ECONOMíA › EL ORGANISMO ASEGURó QUE MEJORARON LOS INDICADORES SOCIALES, CON RESULTADOS A MARZO

Otro informe del Indec para la polémica

El Instituto informó que la pobreza bajó a 20,6 por ciento y la indigencia cayó a 5,9. El relevamiento se hizo sobre un período que no resulta comparable con informes anteriores. Además, no publicó las bases que servirían para contrastar los datos.

 Por David Cufré

El Indec informó ayer que la pobreza y la indigencia bajaron. El dato es tan confiable como puede serlo el relevamiento de precios que realiza el organismo, dado que los resultados obtenidos en esa medición operan como un insumo fundamental para calcular los costos de la Canasta Básica Total (CBT) y la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que determinan las líneas de pobreza e indigencia. Para el Indec, la pobreza cayó a 20,6 por ciento, desde el 23,4 anterior. De ese universo, el 5,9 por ciento de las personas son indigentes, contra el 8,2 informado la última vez. A todas las críticas que le caben por cómo se estima el alza de precios, en este informe se agregan otros elementos que lo hacen todavía más controvertido. Por caso, en lugar de dar cuenta de qué pasó en el segundo semestre de 2007 –como correspondía–, se tomó el inusual período octubre 2007-marzo 2008, que no resulta comparable con ningún otro relevamiento anterior.

El Indec debió entregar el comunicado con los datos de pobreza e indigencia de la segunda mitad de 2007 en marzo pasado, según su propio calendario de difusión. No lo hizo y jamás aclaró los motivos de la postergación. Ahora, en lugar de ponerse al día, descartó ese período y tomó otro. El organismo señaló que la última Encuesta Permanente de Hogares (EPH), que sirve para extraer la información de ingresos de los hogares –los cuales se cruzan con los costos de la CBT y CBA–, abarcó el cuarto trimestre de 2007 y el primero de 2008. La explicación fue que en el tercer trimestre del año pasado no se hizo el trabajo de campo en los aglomerados Gran Buenos Aires, Gran La Plata, Mar del Plata y Bahía Blanca, por lo cual “no resulta posible realizar las estimaciones” de pobreza e indigencia en ese lapso. La encuesta no se realizó por el paro de un sector de trabajadores del Indec y por el desmantelamiento del equipo técnico que antes estaba al frente de la EPH.

El problema con los nuevos datos es que no son comparables con informes anteriores. Tampoco se informó qué se hará de acá en más, si se volverá a la vieja metodología de medir la pobreza y la indigencia dos veces al año, en el primer y segundo semestre, o se reemplazará por otros períodos. Los números difundidos por el Indec para 31 aglomerados urbanos son los siguientes:

- Se encuentran por debajo de la línea de pobreza 1.013.500 hogares (14 por ciento), con un total de 4.954.000 personas pobres (20,6 por ciento). “Los hogares pobres tienen más miembros que los no pobres”, puntualizó el organismo.

- De ese conjunto, 319.000 hogares (4,4 por ciento) se encuentran, a su vez, bajo la línea de indigencia, lo cual supone 1.459.000 personas indigentes (5,9 por ciento).

- Respecto de la medición anterior, del primer semestre de 2007, se observa que hay 179.000 hogares menos bajo la línea de pobreza –con 649.000 personas pobres menos que entonces–, y 99.000 hogares que salieron de la indigencia –541.000 personas–. La comparación es forzada, porque se tomaron distintos períodos, con distintas estacionalidades de precios e ingresos.

- En la ciudad de Buenos Aires, las personas pobres son el 8,4 por ciento del total (contra 11,6 por ciento del primer semestre de 2007), mientras que en los partidos del conurbano bonaerense representan el 24,3 por ciento (frente al 25,0 anterior, con lo cual no hubo casi caída). La indigencia llega a 3,6 por ciento en el primer caso (desde 5,2), y a 6,5 en el segundo (desde 9,1).

- Los dos aglomerados con más pobreza son Gran Resistencia, Chaco, con 40,0 por ciento (desde 45,6) y Corrientes, con 38,2 (desde 40,2).

- Los dos aglomerados con menos pobreza son Río Gallegos, Santa Cruz, con 4,1 (desde 2,7) y Comodoro Rivadavia, Chubut, con 4,5 (desde 6,0).

- De los 31 aglomerados relevados, la pobreza cayó en 28. Sólo aumentó en Gran La Plata, hasta 16,8 por ciento desde 16,2, San Nicolás-Villa Constitución, a 16,7 desde 16,5, y Río Gallegos, a 4,1 desde 2,7.

Cynthia Pok, ex coordinadora de la EPH que fue desplazada de su puesto por haberse negado a calcular las canastas de pobreza e indigencia usando los precios medidos por la “intervención” del Indec, dijo a Página/12 que los resultados no fueron elaborados por su equipo. “Nos seguimos negando a la falsedad y a la manipulación”, disparó. La especialista cuestionó que no se den a conocer las bases de la EPH y otros indicadores sociales que servirían a investigadores del sector privado para cruzar información y estimar sus propios datos de pobreza e indigencia. “No figuran las cuantificaciones de las canastas ni las estimaciones de ingresos de los hogares. La última información disponible es del primer trimestre de 2007”, advirtió,

En la misma línea se pronunció el consultor Artemio López. “No podemos medir la pobreza porque nos falta saber qué pasó con los ingresos de los hogares”, aclaró. Por esa razón, llamó a tomar con pinzas distintas estimaciones del sector privado. “Es muy complejo suponer qué pasó con los ingresos desde la primera mitad de 2007 a la fecha”, insistió. También afirmó que no son comparables estudios que difundieron la Universidad Católica Argentina y la CTA, porque toman bases distintas. “El Indec está haciendo arbitrariedades que ponen en crisis todo el sistema estadístico nacional, y lo grave es que se reemplaza por información privada que tampoco tiene consistencia. Que el Indec entregue información poco creíble no hace confiables estimaciones alternativas”, puntualizó. López indicó que sus mediciones de precios arrojan un costo de la canasta de alimentos que triplica al del Indec, lo que lo lleva a suponer que la indigencia no estaría cayendo. “Esa situación después se puede extender a la pobreza”, manifestó, en caso de que el aumento de ingresos de los pobres no llegue a igualar la suba de precios de los alimentos.

Compartir: 

Twitter
 

La última medición de la pobreza arrojó que 649 mil personas salieron de esa situación, mientras que 541 mil dejaron de ser indigentes.
Imagen: Pablo Piovano
 

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.