ECONOMíA › REUNION DE EMPRESARIOS ARGENTINOS DE LA UIA Y BRASILEÑOS DE LA CNI

En la búsqueda del equilibrio

Los brasileños se quejan de una supuesta merma de compras argentinas, mientras que los empresarios locales les recordaron el permanente déficit comercial que registra Argentina con Brasil. Acuerdos para avanzar en integración productiva.

 Por Cristian Carrillo

El ministro de Economía, Hernán Lorenzino, pidió ayer a los industriales argentinos y brasileños que “en vez de hacer lobby ante la prensa, dejen los cócteles y se pongan a trabajar en encontrar la forma de fomentar el comercio entre los dos países”. Los dichos del funcionario apuntan a las quejas del titular de la Confederación Nacional de Industrias (CNI) brasileña, Robson Braga de Andrade, quien alertó sobre una caída en las exportaciones de su país hacia la Argentina, que en lo que va del año es de 22 por ciento. El directivo brasileño mantuvo ayer un encuentro con el presidente de la Unión Industrial, José Ignacio de Mendiguren, con motivo de avanzar en la agenda de trabajo del Foro de Empresarios que lanzaron las presidentas Cristina Fernández y Dilma Rousseff. No obstante, el tema casi excluyente fue el comercio entre ambos países.

En conferencia de prensa en la sede fabril, Mendiguren le recordó a Braga de Andrade que Brasil compra 30.000 millones de dólares en países extrazona, de los cuales la Argentina está en condiciones de abastecer 6000 millones.

“La Argentina y Brasil y el resto de los países del Mercosur son aliados y no enemigos”, enfatizó Lorenzino al destacar la importancia de la región para hacer frente a los embates de la crisis internacional. El titular del Palacio de Hacienda señaló que no le “consta que le hayamos comprado a Brasil un 22 por ciento menos”. “Lo que sí nos consta, según las últimas cifras oficiales correspondientes a enero, es que Brasil nos compró un 24,8 por ciento menos y que nosotros importamos desde Brasil un 10 por ciento más respecto del mismo mes del 2011”, agregó. Las declaraciones del ministro se conocieron a escasas horas de la visita de la delegación brasileña a la sede de la UIA, a donde asistieron también los embajadores Luis María Kreckler y Enio Cordeiro, por Brasil.

El encuentro había sido acordado la semana pasada durante el viaje que encabezó Mendiguren, acompañado por Cristiano Rattazzi (FIAT) y Federico Nicholson (Ledesma), a Brasil, en donde se reunieron con el titular de la CNI y con los ministros de Hacienda, Guido Mantega, y de Desarrollo, Fernando Pimentel. La agenda de trabajo de ayer se inició a las 10, con asistencia de técnicos de la UIA y la CNI, quienes acordaron algunos puntos que se dieron a conocer en la conferencia de prensa que al mediodía brindaron Mendiguren y Braga de Andrade en la sede de Avenida de Mayo. En sus respectivas presentaciones pudo vislumbrarse que la negociación no fue sencilla, aunque haya sido calificada por ambos como “positiva”. Los empresarios brasileños se quejan por una supuesta caída en las ventas a la Argentina derivada de mayores controles por parte del Gobierno. Los empresarios locales procuran encontrar segmentos y nichos dentro del mercado brasileño donde poder avanzar, pero señalan que existen impedimentos para incursiones en obra pública o para participar en licitaciones de compras gubernamentales.

“Entre gitanos no nos vamos a estar adivinando la suerte.” Con esa frase y tono cómplice, Mendiguren buscó neutralizar cualquier tensión que pudiese tener el encuentro, según relató el protagonista a este diario. El empresario textil descartó que la merma en las compras externas argentinas a Brasil tenga que ver con una decisión gubernamental. “No es correcto que liguen la caída de las importaciones con eso. Tiene que ver con el nivel de actividad y con nuestra matriz productiva”, señaló el titular de la UIA, quien agregó que “las cifras no convalidan tanta intensidad en los reclamos”. “Llevan 80 meses de saldo comercial favorable para ellos, y un rojo acumulado para la Argentina de 50.000 millones de dólares”, afirmó. La preocupación brasileña por estos días tiene más que ver con una fuerte primarización de sus exportaciones. De hecho, sus cuentas públicas arrojan un saldo negativo de 93 millones de dólares en manufacturas de origen industrial, que es compensado por ingreso de capitales y con exportación de materias primas.

Más allá de este tema, la reunión se desarrolló, en todo momento, sobre la base de una agenda con foco en las oportunidades de integración, inversiones, estímulo al comercio, mejora de la competitividad, según expresaron en la conferencia de prensa. Empresarios que participaron del encuentro reconocen, a diferencia de otras oportunidades, que los brasileños se mostraron más abiertos a una integración formal de las actividades y no al mero acuerdo para ampliar sus mercados. “Ahora nos une el espanto”, señaló la fuente. Los equipos técnicos analizaron durante la mañana temas como la promoción de inversiones bilaterales, mecanismos para resolución de conflictos puntuales que obstaculicen el comercio y propuestas para mejorar las condiciones de competitividad regional.

Compartir: 

Twitter
 

El titular de la UIA, José Ignacio de Mendiguren, junto a su par brasileño, Robson Braga de Andrade.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.