ECONOMíA › SE CUMPLIó UN AñO DEL FONDO DE DESENDEUDAMIENTO

Y el mundo sigue igual

Pese a pronósticos de catástrofes sostenidos con argumentos de escaso rigor técnico, liderados por el entonces titular del BC, Martín Redrado, el pago de deuda con reservas no generó una crisis.

 Por Cristian Carrillo

“Hace un año exactamente, en este mismo lugar, lanzábamos el tema del uso de las reservas. En ese momento teníamos 47.700 millones de dólares y hoy cerramos con 52.102 millones.” Así recordaba anteayer la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en el Salón de las Mujeres de Casa de Gobierno el anuncio de la creación de un fondo para pagar vencimientos de deuda con reservas del Banco Central. La iniciativa redundó en un acalorado debate que se extendió durante todo el verano. En ese momento la oposición y el establishment financiero pronosticaron una serie de riesgos cambiarios y monetarios que finalmente no se verificó. Superadas las trabas judiciales que esos grupos interpusieron, el Fondo de De-sendeudamiento comenzó a funcionar en marzo de este año. A la fecha ya se abonó casi la totalidad de los 6569 millones de dólares en vencimientos y las reservas crecieron en más de 4600 millones.

La decisión oficial de utilizar reservas para cumplir con los compromisos de deuda generó un extenso debate, que todavía sigue vigente. No bien el Gobierno anunció esa decisión, se inició una seguidilla de pronósticos agoreros, impulsada por el entonces titular del Banco Central, Martín Redrado. Este se resistió a aprobar el traspaso de los fondos, argumentando que generaría una ola de juicios contra el Estado argentino por parte de los fondos buitres, además de riesgos para la economía doméstica. Nada de eso se verificó. Tampoco estuvo dispuesto a dejar su cargo.

Atrincherado en su puesto, Redrado continuó con su prédica de catástrofes. Ex presidentes del BC como Javier González Fraga y Alfonso Prat Gay coincidieron en ese diagnóstico, que se probó equivocado. El arco opositor los tomó como bandera para bloquear su aprobación parlamentaria. La denominada centroizquierda también cuestionó la medida, en alianza tácita con los grupos ortodoxos. Se esgrimieron variadas argumentaciones sobre la base de la opinión de Redrado, de escaso rigor técnico. Evaporación de reservas, inflación, emisión descontrolada, dese-quilibrio externo y cambiario –por pérdida de respaldo de la base monetaria– y corridas bancarias fueron, entre otros, los peligros que previeron por entonces esos grupos concentrados.

A poco de finalizar el ejercicio de este año, el Gobierno lleva ejecutado casi la totalidad –por encima del 95 por ciento– del Fondea sin cimbronazos. El fondo no cubrió la totalidad de las obligaciones con los tenedores privados, por lo que se sumaron 500 millones de dólares que fueron cubiertos con recursos del Tesoro Nacional. “De todos modos, son pagos marginales”, explicó a este diario un colaborador de la presidenta del Central, Mercedes Marcó del Pont.

El Fondea estaba compuesto por 4382 millones de dólares para abonar deuda pública en manos de inversores privados. Se incluyeron Boden, Bonar, Par, Discount, cupón del PBI y préstamos garantizados. Estos ya fueron cancelados en su totalidad (el último pago se hizo el mes pasado). En paralelo, se creó un fondo con 2187 millones para el pago a organismos multilaterales. Sobre este último queda una pequeña parte por cancelar a entidades internacionales como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.

Las reservas siguen quebrando records, se desaceleró la fuga de capitales, la inflación no se disparó, el tipo de cambio se encuentra controlado y la economía crece a un ritmo del 9 por ciento. Cuando se anunciaron los pagos, las reservas internacionales alcanzaban los 47.582 millones de dólares. Actualmente ese stock supera los 52.000 millones de dólares. El máximo histórico anterior había sido el 27 de marzo de 2008, con 50.517 millones de dólares, días previos al conflicto con las corporaciones agropecuarias por la implementación de las retenciones móviles.

La mejora en las reservas respondió a la intensificación de la política de acumulación a partir de un contexto favorable. La mejora en los precios de los granos coincidió con la llegada de la cosecha gruesa. “Además, con menos deuda, porque al hacer pagos en efectivo la bajamos en términos reales. No es que hicimos refinanciación para pagar; por el contrario, nos desendeudamos”, resaltó Cristina Fernández de Kirchner.

Para el año próximo, el gobierno nacional incluyó en el Presupuesto una partida de 7509 millones de dólares para el Fondea. Nuevamente salieron voces en contra y, otra vez, los mismos interlocutores. “Aparecieron hace poco Redrado y Prat Gay consignando que la medida será inflacionaria. Seguimos sin saber cuál es el fundamento. En realidad, lo que están criticando es el corazón de la política cambiaria, que el Central no compre más dólares, éste baje y enfriar la economía”, señaló a este diario un estrecho colaborador de Marcó del Pont.

Compartir: 

Twitter
 

Mercedes Marcó del Pont, presidenta del Banco Central. Se pagó deuda y aumentaron las reservas.
Imagen: Bernardino Avila
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.