ECONOMíA › AVANZAN LOS CAMBIOS EN AEROLíNEAS

Una reforma a tiempo

La empresa de bandera terminó de poner en marcha las medidas anunciadas el año pasado después de que la Presidenta acusara al gremio de los pilotos de boicots encubiertos.

 Por Cristian Carrillo

Aerolíneas Argentinas ya puso en vigencia de manera generalizada el nuevo esquema de horarios del personal aeronáutico, el cual contempla los tiempos de servicio, espera, descanso y nocturnidad. La medida se definió a partir del conflicto que se desató entre la empresa y algunos gremios el año pasado. Con este punto queda casi completo el paquete de medidas anunciado, ya que sólo resta la reprogramación de algunos vuelos internacionales deficitarios, lo que se realizará tras un estudio de la compañía con el Ministerio de Turismo. Hasta el momento se había dilatado el ajuste en los horarios, según fuentes de Aerolíneas, debido a que el tema es delicado y no debía soslayar la normativa vigente. También influyó que la actitud beligerante de esos gremios se neutralizó tras el discurso de Cristina Fernández de Kirchner del 28 de noviembre último, cuando los criticó duramente y los acusó de realizar “boicots encubiertos”. “De hecho, en enero, el nivel de cumplimiento en los vuelos programados fue de 99,6 por ciento”, señaló a este diario un directivo de la empresa.

Tras un largo conflicto con los sindicatos de pilotos y de mecánicos, al que se sumaron los controladores aéreos enrolados en este último, y que derivó en la cancelación de vuelos al exterior, el gobierno nacional anunció un conjunto de iniciativas para aumentar la “productividad” de los empleados de la línea de bandera y destrabar los conflictos gremiales. Las medidas anunciadas iban desde la renovación anticipada de la flota hasta un régimen más estricto sobre las horas de vuelo. Los empleados de la empresa perdieron una serie de beneficios, sobre los cuales el presidente de Aerolíneas, Mariano Recalde, considera que “hubo abusos”.

El directorio de Aerolíneas reinterpretó la normativa sobre las horas de servicio y tiempo de vencimiento del personal de vuelo para evitar los supuestos abusos. Según adelantaron desde Aerolíneas y confirmaron desde el gremio de pilotos, se eliminó el beneficio de computar el tiempo de servicio desde que salían de sus hogares hasta que llegaban al aeropuerto. Ahora se registra desde que comienzan efectivamente sus tareas. La empresa también comenzó a ajustar los denominados “tiempos de espera”, producto de la medida anterior. En muchos casos, cuando se cumplía el tiempo estipulado para la salida de un vuelo –aunque fuera por 15 minutos–, los pilotos lo cancelaban con todo el pasaje a bordo. También se eliminó un beneficio que existía de hecho, aunque no contemplado por ley, que permitía a los pilotos que realizaban vuelos que incluían horas nocturnas (extras) computar todo el recorrido con ese beneficio. Ahora sólo se computan las horas nocturnas dentro del lapso del viaje.

“Nos volvieron a una situación en la que tenemos que ceñirnos a la ley”, señaló a Página/12 el titular de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), Jorge Pérez Tamayo. Estos ajustes no fueron aplicados de inmediato, como sí sucedió con otros puntos, para evitar mayores conflictos. Desde los gremios también se exhibió una actitud menos confrontativa, con la que creyeron quedar exentos del ajuste. Desde Aerolíneas explicaron que “se avanzó en la adecuación de manera progresiva de los horarios, buscando el momento preciso, lo que permitió que no haya conflictos extras”. “No hubo más que alguna queja interna”, reconocieron desde la compañía.

Dentro de ese paquete de medidas, la empresa avanzó también en el tema de las aeronaves y la ampliación de los vuelos de Austral a destinos regionales. El mes pasado Aerolíneas completó el proceso de unificación de su flota para largo alcance, tras incorporar la última unidad de los Airbus 340 que reemplazan a los Boeing 747 (Jumbo), una decisión resistida por el gremio de pilotos. Para Recalde, esa actitud de los pilotos tuvo que ver con que se reducen las “horas muertas” para estos trabajadores. Los Jumbo eran utilizados sólo para viajar a Madrid. Los Airbus permiten una mayor versatilidad de destinos para las unidades y los pilotos. Desde APLA sostienen que la configuración de esos nuevos aviones incrementará los costos y no traerá mayores beneficios. Por su parte, luego de haber conseguido autorización de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), Austral inició vuelos de prueba a Montevideo y Punta del Este desde Aeroparque. El objetivo es sumar destinos en Brasil, Paraguay y Chile.

Compartir: 

Twitter
 

Los gremios aeronáuticos bajaron la actitud confrontativa con el gobierno nacional.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.