EL PAíS

Quince años de cárcel por la muerte del dirigente del Comedor Los Pibes

El condenado es Juan Carlos Duarte, a quien vecinos de La Boca vinculaban con el entonces ex titular de la Comisaría 24ª. Un menor, también acusado, fue absuelto. Fue el caso que originó la toma de la dependencia policial. Los compañeros de la víctima, Martín “El Oso” Cisneros, esperaban un fallo más duro.

 Por Martín Piqué

Aquella noche del 25 de junio de 2004 se estaban por cumplir dos años de los crímenes de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki y los piqueteros se preparaban para recordar sus muertes en el Puente Pueyrredón. Martín “El Oso” Cisneros iba a ser uno de los ellos. Vecino de La Boca y dirigente del Comedor Los Pibes, estaba preparando los últimos detalles para marchar al día siguiente con sus compañeros del comedor, que en ese momento formaba parte de la Federación de Tierra y Vivienda (FTV). Pero Cisneros no pudo marchar ese 26 de junio. Fue asesinado en la noche del 25 por un personaje conocido del barrio, Juan Carlos Duarte, alias Colchones, a quien vecinos de La Boca vinculaban desde mucho tiempo antes con el entonces titular de la comisaría 24ª, Cayetano Grecco. Ayer, casi dos años después del crimen, la Justicia condenó a Duarte a 15 años de prisión y absolvió a un menor al que el fiscal había considerado “coautor” del homicidio.

La sentencia se comunicó en una audiencia a puertas cerradas del edificio de Comodoro Py porque estaba imputado un adolescente de 17 años. Por la misma razón el caso quedó bajo jurisdicción de un juzgado de menores, el Tribunal Oral de Menores 3, integrado por los jueces Mónica Rodríguez Eiris, Néstor Morillo Capurro y Horacio Barberis. La sentencia contra Duarte fue leída delante de abogados, familiares directos, personal del juzgado y el fiscal Claudio Di Paola Derqui. No pasó mucho tiempo hasta que se enteraron del fallo los compañeros de Cisneros que esperaban sobre la calle Comodoro Py. Entre ellos estaban Angel “Lito” Borello, fundador del Comedor Los Pibes y coordinador de Políticas Sociales Urbanas del gobierno porteño, y el subsecretario de Tierra, Luis D’Elía.

El fiscal había pedido 18 años de cárcel para Duarte y 13 años para el menor por considerarlos “coautores” del crimen de Cisneros. El juzgado sentenció a Duarte a 15 años –13 años por el homicidio y 2 años por una sentencia dictada en el Tribunal Oral criminal 7 de Lomas de Zamora por delitos contra la propiedad que tenía pendiente– mientras que al menor le dictó la absolución. Aunque concluyeron que no tuvo relación con el homicidio, sí lo encontraron responsable de “portación y uso de arma” y ordenaron que se lo interne en un instituto de menores hasta que cumpla 18 años. En ese momento el tribunal deberá decidir sobre el futuro del joven, si se lo deja en libertad o se lo envía a una cárcel común de adultos.

El fiscal Di Paola Derqui no quedó satisfecho con el veredicto. Tras la lectura del fallo, anunció que lo apelará ante la Cámara Nacional de Casación. Tampoco quedaron muy conformes los compañeros de Cisneros. “Nosotros estábamos pidiendo un castigo ejemplificador, porque estamos ante el crimen de un dirigente social por medio de sicarios al servicio de la policía. Este fallo fue una mala señal”, afirmó Borello en diálogo con Página/12. D’Elía también criticó la sentencia, pero consideró positivo que se hubiera llegado a esta instancia. “Esto abre paso a un país distinto, justo y libre”, opinó. En la calle Comodoro Py se habían concentrado unas trescientas personas. La mayoría eran mujeres del Comedor Los Pibes, también habían miembros del Movimiento Evita, de los comedores CAS y Copitos de La Boca y de la agrupación Solano Vive.

Tras conocer el fallo, los compañeros de Cisneros improvisaron un pequeño acto. Entonces habló Lucas Yáñez, actual coordinador del Comedor Los Pibes. “Esperábamos una condena ejemplificadora para no generar un antecedente de que cualquier mano de obra barata atente contra compañeros de las organizaciones sociales. Vamos a seguir buscando las formas de meternos en la causa y de poder apelar la sentencia y de que se llegue a una condena más alta”, dijo Yáñez a este diario. A lo largo del juicio, el Comedor Los Pibes no pudo tener acceso a la causa porque no fue aceptado como parte querellante en el homicidio.

Durante la investigación del crimen, los compañeros del piquetero pidieron que se investigara por qué Duarte estaba libre –vivía con su madre en un conventillo de la calle Olavarría frente de la casa de Cisneros– cuando tenía un pedido de captura pendiente del Juzgado Nº 5 de Lomas de Zamora por robo con empleo de armas y otros dos del Juzgado de Instrucción 46, Secretaría 134 de la Capital Federal, uno por lesiones graves y otro por violación.

Compartir: 

Twitter
 

Tras conocer el fallo, los compañeros de El Oso improvisaron un pequeño acto.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.