ECONOMíA › ENCUENTRO BILATERAL PARA ANALIZAR EL INTERCAMBIO COMERCIAL. PREOCUPACIóN POR AUTOPARTES

Argentina y Brasil ajustan las piezas

Los ministros de Industria de ambos países concretaron la reunión que habían pactado la semana pasada Cristina Kirchner y Dilma Rousseff. La Argentina reclamó por la poca participación en las importaciones brasileñas de manufacturas industriales.

“Las multinacionales pueden ser administradas, y deben serlo tanto por la Argentina como por Brasil”, exhortó la ministra de Industria, Débora Giorgi, a su par brasileño, Fernando Pimentel. Ambos funcionarios se reunieron ayer en el Palacio San Martín para analizar los desequilibrios en la balanza comercial entre ambos países y con respecto a países de extrazona, en especial de Europa y China. Giorgi presentó a la delegación brasileña estadísticas en las que mostraba que la economía del país vecino se nutre principalmente de manufacturas fuera del Mercosur, de las cuales la mitad se producen en la Argentina, y podría ser su proveedor. Una mayor integración en ese sentido permitiría hasta quintuplicar las ventas argentinas a ese mercado. En el rubro automotor se coincidió en el análisis de que el problema radica en la estrategia de las autopartistas globales, que importan un gran número de piezas desde sus casas matrices. La respuesta a esto es la necesidad de una mayor integración local de autopartes.

La reunión es la primera del Sistema de Integración Productiva (SIM) que acordaron Cristina Fernández de Kirchner y Dilma Rousseff en Caracas. Comenzó a las 11 y se extendió hasta las 18, con un break de dos horas para almorzar. Del encuentro también participaron el secretario de Comercio Exterior y nuevo embajador argentino en Brasil, Luis María Kreckler, y el actual subsecretario de Financiamiento, Adrián Cosentino, quien hoy asumiría como secretario de Finanzas (ver página 11). La comitiva brasileña estuvo compuesta por el asesor especial de la presidencia, Marco Aurelio García; el secretario Ejecutivo de Industria, Alessandro Teixeira, y la secretaria de Comercio Exterior, Tatiana Prazeres. Entre los principales resultados de la reunión se acordó avanzar en una mayor participación regional en el comercio a corto plazo y la instrumentación de mecanismos binacionales de financiamiento que permitan potenciar el acceso a los mercados y una mejor integración de los aparatos productivos de ambos países.

Uno de los objetivos del encuentro fue avanzar en el planteo de CFK en la última cumbre del Mercosur, en Paraguay: para que los empresarios argentinos puedan ingresar en igualdad de condiciones que los brasileños en las licitaciones de obras públicas en el país vecino. En este caso existían varias trabas para participar. Por ejemplo, se les solicitaba contar con un socio local en Brasil. “Esto se logró después de una extensa discusión”, relató uno de los presentes. No se acordó un mecanismo, pero la delegación brasileña se comprometió a informar en el transcurso de la próxima semana el modo por el cual se podrá instrumentar el acceso de proveedores argentinos a su sistema de compras públicas.

Las partes avanzarán además hacia un régimen automotriz bilateral basado en una mayor exigencia de contenido regional de autopartes y piezas que privilegie la agregación de valor y el desarrollo de proveedores nacionales con mayor contenido tecnológico. En este caso, ambos equipos de trabajo manifestaron su preocupación por sus déficit en autopartes, que en conjunto alcanza a unos 22.000 millones de dólares, de los cuales 16.000 millones son brasileños. Para ello, Brasil elevó a 65 por ciento la exigencia de piezas locales, mientras que en la Argentina es actualmente de 60 por ciento. “Muchas autopartistas globales son las que engordan este déficit, porque se instalan en la región pero importan las piezas de extrazona. La idea es obligarlas a que inviertan”, reconoció una fuente de Industria.

Además de autopartes, los funcionarios acordaron impulsar la integración productiva en otros sectores estratégicos como gas y petróleo, industria naval, aeronáutica y defensa, entre otros. Giorgi presentó a Pimentel una carpeta en la cual se muestra que Brasil compra en manufacturas 71.000 millones de dólares, de los cuales 37.000 millones corresponden a productos que fabrica la Argentina y que sólo compra 6000 millones.

Compartir: 

Twitter
 

Débora Giorgi, ministra de Industria, expone frente a su par brasileño, Fernando Pimentel.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.