EL PAíS › CRóNICA DE LA BIENVENIDA ESTUDIANTIL A LA AMPLIACIóN DE LAS VACACIONES

Esta vez, felices los niños

En algunos casos, los alumnos reflexionaron sobre la pandemia y, en términos generales, recibieron con vítores y planes el adelanto del receso invernal. Los padres, en cambio, se mostraron preocupados, no con la gripe sino con cuestiones operativas.

 Por Ailín Bullentini

Maldecida por los adultos, festejada por los adolescentes, la decisión de extender a un mes las vacaciones de invierno en los jardines de infantes y las escuelas desequilibró la rutina de las familias de la ciudad y la provincia de Buenos Aires. Unos y otros relegaron a un segundo plano la razón principal que impulsó la medida –evitar que la gripe A H1N1 se siguiera propagando entre la población– para discutir las ventajas y desventajas que ésta generará en su vida cotidiana. “Mi marido y yo trabajamos todo el día. Yo no sé con quién vamos a dejarlos todo un mes”, se quejó Silvia Frerso. “¿Qué corno hago con los pibes un mes en casa?”, fue más directa Graciela Zárate. Con júbilo, los adolescentes prefirieron primero festejar, y después, algunos, reflexionar: “Cuando te dicen que hay dos semanas más de vacaciones, el ‘¡qué bueno!’ es lo primero que se te cruza por la cabeza. ¿A quién no?”, confesó Ramiro, que forma parte del Centro de Estudiantes de la escuela de música Juan Pedro Esnaola. Bastó Nicolás, que estudia en el mismo lugar, para servirle de ejemplo: “Ni hablamos de la gripe, la gripe no es nada. Tenemos un mes de vacaciones, ¡eso es lo que importa!”.

Con 17 años, Ramiro se puso serio frente a Página/12 y dejó a un lado la sonrisa que debió haber dibujado con sus labios cuando se enteró del mes de receso. “Romper la barrera del festejo por las vacaciones fue complicado. Tuvimos que insistir mucho con las charlas desde el centro”, apuntó y agregó que “para muchos de nosotros no va a ser un tiempo de disfrute. Hay mucho miedo al contagio”.

Julia, en cambio, más que a la enfermedad, tiene más miedo a cómo le va a ir en los exámenes con los que los profesores los bombardearán no bien vuelva a las aulas los primeros días de agosto. “El primer día ya tenemos un examen que estaba pautado para la semana que viene, así que estudiar vamos a tener que estudiar. Pero va a estar re bueno julio. ¡Todo un mes de vacaciones!”, sostuvo. En su escuela, la Media Nº 7 María Claudia Falcone, el cuerpo docente decidió preparar una serie de ejercicios y deberes que desde ayer comenzaron a entregar a los estudiantes para que trabajen durante los días en los que las escuelas permanecerán cerradas. “Y encima yo tengo que rendir previas, pero voy a salir igual. En casa no me voy a quedar todo el mes”, desafió la adolescente, de 15 años.

Sentados en las escaleras de entrada al Nacional Buenos Aires, chicos y chicas charlaban casi tiritando de frío, mientras otros tantos peloteaban en la vereda, donde los caños del andamio que soportan la antigüedad de las paredes del edificio eran arcos perfectos. “Qué gripe. ¡Fútbol, fútbol!”, gritó uno al escuchar las preguntas dirigidas al grupo de sentados, que hacía un par de horas había salido de las aulas, pero que no quería volver a casa. “Es verdad que uno siente que está inseguro, pero se murió mucha más gente de gripe común el año pasado. Por 26 muertos están haciendo un lío bárbaro”, remarcó Goyo. A su lado, Paula cambió el eje de la charla hacia los días de clase perdidos, a pesar de que el Nacional es un caso especial por depender de la Universidad de Buenos Aires –al cierre de esta edición no había aplicado la ampliación de las vacaciones–: “Los profesores están preocupados por la pérdida de los días de clase. Se habló de hacer intercambios por mail, pero es muy poco serio. ¿Y las personas que no tienen Internet?”.

Mucha preocupación en las mentes de los adolescentes; ninguna en la de los más pequeños, que no dudaron en gritar un “¡más vacaciones!” ensordecedor a los padres y madres que los recibían de a poco en la puerta de la escuela Lenguas Vivas. Las charlas que los adultos entablaron en la espera previa fueron mas bien competencias por ver quién se alzaba con la reflexión más catastrófica en relación con la nueva versión de la gripe. “La gente se está muriendo a parvas, lo que pasa es que los esconden. Todas las muertes que dicen que fueron por neumonía, neumotitis y esas cosas en realidad son por la gripe”, alarmaba una joven madre a otra más joven. “¿Vos la vas a mandar hasta el viernes? –le preguntó Liliana a Marisa–. Yo no sé. Los chicos no tiene barbijo puesto...”.

Marisa estaba a punto de contestarle cuando Página/12 interrumpió el intercambio. “Es inservible. Aislada es inservible. No tiene sentido”, opinó, y fue apoyada por la mujer preocupada por la falta de barbijos en las aulas: “Si no cierran los cines, los teatros, los shopping, no sirve de nada. Muchos padres van a llevar a sus hijos a esos lugares para entretenerlos. Se ponen un poco densos cuando se aburren, y los chicos en casa se aburren, ¿o no?”, concluyó, descontando que hablaba por ambas. Pero, por sus dichos, la mujer que tachó de “inservible” a la medida vacacional no se refería a esa clase de asilo. “Si los padres van a trabajar todos los días, viajan en colectivo que son tremendos focos de infección, es lo mismo que nada porque llegan a la casa y los chicos se enferman igual. Lo que hay que hacer es reducir las horas de trabajo o suspenderlos directamente”, concluyó. Liliana cayó.

Los chicos cuyos padres no estaban en la puerta esperándolos se iban en alguna de las tres camionetas o el micro escolares, medio de vida de Nora Greco y su marido. “Hoy les doy el sobre a cada uno de los chicos para que los padres pongan la plata del mes adentro. ¿Sabés cómo va a empezar a sonar el teléfono de casa a la noche, no? Va a ser un infierno”, supuso. Tal como ocurrió durante las dos semanas de junio en las que el establecimiento cerró sus puertas, por el mismo motivo que ahora se amplían las vacaciones, “muchas familias no van a querer pagar el mes entero, y yo los entiendo. La verdad es que un poco los entiendo, pero nosotros también tenemos que pagar los seguros de los coches, los sueldos de los choferes, y comer –concluyó–. De esto vivimos.”

El fixture de las vacaciones

Buenos Aires 20 al 31/07 Adelanta desde 6/7 al 3/8
Catamarca 13 al 24/07 Adelanta 1/7 al 27/7
Ciudad Autónoma
de Buenos Aires 20 al 31/07 Adelanta desde 6/7 al 3/8
Córdoba 06 al 17/07 Extiende desde 6/7 al 27/7
Corrientes 13 al 24/07 Adelanta desde el 29/6
Chaco 13 al 24/07 Adelanta desde 6/7 al 27/7
Chubut 13 al 24/07
Entre Ríos 13 al 24/07 Adelanta desde 29/6
Formosa 13 al 24/07 Adelanta desde el 6/7
Jujuy 13 al 24/07
La Pampa 13 al 24/07 Adelanta desde 1/7 al 28/7
La Rioja 13 al 24/07
Mendoza 13 al 24/07 Adelanta desde 6/6 al 27/7
Misiones 13 al 24/07 Adelanta desde 6/7
Neuquén 13 al 24/07 Adelanta desde 30/6 al 27/7
Río Negro 13 al 24/07 Adelanta desde 1/7 al 27/7
Salta 13 al 24/07 Sin cambios
San Juan 13 al 24/07
San Luis 13 al 24/07 Adelanta desde 29/6
Santa Cruz 20 al 31/07 Adelanta desde 6/7 al 3/8
Santa Fe 13 al 24/07 Adelanta desde 29/6
Santiago del Estero 13 al 24/07 Adelanta desde 30/6
Tucumán 13 al 24/07 Sin cambios
Tierra del Fuego 13 al 24/07 Adelanta desde 30/6 al 27/7

Compartir: 

Twitter
 

Los chicos festejaron la información y los padres fruncieron el ceño calculando el cómo hacer.
Imagen: Rolando Andrade
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.