciones (Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica)– o al de las Seis Naciones europeo, con los cuatro británicos (Inglaterra, Gales, Irlanda y Escocia), más Francia e Italia.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.