ECONOMIA › OPINION

Boicot, la fuerza de los consumidores

 Por Héctor Polino *

A raíz de los aumentos de precios de la carne de fines del año pasado y de los primeros 45 días del actual, Consumidores Libres, entidad que fundé hace 18 años, convocó a un boicot durante las dos últimas semanas de febrero. El acompañamiento de los consumidores superó los cálculos más optimistas. Basta señalar que la Argentina tiene el consumo de carne vacuna más alto del mundo: 70 kilos por habitante por año, contra 45 kilos de Estados Unidos y 30 de Alemania, que son los que le siguen.

No obstante esa importancia en la dieta cotidiana nos animamos a convocar al boicot, logrando tres resultados importantes: se frenaron los aumentos que se venían produciendo todos los días durante dos meses y medio; se produjo una reducción de precios de entre 10 y 25 por ciento según las zonas, y la venta de carne disminuyó hasta 40 por ciento.

Por supuesto que el boicot no estuvo dirigido contra el carnicero de barrio, que no es culpable de los aumentos porque no es formador de precios. El boicot apuntó a los eslabones anteriores de la cadena de precios. Ante la liviandad del ministro de Economía que caracterizó a los aumentos “como un reacomodamiento de los precios relativos”, a los consumidores no nos quedó otra alternativa que la convocatoria al boicot.

Los consumidores argentinos ante el comienzo de un nuevo y peligroso proceso inflacionario tendremos que utilizar muy a menudo esta metodología para acceder al consumo de bienes y servicios al precio justo, asegurando la soberanía alimentaria. Para ello, hay que superar nuestro individualismo, actuando de manera solidaria, pacífica, coordinada, que nos permita ir desarrollando una nueva conciencia y cultura ciudadana más participativa y comprometida con los destinos del país.

De la misma manera que los productores agropecuarios en defensa de sus intereses realizan tractorazos, movilizaciones, asambleas y cortes de rutas, así como los trabajadores llevan a cabo paros y los trabajadores desocupados cortan puentes y acampan en la vía pública, los consumidores tenemos que acentuar la política del boicot, para que el derecho a una alimentación saludable, digna, no sea ejercido sólo por pocos.

Sin duda, ha llegado la hora de discutir en el Congreso y en el seno de la sociedad la recreación de organismos públicos, que como en su momento fueron, entre otros, la Junta Nacional de Carnes y de Granos, que defienda al productor y también a los consumidores. Asimismo, urge elaborar un plan ganadero de largo alcance, con propuestas concretas que aumenten la producción y establezcan una mayor equidad en toda la cadena de valor. Porque los argentinos tenemos una cultura muy arraigada en relación al consumo de carne vacuna, que no la vamos a sustituir tan fácilmente con otros productos como el cerdo, a pesar de las propiedades afrodisíacas exaltadas por la señora Presidenta de la República.

* Fundador e integrante de Consumidores Libres, ex diputado.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared