ECONOMíA

Se le escapó la merluza

 Por Claudio Zlotnik

En los últimos seis meses, los alimentos subieron el triple que la inflación. La Canasta Básica Alimentaria (CBA) se encareció 12,4 por ciento en ese lapso, contra 4,0 por ciento del índice de precios (IPC). Esos productos se convirtieron en la mayor preocupación del Gobierno, ya que los valores siguieron subiendo a pesar de los acuerdos impulsados desde Comercio Interior. Carnes, lácteos, verduras y aceites fueron los alimentos que más se encarecieron.

Hasta octubre del año pasado, el Gobierno podía mostrar una película que lo favorecía. Una inflación contenida, que terminó 2006 en el 9,8 por ciento, con los alimentos subiendo un escalón por debajo. Esa dinámica cambió a partir de octubre. Desde entonces, los precios de la canasta básica se aceleraron y, a pesar de la vigencia de los acuerdos, los comestibles zafaron del corset. Con los datos difundidos ayer por el Indec, la CBA –que fija el límite de la indigencia– se ubicó en 444,11 pesos, contra los 395,15 de octubre.

La tendencia se profundizó en estos últimos tres meses. Mientras la inflación fue del 2,2 por ciento, la canasta básica se encareció nada menos que el 7,2. ¿Cuáles fueron los productos responsables de semejante salto? En la comparación de la lista de precios de octubre de 2006 con la de marzo último, se hace casi imposible encontrar productos que hayan bajado o, aunque sea, hayan mantenido sus valores en los últimos seis meses. Azúcar, leche, sal y vino forman parte de esa lista exclusiva.

Por el contrario, las frutas, las verduras y, en menor medida, las carnes y los lácteos fueron los rubros que hicieron disparar la CBA. Con la Semana Santa de fondo, el kilo de filet de merluza se convirtió en lo que más aumentó durante el semestre: un 26 por ciento. Según los inspectores del Indec, ese producto está costando 14 pesos.

Por encima del 12,4 por ciento que se incrementó la canasta en este semestre se anotaron varias verduras: zanahoria (+ 57%); lechuga (+ 38%); papa (36,8%) y cebolla (+ 30%). Fuera de la verdulería se sumaron la botella de aceite mezcla (+ 19,2 por ciento, a 5,09 pesos por medio litro); el queso cuartirolo (+ 17,7%, a 12,17 pesos el kilo); la docena de huevos (+ 15,5%, a 2,98 pesos) y la prepizza (+ 14%). La caja de ravioles quedó a un paso, con un salto del 11,1 por ciento entre octubre y marzo. Entre los cortes de carne, el cuadril fue el que más subió –10,2 por ciento– mientras que el pollo se incrementó 7,9 por ciento, a 4,25 pesos el kilo, quebrando el valor de 4 pesos del acuerdo con los representantes del sector.

Es probable que el ama de casa objete este listado y sospeche que los aumentos fueron todavía más picantes. Quizás tenga razón. En su última edición, el suplemento Cash reveló que las principales empresas alimentarias ofrecen hasta 29 variedades de un mismo producto (leche, por ejemplo) como estrategia para eludir los acuerdos de precios.

A la hora de analizar la disparada de los alimentos, los especialistas apuntan a dos frentes. Por un lado, la fuerte demanda interna en un contexto de consumo en niveles record y una economía que crece a más de un 8 por ciento anual y, por otro lado, el empuje de los precios internacionales. Los lácteos y los cereales se anotan en los rubros que más están presionando.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.