ECONOMIA › OPINION

El pago del Boden 2012

 Por Néstor Restivo *

El pago final de esta semana del Boden 2012 es visto por el Gobierno como uno de los hitos del desendeudamiento del ciclo kirchnerista y por la oposición, como un show mediático. Podría verse de otro modo. Con esos 2300 millones de dólares, o con su equivalente en pesos, se podrían encarar varias acciones distintas si esos fondos estuvieran liberados y si el Gobierno no se viera obligado a pagar por la irresponsabilidad fiscal y monetaria de las gestiones de los ex presidentes Carlos Menem y Fernando de la Rúa, y de su “súper” ministro Domingo F. Cavallo, en una política de agregado incesante de deuda que continuó en el interinato del senador Eduardo Duhalde (pesificación asimétrica, bonos, redescuentos a bancos).

Ese dinero a pagar esta semana es equivalente a:

- Más de todo el presupuesto de este año de varias provincias; por ejemplo, la del Neuquén.

- Más de toda la inversión del año pasado en la Asignación Universal por Hijo, y casi semejante a la que se destinará este año. O sea, más del doble se habría podido destinar a la política social más progresista del gobierno de Cristina.

- La mitad de todos los créditos que moverá el Pro.Cre.Ar, el plan de vivienda lanzado recientemente, según estimaciones de la Cámara Argentina de la Construcción.

- Casi dos presupuestos anuales del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva o más de diez presupuestos (¡una década de investigación para el desarrollo!) de sus dos agencias más importantes, el INTA y el Conicet.

- El triple de lo invertido en un año en el Plan Conectar Igualdad, de distribución de netbooks entre estudiantes. Dicho de otro modo, ya ahora con muchos más chicos disponiendo de esa herramienta, que sin embargo se demorará hasta 2014.

- El triple de lo que costó construir la Autopista Córdoba-Rosario; es decir, fondos para más conectividad vial o para derivar a las tan demoradas inversiones en ferrocarriles.

- Un monto equivalente a lo invertido para finalizar la central atómica Atucha II. Esto es, podría hacerse una central más.

Los ejemplos pueden seguir, pero muestran en una diversidad de temas, de inversiones más que necesarias, cuánto esfuerzo significa la erogación de una carga dineraria producto de la irresponsabilidad fiscal y monetaria de quienes hoy desmerecen sin autocrítica alguna la acción oficial. Y de sus voceros mediáticos actuales, cómplices con pocas excepciones de aquellos festivales de bonos.

* Licenciado en Historia, periodista.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared