DEPORTES

Ribery, heredero del trono francés

 Por J. J. Panno
Desde Munich

Una cicatriz cruza la parte derecha de la cara de Frank Ribery (foto), casi desde la frente hasta el mentón. Los que conocen su tendencia a andar entreverándose en peleas masivas en oscuros tugurios pueden creer que ésa es una marca de la noche en los suburbios de Boulogne sur Mer, donde nació hace 23 años. Pero no, se trató de un accidente automovilístico, un choque con su padre que lo hizo salir despedido por el parabrisas. Los médicos le recompusieron el rostro, pero mucho no pudieron hacer. Lo llaman Scarface (cara cortada), casi una obviedad. Es uno de los personajes que han sorprendido en este Mundial por su juego desprejuiciado y su velocidad.

Los franceses que le andan buscando un sucesor a Zidane están encantados con su juego y hasta le encuentran parecidos físicos.

Cuando tenía 16 años lo echaron de la escuela de fútbol del Lille por vago y pendenciero. Anduvo dando tumbos de club en club y firmó por el Metz en el 2004, pero sólo estuvo una temporada, y luego el Galatasaray de Turquía se empeñó en contratarlo y pagó 5 millones de euros por su pase. El muchacho aguantó medio año en Estambul, pero los dirigentes del Galatasaray no hicieron mal negocio porque lo revendieron en 7 millones de euros al Olympique de Marsella. El dice que volvió más maduro, más profesional y que lo ayudó su conversión al islamismo.

Henry, aunque le reprocha su individualismo, dice que nunca vio a nadie acelerar tan brutalmente, y Makelele dice que “cuando le sueltan la correa es peligroso”, aunque Zidane le aconseja regular más las energías.

Ribery juega como volante sobre la derecha, esperando siempre el momento de meter la diagonal o de poder definir como lo hizo contra España en octavos. Nunca había sido convocado antes de que Domenech diera la lista de los 23. Hoy es una carta tan brava como la imagen de su rostro.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.