ECONOMíA › EL GOBIERNO MIRA EL REAL

Ecuación Brasil

 Por David Cufré

“Para la Argentina es mucho más perjudicial un Brasil que no crezca que un Brasil que sostenga su moneda”, definió ayer la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont. La traducción a números de esa expresión que hacen en el Gobierno es la siguiente: desde el punto de vista argentino, una devaluación del real del 10 al 15 por ciento es tolerable y hasta positiva, porque es más negocio que Brasil crezca, que demande productos argentinos y achique sus excedentes exportables, que un socio en problemas que presione para colocar aquí los productos que no consigue ubicar en su mercado. Una depreciación por arriba de ese nivel, hipótesis que no descartan en despachos oficiales, sí se convertiría en un dolor de cabeza y haría necesaria una coordinación de políticas entre ambos países para evitar un impacto en la economía local.

A fines de julio, el real llegó a su máximo en diez años, a 1,53 por dólar. Pero desde ahí el gobierno de Dilma Rousseff y el Banco Central brasileño tomaron medidas para detener la apreciación e incentivar el recorrido contrario. El resultado fue una devaluación de más de 7 por ciento, hasta ubicarse ahora en 1,65. Dos funcionarios de áreas económicas y financieras del Gobierno dijeron a este diario que el escenario más probable es que el real se siga deslizando en los próximos meses y a lo largo de 2012. Por ello, el Banco Central argentino permitió en las últimas semanas un leve encarecimiento del dólar y podría seguir con esa política de manera muy gradual hasta fin de año, con un precio que se dibuja en ese horizonte a 4,30-4,35 pesos por dólar.

Con ese nivel, dicen los funcionarios, un real a 1,80 –15 por ciento de devaluación desde el precio máximo– seguiría dejando a la economía argentina con un buen margen de competitividad. Pero si la devaluación brasileña se fuera acercando al 30 por ciento, a una cotización de 2 reales por dólar, entonces los efectos negativos sobre la Argentina se harían palpables, tanto en el flujo de comercio como en el desvío de inversiones hacia el socio más grande del Mercosur. Si ése fuera el caso, será preciso una sincera negociación política para equilibrar los tantos, anticipan desde el Gobierno.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.