ECONOMíA › REPERCUSIONES DISPARES ENTRE SINDICATOS Y EMPRESARIOS POR LOS CAMBIOS EN GANANCIAS

Aumento que gusta mucho, poquito, nada

Las repercusiones por el aumento del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias fueron variadas. El titular de la CTA, Hugo Yasky, afirmó que el incremento disipa las dudas a la hora de las próximas negociaciones salariales, aunque aclaró que hubiese sido mejor una suba de 25 por ciento. Como medida complementaria, sostuvo la necesidad de un cambio en la ley que regula este tributo para finalizar con las exenciones. Por su parte, Hugo Moyano, Luis Barrionuevo y Gerónimo Venegas criticaron la medida por “insuficiente”. El titular de la CGT reclamó un aumento del 50 por ciento y no del 20 por ciento, como ocurrió. Por su parte, el presidente de la Unión Industrial Argentina, José de Mendiguren, afirmó que con esta suba se moderarán los reclamos salariales.

“Es un anuncio positivo para no-sotros, incluso era importante poder conocerlo en este momento en el que estamos empezando las discusiones paritarias. Prácticamente todas las centrales coincidíamos en la necesidad de que se modificara. Nos despeja el tema de la coyuntura para poder seguir discutiendo la propuesta que estamos planteando nosotros, que es modificar la ley y convertir esto en un gravamen a los altos ingresos dándole mayor progresividad”, sostuvo Yasky. El planteo de la CTA no solamente incluye un cambio en las escalas del tributo, sino incorporar al mismo a los jueces y la renta financiera.

El titular del gremio de la construcción, Gerardo Martínez, aliado de la CGT que conduce Antonio Caló, se mostró satisfecho con el anuncio, aunque también reclamó una modificación del tributo para que haya menos trabajadores que lo paguen.

El incremento del mínimo no imponible era esperado tanto por los sindicalistas, a favor u opositores al gobierno nacional, y por las cámaras empresarias, sobre todo para despejar el panorama ante las negociaciones paritarias. “A partir de ayer (por anteayer) se descomprimió uno de los temas de preocupación de todo el sector del trabajo, después se verá si es suficiente”, sostuvo Mendiguren. Por su parte, el presidente de la Federación de Empresarios de la Provincia de Buenos Aires, Raúl Lamacchia, manifestó que los cambios anunciados permitirán volcar mayores recursos al mercado interno.

“Sin duda, los 8000 millones de pesos que significan esta medida se volcarán al consumo, al igual que el aumento a los jubilados, lo que aporta al mantenimiento de un mercado interno sólido”, destacó Lamacchia.

Por su parte, el titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, destacó que “el Estado cumple con su rol promotor de la economía, al inyectar recursos para asegurar la demanda”. “Estas decisiones se toman a favor de los trabajadores que todos los días aportan al crecimiento del país”, agregó.

Por fuera de estas apreciaciones positivas, los distintos sindicalistas aliados a Moyano, incluido el camionero, cuestionaron la medida por “insuficiente”. “Vamos a ir directamente a los paros en los próximos días”, lanzó el gastronómico Luis Barrionuevo. “Aplicar este 20 por ciento es pan para algunas horas, porque después entramos a discutir paritarias”, agregó. Por su parte, Moyano reclamó una suba de 50 por ciento. “Si la inflación sigue en el rumbo que ha tomado en los últimos tiempos, los gremios solos van a convocar a una nueva paritaria”, afirmó.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.