ECONOMIA › EL GOBIERNO INAUGURO LA PRIMERA ETAPA DE LA CONEXION NOA-NEA, UNA CENTRAL EN NEUQUEN Y PUSO EN MARCHA NUEVOS PROYECTOS

Obras eléctricas para acompañar el crecimiento

La Presidenta presentó los avances en el plan energético nacional, que eleva la capacidad de generación y transporte eléctrico y permite llegar con el servicio a distintas provincias. También lanzó licitaciones y dijo que ya no hay excusas para no invertir.

 Por Javier Lewkowicz

Cristina Fernández de Kirchner y el ministro Julio De Vido destacaron que el Estado completará inversiones por 80.400 millones de pesos.
Imagen: Bernardino Avila.

El Gobierno inauguró ayer la primera etapa de la línea de alta tensión que conecta las regiones del Noroeste (NOA) y Nordeste (NEA) del país. El anuncio forma parte del plan federal que busca cerrar el anillo energético, con las distintas zonas del país unidas entre sí. Mediante esta obra, Formosa eleva su potencial de acceso a la energía eléctrica de 170 a 1150 megavatios. En su segundo tramo también beneficia a Salta, ya que ambas provincias quedarán interconectadas con el sistema nacional. Por otra parte, quedó inaugurada la expansión de la central térmica Loma La Lata, que aumentó su capacidad de generación en 178 megavatios. Además se abrieron sobres con ofertas para el desarrollo de proyectos en Mendoza y se lanzaron procesos licitatorios para centrales térmicas en Buenos Aires y Santa Fe. Desde 2003, la generación eléctrica se amplió un 31 por ciento y las líneas de alta tensión, un 28,9 por ciento. Sin embargo, subsisten problemas en el sector industrial en los meses de mayor consumo.

Estos anuncios tuvieron lugar en un acto en Casa Rosada que encabezó Cristina Fernández de Kirchner, acompañada de los ministros de Planificación, Julio De Vido; de Industria, Débora Giorgi; los gobernadores de Neuquén, Jorge Sapag, y Mendoza, Celso Jaque; y el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli. También se hicieron presentes distintos representantes del sector. “Una de las claves que nos propusimos a partir de 2003 fue romper con la inercia centralista de un país que miraba sobre su propio ombligo y del puerto para afuera; no miraba la verdadera riqueza, que está del puerto para adentro, y por eso estábamos tan desconectados”, manifestó la Presidenta.

De forma similar al sistema de transporte, la conexión eléctrica tiene un sentido radial, cuyo centro es Buenos Aires. La lógica por detrás de ese entramado es la de un país agropecuario con escaso desarrollo regional, diversificado sólo en las cercanías del puerto de Buenos Aires. Por ejemplo, hasta que finalicen las obras de la línea Comahue-Cuyo, la energía generada en Neuquén debe pasar por Buenos Aires para llegar a Mendoza, con un lógico sobreprecio por el traslado. Por eso, desde el Gobierno hablan de “cerrar el anillo energético”, para que las regiones más alejadas de Buenos Aires pueden interconectarse. Parte del financiamiento de estas obras proviene de inversiones del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses.

Por otra parte, según explicaron a este diario desde la Secretaría de Energía, varios de los proyectos sobre los que se está avanzando tienen más de diez años. “En los ’90 se argumentaba que eran inviables porque el sector privado no invertía en las regiones más postergadas, pero sucede que no lo hacían porque no existía una infraestructura energética. Con estas obras, el costo marginal de instalar una nueva empresa es prácticamente cero”, sostienen. En este sentido, Cristina Fernández dijo que “ahora la responsabilidad es de los hombres y mujeres de negocios, porque ya no van a tener excusas de que no hay energía” para no invertir en el NOA y NEA.

Más allá de estas obras, el sector manufacturero, especialmente aquellas industrias que utilizan el gas como insumo, suele verse perjudicado por la escasez energética en los meses de invierno, cuando el Gobierno prioriza el abastecimiento al consumo residencial. Bajo ese esquema, las empresas con contratos interrumpibles deben parar por un tiempo la producción o quedan sujetas a planes de racionalización energética.

Los anuncios

- NEA-NOA. Se inauguró la primera etapa de la línea de alta tensión de 450 km que consta de dos tramos, Bracho-Cobos (280 km) y Resistencia-Formosa (175 km), a partir de lo cual la provincia de Formosa pasa de tener una potencia de 170 a 1160 mw. La energía provista se genera en la represa de Yacyretá. “La obra abre la frontera eléctrica en la zona más postergada del país en términos de PBI”, indicó De Vido. La segunda etapa del proyecto comprende la interconexión entre sí de ambas regiones y el Gobierno prevé que estará concluida en abril. El monto total supera los 3100 millones de pesos.

- Central Térmica Loma La Lata. El cierre del ciclo térmico de las tres turbinas existentes incrementará en 178 mw la capacidad de generación de la central, llevándola a 547 mw. Desde Neuquén, el CEO de Pampa Energía que maneja el emprendimiento, Marcelo Mindlin, consideró que la obra fue posible “por los esfuerzos mancomunados de los sectores público y privado”. La inversión llega a mil millones de pesos, de los cuales unos 660 millones fueron financiados por la Anses.

- Próximas obras. La Presidenta encabezó la apertura de sobres con las propuestas de las empresas interesadas en la construcción de las centrales hidroeléctricas Los Blancos I y II, en Mendoza, que aportarán 485 mw y brindarán agua para riego. Esta obra cuenta con un presupuesto de 3600 millones de pesos y demandará unos tres años de construcción. También lanzó el proceso licitatorio para la ampliación de la Central Térmica Ensenada de Barragán (Buenos Aires), que incrementará la generación en 260 mw y demandará 3400 millones de pesos. También para la de Brigadier López (Santa Fe), que aumentará en 130 mw su generación, con un presupuesto de 1720 millones. Además, Cristina anunció la licitación de la Central Térmica Manuel Belgrano II, de 820 mw, en la localidad de Campana.

Lo que se hizo

La Presidenta también hizo un racconto sobre lo avanzado en las dos gestiones kirchneristas en materia energética. Desde 2003 se incorporaron 5549 mw en generación eléctrica (un 31 por ciento de crecimiento), 2629 kilómetros de líneas de alta tensión (28,9 por ciento) y 20,7 millones de metros cúbicos por día en el transporte de gas (17,5 por ciento). Si se cumplen los planes oficiales, la ampliación de la generación eléctrica respecto de 2003 llegará al 51 por ciento en 2011, el avance en las líneas de alta tensión a 55,1 y en el transporte de gas a 39,1 por ciento. Hasta la fecha se llevan invertidos 21.300 millones de pesos en proyectos terminados, hay otros 25.100 millones en ejecución, en tanto que existen proyectos a iniciarse por 34 mil millones. En total, la inversión energética suma 80.400 millones de pesos, e incluirá la finalización de obras como la elevación a cota 83 metros de Yacyretá y la puesta en marcha de Atucha II, además de las represas de Cóndor Cliff, La Barrancosa, Hidroeléctrica Los Blancos, Hidroeléctrica Chihuido I y la ampliación de la Central Térmica 9 de Julio.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.