ECONOMIA › QUIEN APORTARA LOS FONDOS PARA LA FLOTACION SUCIA DEL DOLAR

Un salvavidas para que flote

Alfonso Prat-Gay anunció que esperaba conseguir entre 15 y 25 mil millones de dólares para sostener la estabilidad del dólar devaluado. Qué se espera de bancos extranjeros, las cerealeras y la conversión de los yuanes del swap. Cómo se instrumentará.

 Por Raúl Dellatorre

El conjunto de medidas que lanzó el Gobierno para financiar la audaz devaluación y unificación cambiara (todavía no es liberación, porque mantendrá una intervención del Banco Central con una “flotación sucia”, en una banda con precios mínimo y máximo) pretende, como meta, garantizar ingresos a las reservas entre 15 mil y 25 mil millones de dólares en las próximas cuatro semanas. Hasta fines de la semana anterior, el equipo económico del macrismo consideraba imprescindible obtener 10 mil millones de dólares “de colchón” para lanzarse a la unificación cambiaria y lograr estabilizar el mercado en el valor que se establezca, pero ayer estimó probable recaudar el doble. Estas son las políticas e instrumentos que se pondrán en ejecución para obtener ese respaldo efectivo del “mercado”.

- Habiendo dispuesto en días anteriores la eliminación de las retenciones a cultivos y carnes exportables (salvo soja, a la que sólo se le reducirán cinco puntos), con una devaluación que será cercana al 50 por ciento (aumento del tipo de cambio del 30 de noviembre, de 9,70 pesos, y el precio de referencia que sugirió ayer Prat Gay, 14,20), la ganancia en el valor del dólar efectivo que cobrarían los exportadores será entre el 52 por ciento (para la soja) y el 93 por ciento (girasol). Bajo estas condiciones se espera que los exportadores cumplan su compromiso de liquidar unos 400 millones de dólares diarios de exportaciones retenidas durante las próximas tres semanas. Con once días hábiles hasta el miércoles 6 de enero, serían alrededor de 4500 millones de dólares, magnitud que coincide con la que el ministro Buryaile evalúa que corresponde al grano retenido.

- Se eliminan los “encajes” del 30 por ciento sobre el ingreso de divisas del exterior, que obliga a los capitales a congelar por un año dicha proporción de los fondos ingresados, como forma de desalentar la volatilidad de los capitales especulativos. Con esta medida, Prat Gay dijo confiar en que habrá “empresarios que adelanten el ingreso de fondos previstos para inversión”, aunque sin dar una estimación de su magnitud. Fue una forma más amigables de referirse a los capitales fugados al exterior, en forma lícita o ilícita, que ahora se espere que regresen “sin que nadie los persiga”, aclaró el ministro.

- Está suficientemente avanzado el acuerdo con cinco bancos extranjeros (podrían sumarse otros dos) para facilitar fondos por hasta 10.000 millones de dólares, en forma de “repo” (por su nombre en inglés, repurchasing agreement operation) o pases, que consiste en la entrega de activos en dólares a cambio del dinero en efectivo, con compromiso de reversión de la operación o “recompra” en el corto plazo. Se trata del JP Morgan, HSBC, Citibank, Deutsche Bank y Goldman Sachs. Los activos o títulos en dólares que se entreguen para la operación de pase serán bajo legislación nacional, aclaró ayer Prat Gay, para evitar cualquier interferencia o planteo de los fondos buitre en el litigio en el que son actores en el juzgado de Thomas Griesa. El costo de la operación para el país será del 7 por ciento anual. Esta línea de crédito de contingencia habilitaría al Banco Central a exhibir una fortaleza adicional en sus reservas internacionales por algunas semanas, hasta tanto el ingreso por otras vías “genuinas” le permitan afianzar el respaldo a la estabilidad cambiaria.

- Se acordó con el Banco Popular de China habilitar la conversión parcial de los yuanes correspondientes al swap de monedas vigente entre dicha entidad y el Banco Central de la República Argentina, en dólares.

“Dicha conversión alcanzará un total de aproximadamente 3100 millones de dólares, que incrementarán la liquidez de las reservas internacionales del BCRA, con el objetivo de disponer una posición de mayor solides para ejercer su política de flotación administrada del mercado cambiario”, informó la autoridad monetaria en un comunicado emitido tras la conferencia de prensa de Prat-Gay. En el mismo comunicado del BCRA, se informa que “el ingreso de los dólares al stock de reservas del BCRA se efectivizará a comienzos de la semana próxima; la conversión requerirá el pago de una tasa (determinada) según lo acordado al momento de celebración del swap, lo que corresponde a un costo de financiamiento aproximado para el BCRA menor al 4 por ciento en dólares”.

- Como forma de evitar una demanda mayor de dólares en el mercado unificado, el gobierno dispuso que el stock de deuda con importadores, por operaciones ya autorizadas que suman unos 5000 millones de dólares, se cancelarán bajo una de estas dos alternativas: respetar un cronograma de ventas de dólares a los importadores que se informará, o bien la suscripción de un bono del Tesoro Nacional en dólares, que los importadores podrán liquidar en el mercado o mantener hasta su vencimiento para recuperar los dólares. Este financiamiento compulsivo sólo se aplica al stock de importaciones adeudado, pero no a las nuevas importaciones. La suma de estas distintas operaciones, algunas de contingencia y otras genuinas, es lo que le daría la fuerza al Banco Central para sostener una intervención que contenga el valor de la divisa dentro de la banda de flotación que se elija. El “mercado” manda, pero desde la política oficial, no a través de una plaza totalmente liberada.

Compartir: 

Twitter
 

JP Morgan, uno de los cinco, o más, bancos internacionales que aportarán fondos de corto plazo.
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.