DEPORTES › BAROVERO Y ALARIO

Siempre están

 Por Adrián De Benedictis

River consiguió una victoria de punta a punta. En el área propia y en la rival edificó su debut exitoso en el Mundial de Clubes de Japón. Y todo a partir de dos pilares decisivos: Marcelo Barovero y Lucas Alario. El cordobés y el santafesino se erigieron como los líderes de un resultado que le permite llegar al duelo decisivo, que lo deja a un paso de la gloria máxima. El primero con sus atajadas y sus reacciones oportunas y el segundo con el cabezazo preciso que significó el único grito en la noche de Osaka.

Barovero volvió a aparecer como en esas noches que ya quedarán en la historia del club de Núñez. Como el inolvidable penal contenido a Emmanuel Gigliotti, en la cancha de River, por una de las semifinales de la Copa Sudamericana 2014. O también, en aquel cruce frente a Cruzeiro de Brasil, por la última edición de la Copa Libertadores, donde River perdió sólo 1-0 en su estadio debido a la presencia del ex Vélez. En la mañana de ayer, Barovero dio el presente en el momento más incómodo de River en el juego, durante el primer tiempo, con tres atajadas clave que le permitieron a su equipo mantener el resultado.

En el otro extremo, Alario se hizo notar nuevamente como en otros duelos determinantes. El delantero que hace un año aportaba para que Colón pudiera ascender a Primera División, luego de su descenso seis meses antes, se encuentra hoy en la antesala de la cima futbolística. El gol ante Sanfrecce hizo recordar a otros importantes en este corto ciclo con el conjunto de Marcelo Gallardo. El nacido en Tostado, pero criado en Cuatro Bocas, Santiago del Estero, un lugar de no más de 300 habitantes, se destacó como en el partido ante Guaraní de Paraguay, en las semifinales de la Copa Libertadores, recién llegado de Colón, debido a que esa instancia se postergó por la Copa América. De lo contrario, no hubiera podido jugar el certamen continental.

Su otra noche gloriosa fue ante el Tigres de México, en la final de la Copa, marcando el primer gol en el Monumental, para iniciar el camino a la consagración. De esa manera, en pocos meses ya se transformó en el hombre de los gritos decisivos.

Con estas dos piezas, River construye un sueño mundialista, y el domingo próximo buscarán dejar su impronta en la final de Yokohama.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.