DEPORTES › ESA FUE LA DIFERENCIA QUE HUBO AYER ENTRE ESTUDIANTES Y GIMNASIA

Lo que va del primero al último

 Por Adrián De Benedictis

La distancia que existe entre Estudiantes y Gimnasia volvió a quedar evidenciada ayer en el estadio de Quilmes. El primero superó a su adversario histórico con mucha practicidad, y hasta quedó la sensación de que controló los esfuerzos para que la diferencia no fuera más abultada. Con la victoria, el conjunto conducido por Alejandro Sabella se ubicó en la cima de la tabla en soledad, y el perdedor lo mira desde muy lejos: quedó último, con apenas cinco puntos. Pero esa disparidad no es sólo numérica, sino que en el juego la lejanía también es enorme.

Estudiantes cuenta con un líder futbolístico que su rival no tiene: Juan Sebastián Verón. El volante es el estratega que no sólo conduce a sus compañeros con la pelota, sino que además los ordena y los motiva con sus palabras. Precisamente, Verón aportó su cuota goleadora con el tanto de penal, en el descuento del primer tiempo, luego de una falta de Rinaudo sobre él mismo, bien cobrada por Pittana. El de Gimnasia completó su tarde oscura con la expulsión a un minuto del final del partido.

Otro de los puntos que favorecen al nuevo líder es el despliegue que realiza el resto de los mediocampistas, encabezados por Pérez y Braña. Son los que mejor comprenden a Verón, y entre los tres se encargan de tener el control de la pelota. Por ese motivo, Gimnasia no pudo hacerse dueño del desarrollo en ningún momento, y sobre todo porque no tuvo ningún jugador capacitado para lograrlo. Recién en el segundo tiempo ingresó Neira para tratar de conducir los ataques, pero tampoco alcanzó para desequilibrar.

El factor común entre ambos es la falta de gol. Como Estudiantes jugó con Leandro González como delantero, a pesar de que no es su puesto natural, le costó superar a Sessa. González no aprovechó ninguna de las tres chances que tuvo para convertir, por su falta de claridad y por las buenas intervenciones del arquero. Luego, el ingreso del joven Auzqui no fue solución para superar esa carencia. Gimnasia también pena para marcar goles, pero además le resulta difícil tener opciones para ello. La anemia ofensiva es alarmante y ayer apenas tuvo una sola situación de riesgo, cuando Orion reaccionó bien ante un cabezazo de Alvaro Navarro.

Esos problemas en ataque de los visitantes también tuvieron que ver con la seguridad defensiva de Estudiantes. La línea de tres hombres que presentó ayer le permitió no tener que padecer ni a Navarro ni al otro uruguayo, Córdoba, e inclusive también colaboraron en ataque en cada pelota detenida. De esa manera, en un envío de Braña desde la derecha, Federico Fernández marcó el primer gol anticipándose a Masuero, ante la salida desacertada de Sessa.

Por todas esas desigualdades Estudiantes y Gimnasia son los polos opuestos del campeonato. Encima, el perdedor ahora tendrá la tarea de buscar un nuevo entrenador, luego del alejamiento de Diego Cocca en el vestuario. Sin duda, la misión no será sencilla, debido a que no habrá muchos técnicos que accedan a hacerse cargo de un grupo de jugadores que no muestran síntomas para revertir la situación. Mientras, Estudiantes disfruta de todo...

Compartir: 

Twitter
 

Verón patea el penal que desembocará en el segundo gol de Estudiantes. La pelota pasó por abajo del cuerpo de Sessa.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.