EL PAIS › LA MADRE DE PLAZA DE MAYO LINEA FUNDADORA MARTA VASQUEZ, PERSONALIDAD DESTACADA

“Nunca imaginé recibir este homenaje”

La Legislatura porteña distinguió a la titular de Madres Línea Fundadora como “Personalidad Destacada de los Derechos Humanos”. A los 86 años, Marta sigue buscando a su hija desaparecida. Ayer fue acompañada por familiares y amigos de militancia.

 Por Adriana Meyer

Hacía calor en el Salón Dorado de la Legislatura, y ellas se abanicaban con un folleto celeste que contenía la historia de Marta Vásquez, la homenajeada. “Nuestros hijos nos marcaron el camino, nuestra esperanza está en quienes seguirán esta tarea, podemos irnos tranquilas”, dijo esta señora de pañuelo blanco que preside Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora al recibir el diploma con el que fue declarada Personalidad Destacada de los Derechos Humanos. “Mucho se ha avanzado, nunca soñamos con ver en la cárcel a Videla, Menéndez o Acosta, pero falta mucho más”, agregó en medio de aplausos y abrazos.

Luego de transcurrir en la lucha, la adversidad y la incertidumbre, ahora Madres y Abuelas caminan por alfombras rojas, en medio de flashes, sin perder su esencia. Estaban casi todos los que ella querían ver allí sentados, la familia numerosa que le hace de afectuosa hinchada, los amigos, las compañeras de pañuelo blanco bordado o impreso en azul, los funcionarios que la acompañaron en su intensa trayectoria. Cuando entró al salón y caminó del brazo de la diputada Gabriela Alegre hacia el escenario, el aplauso fue de pie. “Es una de las pocas cosas que podemos hacer en esta Legislatura, por ahora (Mauricio) Macri no nos vetó a ninguna”, comentó la legisladora del Frente para la Victoria al referirse a otras personalidades que ya fueron distinguidas como Estela Carlotto, Rosa Roisinblit y otras Madres y Abuelas, casi todas en primera fila junto al diputado y nieto recuperado Horacio Pietragalla, la diputada María José Lubertino y el abogado de derechos humanos Carlos Slepoy, entre otros. “Todas estas mujeres enfrentaron a los poderosos en su lucha política, y mantuvieron su lugar de madres, abuelas o tías con el amor de sus familias”, dijo Alegre antes de dar paso a un video del programa Educación y Memoria, que conduce Claudio Altamirano, a la sazón autor del proyecto. Y destacó que Vásquez es Madre y Abuela, porque busca a su nieto que, según el represor Adolfo Scilingo, habría nacido en la ESMA.

María Marta Vásquez fue detenida el 14 de mayo de 1976 junto a su marido César Lugones. Tenía 23 años, estaba embarazada, era psicopedagoga y realizaba apoyo escolar en una villa del Bajo Flores. Su padre, José María Vásquez, era diplomático de carrera. “Tuvimos seis hijos, María Marta fue la cuarta y era la única mujer. Mi esposo fue nombrado en Italia y allá nacieron los tres primeros, luego en Argentina nacieron otros dos, y el último fue en Chile, íbamos con la casa a cuestas para todos lados, nos mudamos 17 veces. José María ayudaba mucho a los chicos. Después se convirtió en uno de los padres de Plaza de Mayo, aunque siempre temeroso de que me pasara algo”, recordó. “Estábamos en México cuando los secuestraron, nos dijeron que no viniéramos pensando que iba a aparecer enseguida. Lo que siguió fue muy duro y recuerdo a Emilio Mignone siempre presente con su palabra justa, y gracias a su mujer, Chela, me incorporé a la Plaza, empecé a caminar”, agregó. Quizá por el sesgo de la tarea de su esposo, llevó el reclamo de las Madres a los organismos internacionales e integró y presidió la Federación Latinoamericana de Familiares de Detenidos Desaparecidos (Fedefam).

De ese aspecto de la vida de Vásquez, el ex canciller Jorge Taiana destacó que estuvo presente en el coloquio de París de 1981, “cuando ocurrió el primer anuncio de la idea y la necesidad de tener una herramienta para que la desaparición forzada de personas fuera considerada un delito de lesa humanidad e imprescriptible, y 25 años más tarde, cuando se aprobó en 2006 la Convención Interamericana, Marta también estaba ahí”. El ex funcionario, que dirige el Centro de Estudios Políticos de la Universidad de San Martín, afirmó que las Madres y Abuelas “en el momento más oscuro de nuestra historia enfrentaron la barbarie y el terror en busca de verdad y justicia”, y en coincidencia con la evaluación que haría Vásquez minutos después, dijo respecto del proceso de juzgamiento del genocidio: “Estamos encaminados, pero todos deben ser juzgados”.

Las imágenes de sus compañeras en el video sumaron elogios a las palabras de uno de sus hijos, y hubo más y más aplausos y abrazos. “Grande vieja, parate así te vemos todos”, le gritó uno de sus familiares. Marta Vásquez se puso de pie, se dio vuelta y mostró toda su emoción. “A los 86 años veo las cosas con otra visión, nunca me imaginé recibir este homenaje; en 35 años de lucha no logramos encontrar a nuestros hijos, pero hemos tomado su militancia”, dijo.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.