EL PAIS › CFK RELANZO CON LA CGT LA PROPUESTA DE UN ACUERDO DEL BICENTENARIO PARA LA PRODUCCION Y EL TRABAJO

Unidos por la decisión de desendeudarse

Durante un almuerzo en Olivos con la cúpula de la CGT, Kirchner y gran parte del gabinete, la Presidenta dijo que la consolidación del mercado interno es condición “para que haya viabilidad institucional y social” y defendió el pago de deuda con reservas.

 Por Martín Piqué

La Presidenta desempolvó ayer la convocatoria al Acuerdo del Bicentenario –una iniciativa que pretende actualizar aquel famoso Pacto Social del último gobierno de Perón– y convocó a los distintos sectores económicos a formar parte de “un acuerdo superador” que impulse el crecimiento de la economía a partir de tres puntos centrales: desarrollo del mercado interno, profundización del desendeudamiento, aumento de la rentabilidad empresaria a través del incremento del volumen de producción y no a través de alzas de precios. Fue al mediodía en la quinta de Olivos, donde la Presidenta ofreció un almuerzo para el consejo directivo de la CGT. De la comida participaron Néstor Kirchner, casi todo el gabinete –sólo faltó el ministro de Planificación, Julio De Vido– y varios gobernadores del PJ. “El Acuerdo del Bicentenario debe tener como presupuesto la certeza de que el desarrollo del mercado interno es condición sine qua non de cualquier proyecto en la Argentina para que haya viabilidad institucional y social”, planteó CFK.

En el almuerzo también se habló de las paritarias que este año volverán a reunir a empresarios y trabajadores. En un 2010 con previsiones de expansión económica y crecimiento del PBI, se descuenta que las negociaciones de los gremios y el sector patronal serán bastante movidas. Ante un auditorio compuesto por los principales dirigentes sindicales del país, la Presidenta dijo estar confiada en que este año no habrá demandas “abusivas” ni “desestabilizantes”. CFK endulzó los oídos de los invitados al rechazar la hipótesis de que los aumentos salariales tengan efecto inflacionario. “Tenemos que terminar con el verso recurrente de que los salarios generan inflación”, subrayó. La Presidenta también les reconoció a los dirigentes de la CGT el rol que en su opinión cumplieron desde 2003 a la fecha. Dijo que habían demostrado “conducta y responsabilidad” y en ese punto los diferenció del sector empresario.

“Reconozco a quienes están sentados aquí una autoridad por sobre el resto de los actores de la economía para hablar en serio de la crisis y cómo abordarla y resolverla”, elogió la mandataria. En las mesas que poblaban la Sala de Conferencias de la quinta de Olivos se podía ver a la plana mayor de la CGT. Junto a la propia CFK estaban el secretario general Hugo Moyano, y los dirigentes Antonio Caló (UOM), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento) y Jorge Pérez Tamayo (pilotos de líneas aéreas); los acompañaba el gobernador Daniel Scioli. En otra mesa estaban sentados Kirchner, Armando Cavalieri (mercantiles), Roberto Fernández (UTA) y Omar Viviani (taxistas). Por el salón se veía a otros gobernadores como Sergio Urribarri (Entre Ríos), Gildo Insfrán (Formosa) y Juan Manuel Urtubey (Salta), entre otros.

Los comensales escucharon con atención el discurso de la Presidenta, que incluyó varias exhortaciones al sector empresario a acompañar el alza de la demanda con un mayor volumen de producción. “Es necesario volver a conciliar la demanda con la oferta a través de procesos de financiamiento, para que el sostenimiento de la rentabilidad se aumente, pero no por aumento de precios sino de volumen, de mercado y de consumidores, para no terminar en los cuellos de botella históricos que han terminado sepultando procesos económicos”, argumentó la jefa de Estado. La mandataria explicó que la decisión de desendeudar era esencial para ampliar las posibilidades de financiamiento. Entonces dijo que para lograr ese objetivo el país debía avanzar en el pago de la deuda. “El principal peso que imposibilitó el crecimiento de la economía ha sido la deuda externa”, planteó. Los invitados tomaron el guante; enseguida salieron a elogiar la política de usar las reservas para cancelar vencimientos de la deuda.

“Este gobierno ha sido el que ha decidido pagar la deuda que no contrajo y esa decisión seguirá siendo así y lo queremos hacer utilizando una parte pequeña de las reservas que nosotros generamos, que los argentinos generamos en estos años”, dijo CFK. Los gremialistas no tardaron mucho en hacer declaraciones a favor del uso de reservas para cancelar vencimientos. “Los trabajadores estamos dando un apoyo irrestricto a la Presidenta y respaldamos que pague la deuda externa”, dijo Caló. Varios de los asistentes comentaban la última información que había llegado desde el Congreso: se estaba hablando de la posibilidad de que el Frente para la Victoria terminara apoyando un proyecto de ley que contuviera las líneas centrales del DNU 298.

“Hay una posibilidad de llegar a concertar sin tocar el DNU. Consensuar un proyecto que reemplace al DNU”, argumentó el diputado Héctor Recalde, histórico apoderado de la CGT. Según Recalde, Moyano coincidía con esa alternativa; aparentemente estaba de acuerdo con impulsar un proyecto de ley. La Presidenta aseguró que las políticas contracíclicas llevadas adelante por el Gobierno en 2009 habían permitido salir del estancamiento producido por la crisis global. “Fue la intervención fuerte del Estado sosteniendo la demanda agregada y dando recursos a los trabajadores a través de aumentos de salarios, jubilaciones, ayudas a empresas a partir de los Repros (N. de la R.: por el programa de Recuperación Productiva, un salvataje a empresas en riesgo), los préstamos, la asignación universal por hijo, lo que nos permitió sortear la crisis, contribuyendo a fortalecer el mercado interno”, dijo.

En el almuerzo no se precisó una cifra promedio para las paritarias que pudiera servir como referencia. Lo que sí hubo fue un pronóstico del ministro de Trabajo, Carlos Tomada, que despertó un visible entusiasmo entre los caciques sindicales. Aseguró que las paritarias de este año “no tendrán ni techo ni piso”.

Compartir: 

Twitter
 

En la residencia de Olivos, la Presidenta elogió a los sindicalistas y defendió el modelo de crecimiento.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared