ECONOMIA › EL BANCO CENTRAL APROBO LAS MEDIDAS PARA ELIMINAR LAS RESTRICCIONES A LA COMPRA DE DIVISAS

La ingeniería lista para la devaluación

El directorio de la autoridad monetaria dictó una serie de resoluciones que desmantelan la regulación cambiaria. También dejó sin efecto la imposición de un piso de tasas de interés para los plazos fijos y un techo para los créditos.

 Por Cristian Carrillo

El Banco Central aprobó ayer un amplio paquete de medidas que eliminan las restricciones a la compra de dólares, pero también desmonta el esquema de tasas de interés máximas y mínimas que protegen al usuario financiero de abusos por parte de los bancos. Entre las resoluciones que difundió el organismo en medio de la reunión de directorio que se extendió hasta después del cierre de esta edición, se aprobaron por mayoría los principales elementos para la nueva administración del mercado de cambios. Entre las medidas que regirán desde hoy se destaca la vuelta a la situación previa a los controles, con lo que se permitirá la adquisición de hasta dos millones de dólares por mes para personas físicas y jurídicas sin autorización de la AFIP. Los importadores podrán adquirir divisas sin restricciones. Por último, se elimina el encaje del 30 por ciento para el ingreso de capitales y se reduce el mínimo de permanencia de esos fondos a cuatro meses.

En la primera reunión del flamante directorio del Central, las propuestas del macrismo generaron un duro debate. Los directores que provienen de la anterior administración votaron en disidencia sobre dos puntos que consideraron centrales y que abren la puerta a la fuga de capitales y un posible abuso de los bancos. Se opusieron al capítulo que permite el ingreso y liquidación de fondos proveniente de la toma de deuda en el exterior sin pasar por el mercado oficial. Según pudo saber Página/12, la salvedad que se esgrimió sobre ese aspecto es que abre la posibilidad a que se tome deuda en el exterior y no se ingresen los fondos. Los directores de la gestión anterior rechazaron también que se desarme el esquema de tasas mínimas y máximas, lo que perjudicará al tomador de crédito, ya que será el mercado el que determine el costo crediticio. Para los depósitos, sobre los que se había dispuesto un piso de rendimiento, la tasa se calculará por el sistema holandés pero guardará una relación con la suba del premio que ofrece el Central a los bancos en la licitación de letras. Esta medida no llegó a redactarse al cierre de esta edición.

Por el contrario, hubo un acompañamiento en la instrumentación de reducir a cero la posición global neta en dólares de los bancos para evitar una ganancia extraordinaria de estas entidades tras la devaluación.

Para adecuarse al anunció de unificación del tipo de cambio y eliminación de restricciones al acceso a la divisa, el Central difundió la letra chica de las medidas necesarias para ese fin. Las personas físicas y jurídicas podrán comprar libremente moneda extranjera y otros activos externos por hasta 2 millones de dólares mensuales. Se eliminó explícitamente el requisito de validación y registración fiscal previa en el Programa de Consulta de Operaciones Cambiarias de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) para poder efectuar las transacciones. “Todo nuevo ingreso de fondos externos tendrá derecho a la libre salida por igual monto.”

Con relación a los ingresos de capitales del exterior, se reduce el requisito de permanencia a 120 días y se elimina la obligación de constituir un depósito no remunerado (encaje) por un año por el 30 por ciento de los fondos. Las deudas financieras con el exterior no tendrán obligación de ingreso ni de liquidación en el mercado de cambios. Sin embargo, si quisieran acceder al mercado de cambios para comprar moneda extranjera para el repago de esas deudas, deberán haber ingresado previamente los fondos correspondientes. Dichas deudas podrán ser precanceladas en cualquier momento, según comunicó el BCRA. Los ingresos por exportaciones y la enajenación de activos no financieros no producidos seguirán con la obligación de ingreso y liquidación a través del mercado de cambios. También se liberan todos los pagos para importaciones de bienes y servicios que se efectúen o se planeen efectuar a partir de hoy, así como también los pagos de importaciones anteriores que estén avaladas con cartas de créditos de bancos locales o por organismos oficiales de crédito.

En el caso de los pagos pendientes de importación el organismo dispuso un cronograma transitorio para regularizarlo. “Se establece un cronograma que habilitará a cursar dichos pagos por hasta 2 millones de dólares hasta el 31 de diciembre de 2015, 4,5 millones mensuales entre enero y junio de 2016, y libremente a partir de julio. En el caso de los servicios prestados o devengados hasta la fecha, los montos serán de 2 millones y 4 millones respectivamente, con los mismos plazos. Como alternativa, se instrumentarán mecanismos vía títulos públicos para cumplir con esos pagos de manera anticipada”, comunicó la autoridad monetaria en un comunicado difundido anoche.

En otros documentos, informó además que realizará un canje de las Letras que vencen en enero próximo por una serie de bonos Bonar por unos 9530 millones de dólares y la conversión de yuanes del swap chino a dólares por 3100 millones (ver aparte).

El presidente del Central, Federico Sturzenegger, se había reunido por la mañana con los banqueros, antes de que el ministro de Hacienda anunciara el levantamiento del cepo. En el encuentro, que fue solicitado por la Comisión Directiva de Adeba (asociación de bancos de capital nacional), se analizó el acuerdo sobre los contratos de dólar a futuro que adquirieron con la anterior administración y que los vendieron a sus empresas clientes.

Los bancos habían aceptado un bono en pesos por el diferencial entre el precio pactado en contrato de dólar futuro y el valor luego de la devaluación, mientras que los mercados donde se opera el instrumento acordaron resignar entre 1,25 y 1,75 peso por contrato abierto. La implementación todavía se encontraba demorada porque el acuerdo debía ser instrumentado por resoluciones de la Comisión Nacional de Valores, lo que no sucedía porque hasta ayer el macrismo no había nombrado un nuevo presidente en reemplazo de Christian Girard. La Secretaría de Finanzas designó ayer a Marcos Ayerra en ese cargo y hoy estarían las resoluciones complementarias. Según confirmó PratGay, a lo que cobren los tenedores minoristas por los contratos futuros en cartera se le deducirá el 35 por ciento por Ganancias.

Compartir: 

Twitter
 

Federico Sturzenegger, presidente del Banco Central, encabezó una tensa reunión de directorio, aunque logró imponer su posición.
Imagen: Pablo Piovano
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared