ECONOMíA › PLAN DE TGN A SUS ACREEDORES

El caño no paga

 Por Cledis Candelaresi

Transportadora de Gas del Norte intentará cerrar antes del viernes un acuerdo con sus acreedores para reestructurar su deuda, propuesta que será analizada en la reunión de directorio de hoy. Para ello, la privatizada que opera un consorcio liderado por Techint se avino a mejorar el plan que lanzó a fines de abril, básicamente acortando plazos. Desde la compañía piensan que así podrían conseguir más de un 90 por ciento de adhesión. Una visión diferente se tiene en los despachos oficiales, donde se avizora incierto el futuro de la empresa.

El Ente Nacional Regulador del Gas había intervino la licenciataria a fines del año pasado después de que ésta defolteara una obligación negociable de poco más de 22 millones de dólares. Desde entonces, la disputa entre el Ministerio de Planificación y la gasífera está lejos de superarse. En la cartera de Julio De Vido se estudia con detalle el informe sobre la situación económico-financiera que elevó el interventor estatal Roberto Pons.

El 23 de abril TGN salió al ruedo con una propuesta para reestructurar su deuda de 346 millones de dólares que incluía dos variantes. Una consistía en canjear de inmediato los títulos de deuda a un valor equivalente a 0,25 centavo de dólar, es decir, con una quita del 75 por ciento. La otra alternativa consistía en sustituir las ON que vencían en el 2012 por otras con fecha 2021, con interés creciente del 2 al 6 por ciento y pagos programados de capital semestrales a partir del séptimo año. La compañía informó que el 13 por ciento de los acreedores había aceptado alguna variante y que sus esfuerzos se centraban en arrimar posiciones con un comité que nucleaba a otro 55 por ciento. En esta instancia los acreedores hicieron una contrapropuesta que acorta sustancialmente los plazos previstos en la variante de pago sin quita nominal, alternativa que TGN aceptó como herramienta de discusión.

El proceso amagó con complicarse con cuatro pedidos de quiebra, entre ellos los de Sancor Seguros y Previsión ART, que la empresa desestimó con una nota a la Bolsa de Comercio aclarando que tales reclamos no cumplían con los requisitos legales que los habilitan. Voceros de la empresa consideraron esa respuesta como una reacción de rutina y minimizan estos embates con la idea de que es sólo presión de esos acreedores minoritarios para forzar un acuerdo individual más ventajoso.

Desde Planificación, la situación no se ve tan relajada. Por el contrario, los responsables de diseñar la estrategia legal respecto de TGN tienen serias dudas de que la compañía pueda afrontar con recursos propios su deuda en moneda dura y ni siquiera le ven muchas chances a un acuerdo amplio con los acreedores. En el Gobierno saben que los números de la compañía están condicionados por la limitación para exportar gas, algo que hizo que cayeran algunos contratos de provisión al exterior (uno celebrado con YPF) y que nutrían de modo importante la caja de la empresa. Según ésta, sus ingresos en dólares se habrían retraído de 80 millones de dólares a poco más de 40. Para los funcionarios con competencia en el tema no habría razón para la queja. “Ellos sólo invirtieron para exportar mientras que todas las ampliaciones las hicimos nosotros”, comentaba ante este diario uno de los colaboradores de De Vido.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.