EL MUNDO › VENTAJA EN EL DEBATE DE CANDIDATOS REPUBLICANOS

Trump apostó en Las Vegas

 Por Tim Walker *

El principal candidato inesperado para la nominación presidencial republicana, Donald Trump, asombró en otra actuación en el debate al descartar presentarse como independiente si no logra ganar el apoyo de la fiesta.

Después de parecer vacilar de una promesa anterior de lealtad en los últimos días, Trump declaró en el escenario en Las Vegas: “Estoy totalmente comprometido con el Partido Republicano. Me siento muy honrado de ser el favorito”. Su declaración tranquilizó y también consternó a los jefes del partido, que preferirían que Trump no fuera ni un candidato independiente ni su candidato favorito. En una encuesta de noticias del Washington Post / ABC publicada antes el debate del martes, Trump mantuvo su amplia ventaja con el apoyo del 38 por ciento de los votantes republicanos. Su rival más cercano, Ted Cruz, está en el 15 por ciento. Los expertos habían pronosticado un choque en el escenario entre Trump y Cruz, que creció vertiginosamente al segundo lugar en las encuestas nacionales, con algunas poniéndolo por delante en las primeras primarias de Iowa. Pero el senador de Texas se negó a atacar a Trump directamente. En cambio esa tarea recayó en el ex gobernador de Florida Jeb Bush, el fantasma de los republicanos de la Navidad pasada.

Fue el primer debate de los republicanos desde los ataques terroristas en París y San Bernardino, poniendo firmemente el enfoque en la seguridad nacional, y Trump manteniendo su controvertida sugerencia de que Estados Unidos, deberían imponer una prohibición temporal a todos los visitantes musulmanes. De hecho, dijo, como presidente estaría a favor de matar no sólo a los terroristas sino también a sus familias. Bush, que quiere enfrentarse al Estado Islámico (EI) instituyendo una zona de exclusión aérea sobre Siria y armar a los kurdos, dijo que las propuestas de Trump no eran “serias” y que sólo alienarían a cruciales aliados musulmanes. Bush demostró ser más resistente que en los debates anteriores, contundentemente describiendo a Trump como “un candidato caos” que sería “un presidente caos”.

Trump debería tener una ventaja de local en Las Vegas: entre las llamativas torres está un hotel Trump de 64 pisos. Pero mientras los dos discutían, Bush declaró: “No vas a poder llegar a la presidencia insultando”, Trump perdió la calma. “Estoy en 42, y tú estás en tres” dijo, en referencia a los números de las encuestas nacionales. “Hasta ahora lo estoy haciendo mejor.” Aun si logró hacer sangrar a torturador, puede ser demasiado tarde para que Bush salve su propia campaña. Su declaración final fue un mamarracho, mientras buscaba las observaciones destinadas a presentarlo como una mano firme.

Cruz, por su parte, estaba trenzado en una escaramuza independiente con Marco Rubio de Florida. En varios intercambios, más sustantivos que cualquier cosa que haya pasado por los labios de Trump en este ciclo electoral, los dos hombres discutieron sobre la inmigración, la vigilancia y las guerras.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.