ECONOMíA › MEDIDAS PARA LIMITAR LA FUGA DE CAPITALES ESTABILIZARON EL DóLAR

Sin gambetas, el dólar perdió interés

Las maniobras con certificados de acciones o bonos en dólares permitían sacar divisas del país sin límites, pese a la restricción de dos millones de dólares mensuales. Ayer, el BCRA les cerró el paso y el verde se clavó en 3,40.

 Por Cristian Carrillo

El muro de contención que emplazó el Banco Central para evitar la fuga de capitales sumó ayer un nuevo ladrillo. El organismo emitió, en conjunto con la Comisión Nacional de Valores (CNV), dos resoluciones para evitar las operaciones que en la jerga financiera se denominan “de contado con liquidación”. A través de ese accionar, los especuladores lograban, bajo la forma de una típica compra-venta de bonos o acciones, sacar del país dólares sin tener que cumplir con los encajes, límites e impuestos que existen para ello. Se trata de comprar, con pesos, bonos que coticen también en el exterior y venderlos, por ejemplo, en Nueva York en dólares. Frente a esto, la primera resolución estima que los que adquieran los papeles deberán retenerlos en cartera al menos 72 horas y asumir el riesgo que implica hoy la volatilidad internacional.

El dinero era además fugado a través de bancos de Uruguay, y ante ello, la segunda medida prohíbe a los residentes hacer remesas a cuentas abiertas en países que no integren la OECD (organización de países desarrollados). Por su parte, la AFIP realizó inspecciones en agencias y bancos para controlar que no se exceda el límite para retirar del país dos millones de dólares por mes. El resultado fue un mercado cambiario casi inexistente en volumen de operaciones. Al público, cerró en 3,40 pesos.

Era una operatoria conocida en el mercado, pero en los últimos días, con la incertidumbre mundial y local, se multiplicó hasta afectar no sólo la cotización del dólar, sino también de títulos públicos y de acciones (ver aparte). Se trata del “contado con liqui”, según la jerga del sector. Los grandes jugadores del mercado se valen de esa opción para fugar dólares al exterior sin pasar por la plaza cambiaria. El accionar es sencillo: un inversor compra con pesos un bono y luego lo vende contra dólares en el mercado internacional, al tiempo que solicita que ese monto se le acredite en alguna cuenta que previamente abrió en el exterior. En el país, la operación se realiza con frecuencia con la compra de acciones extranjeras que cotizan localmente bajo la forma de Cedear (certificados de acciones de empresas extranjeras que cotizan en la Bolsa de Buenos Aires).

“Lo que pasa es que la gente de la Bolsa lo usa tanto para sacar dólares como para traer dinero poco transparente”, justificó en diálogo con PáginaI12 una alta fuente del Banco Central. Muchas sociedades de Bolsa y bancos ofrecían esta opción y la comisión implicaba una sobretasa de cambio bastante por encima del tipo de cambio del mercado. El sobreprecio llegaba a 20 centavos en los momentos de mayor corrida contra el peso.

La medida adoptada por el Central y la CNV no impide la transacción, pero la entorpece. La Comunicación “A” 4864 del organismo establece que los títulos adquiridos deberán permanecer “en cartera del (futuro) vendedor por un período no menor a las 72 horas hábiles, a contar a partir de la fecha de liquidación de la operación que le dio lugar”. La intención es desalentar el accionar imprimiéndole mayor riesgo, tanto cambiario como de precio de los papeles, a la operatoria en épocas de fuerte volatilidad financiera internacional. “De hecho son seis días entre que hace la compra, se acredita el título (se realiza también a las 72 horas) y lo coloca en Nueva York”, explicó a este diario el vicepresidente de la CNV, Alejando Vanoli. La entidad reguladora hizo extensiva esta normativa a todos los agentes bursátiles, bajo la Resolución General 538.

A esa restricción se suma otra de exclusiva responsabilidad del Central: se prohíbe cualquier transacción con cuentas a nombre de residentes abiertas en bancos de países que no integren la OECD. “Es una medida transitoria pero hay que evitar que siga la fuga de capitales a través de cuentas uruguayas”, explicó el directivo del Central. La prohibición se conoció durante el fin de semana bajo la Comunicación “A” 4863. “Lo que sucede es que hasta la profundización de la crisis subprime en Estados Unidos, la operatoria era la inversa y lo que había era un ingreso de capitales”, agregó.

La decisión contó también con el apoyo de la AFIP. Los mayores controles se reflejaron en los pocos negocios de la jornada. En la plaza electrónica se negociaron 406 millones de dólares, menos de la mitad de un día habitual, y casi un tercio de los volúmenes que se alcanzaron la semana pasada. Sin intervención del Central, la divisa operó estabilizada en los mismos valores de la rueda previa y, recién sobre el final ganó apenas unas milésimas, para cerrar en 3,387 pesos. En agencias y casas de cambio las pantallas del microcentro porteño se apagaron con un billete verde en 3,40 pesos para la venta.

Compartir: 

Twitter
 

Las pizarras se equilibraron en el mismo valor del viernes, en un mercado casi desierto.
Imagen: DYN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.