ECONOMíA › DENUNCIA DE LA ANSES

Dividendos en disputa

 Por David Cufré

La Anses se presentó ante la Justicia para denunciar al Grupo Clarín por “afectar los derechos de los jubilados”. El organismo previsional pidió la anulación de la asamblea de accionistas en la que se decidió no distribuir dividendos del ejercicio 2009, en el cual el holding declaró 290 millones de pesos. La Anses, a través del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS), tiene el 9 por ciento del capital social del grupo y pretende acceder a esa porción de las ganancias, equivalente a 26,1 millones de pesos. Ese dinero debería ingresar al fondo que resguarda los “ahorros” previsionales, de acuerdo con la interpretación oficial, pero en lugar de ello quedó en la caja de Clarín, adonde se acumulan 700 millones de pesos por utilidades no distribuidas de ejercicios anteriores. El FGS denunció por la misma razón a Emdersa, un holding de distribuidoras eléctricas del Noroeste, y prepara otras presentaciones similares contra compañías que lo tienen como accionista.

El FGS está constituido por los activos que se tomaron de las AFJP tras su desaparición –cerca de 160.000 millones de pesos en la actualidad– y conforman una reserva para atender el pago de jubilaciones en el futuro, cuando empiece a pesar en las finanzas públicas el envejecimiento de la población, o para cubrir baches fiscales coyunturales y evitar rebajas de haberes como en 2001. Allí se destinan también los excedentes presupuestarios de la Anses. El dinero está invertido en bonos, acciones, plazos fijos y en fideicomisos para obras públicas, entre otros bienes. Las ganancias que arrojan esas colocaciones se incorporan al Fondo.

El equipo jurídico del FGS está analizando los balances de las 43 sociedades en las que tiene participación. Allí figuran bancos como el Macro (con el 30,9 por ciento de las acciones), Galicia (20,4), Patagonia (14,7), BBVA Francés (7,5) e Hipotecario (4,9), empresas de servicios públicos como Gas Natural BAN (26,6), Edenor (26,4), Telecom (24,4), TGS (23,1), Transener (18,8), Metrovías (8,5) y Metrogas (8,1) y diversas compañías como Siderar (26,0), Molinos (19,9), Juan Minetti (11,3), Aluar (9,3) y Petrobras (6,7), entre otras. Los técnicos del FGS buscan asegurar que las empresas los participen de las ganancias en los casos en que corresponda.

En esa tarea, los juristas detectaron “irregularidades” en varias firmas. Por ahora, se iniciaron dos demandas ante la Justicia para revertir la decisión de los controlantes del Grupo Clarín y de Emdersa, que en sus respectivas asambleas de accionistas resolvieron no distribuir dividendos y dejaron así a los jubilados, representados por el FGS, sin su parte en las ganancias. Las denuncias se extenderían en las próximas semanas a otras empresas por causas similares.

En el caso del Grupo Clarín, el ejercicio fiscal que cerró el 31 de diciembre de 2009 arrojó utilidades por 290 millones de pesos. Como se mencionó más arriba, el FGS reclama por el 9 por ciento de esa cifra: 26,1 millones de pesos. Los representantes del Estado en el holding se abstuvieron de votar en la asamblea del 22 de abril pasado, cuando se resolvió no repartir dividendos. “La compañía no dio ningún fundamento ni mostró la más mínima información para justificar su decisión, cuando el derecho por excelencia de los accionistas es participar de las ganancias”, indicaron fuentes oficiales a este diario. También reprocharon que mientras el holding retuvo las utilidades, empresas subsidiarias como Cablevisión y Artes Gráficas Rioplatense, entre otras, sí lo repartieron, pero allí los jubilados no entran. Página/12 se contactó con el Grupo Clarín, pero no obtuvo respuestas.

La Anses se presentó el 16 de julio pasado ante el Juzgado Nº 17 en lo Comercial con una medida cautelar para suspender los efectos de la asamblea respecto de la cuestión de las ganancias. Ese mismo día, en tiempo record, el juez Federico Guerri rechazó el planteo. El 10 de septiembre el organismo elevó la apelación ante la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, y ese mismo día, también en tiempo record, la Sala B se excusó, por lo que fue necesario constituir un nuevo tribunal, que será el que defina el tema. Mientras tanto, sigue tramitando en el juzgado de primera instancia el fondo de la cuestión, que es el pedido de anulación de la asamblea.

Algo similar sucedió con la otra causa iniciada por la Anses, contra Emdersa, cuyas ganancias en 2009 fueron 38,5 millones de pesos. El FGS tiene el 21 por ciento del capital, por lo que reclama 8,1 millones para los jubilados. Aquí también hubo una cautelar rechazada en primera instancia y la Cámara está analizando la apelación.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.