ECONOMíA › EL TITULAR DE LA OIT ESTUVO CON TODAS LAS CENTRALES SINDICALES

Cada uno con su libreto

Guy Ryder recibió a Yasky, Moyano, Micheli y Martínez. El trabajo no registrado y la crisis internacional primaron en la agenda de la CTA y la CGT oficiales. Los opositores denunciaron “intromisión” del Gobierno.

El titular de la CTA oficial, Hugo Yasky, con Guy Ryder.
El camionero Hugo Moyano se quejó por la fractura sindical.
Imagen: DyN.

En una maratónica mañana, el titular de la Organización Internacional del Trabajo, Guy Ryder, recibió ayer a delegaciones de las cuatro centrales sindicales argentinas con representación en el organismo. La CTA de Hugo Yasky, la encabezada por Pablo Micheli, la CGT que lidera Hugo Moyano y la de Antonio Caló pasaron por el hotel Pestana, donde se alojaron los representantes de la OIT, en una seguidilla de reuniones. El tema común de los encuentros fue el del impacto de la crisis económica global sobre el empleo. Por encima de esto cada central, según su posicionamiento, llevó a Ryder sus críticas o elogios al Gobierno.

Esta es la primera visita que el dirigente –el primer sindicalista en llegar a la dirección de la OIT– hace a la Argentina. En ese marco, desde antes de iniciar la gira Ryder había anticipado su intención de entrevistarse con todas las organizaciones. Lo hizo con una agenda apretada, por lo que algunas delegaciones terminaron cruzándose en el lobby del hotel.

La CTA de Yasky abrió la ronda. “Por un lado, le comunicamos que el tema que nos preocupa es el trabajo no registrado, porque un 34 por ciento es una cifra muy alta”, contó el docente al salir del encuentro acompañado por su comitiva. Otro de los puntos que llevó la delegación de la CTA afín al Gobierno fue el viejo reclamo por la personería gremial, que los dirigentes del sector están reformulando: plantean que un decreto que igualara derechos entre las organizaciones sindicales con personería y las simplemente inscriptas resolvería la cuestión.

Yasky dejó también sobre la mesa algunos reconocimientos al Ministerio de Trabajo. Señaló, por ejemplo, que la cartera tomó “el compromiso de empezar a discutir sobre las tercerizaciones fraudulentas”, así como el de sancionar dos leyes que podrían tener fuerte incidencia a nivel social, la destinada a convertir en un delito penal el trabajo infantil y el proyecto que regula la actividad de las trabajadoras de casas particulares.

Ryder recibió en segundo lugar a la CTA opositora que lidera Pablo Micheli. En un artículo difundido por ACTA, la agencia de noticias de su organización, el estatal aseguró que el titular de la OIT se mostró “preocupado” por la fractura de la CTA y la CGT producidas el año pasado. En ese marco, Micheli cargó culpas contra la Casa Rosada y afirmó: “Ryder está preocupado por la intromisión del Gobierno. Es muy claro en que no quiere que los Estados se metan en los asuntos internos de los sindicatos”. El contenido de la declaración causó malestar en el Ministerio de Trabajo, desde donde salieron a desmentir que ésta haya sido la posición del titular de la OIT (ver aparte).

Hugo Moyano y la delegación de la CGT Azopardo llevaron, en la tercera reunión de la mañana, las mismas críticas vinculadas con la fractura cegetista. Moyano se quejó ante Ryder de “las dificultades en que está inmerso el movimiento obrero” y denunció la “intromisión” del Gobierno en las elecciones internas de la central obrera. En este paquete, los cegetistas también protestaron contra la Rosada por “las graves acusaciones” que los tuvo por blanco cuando los saqueos de diciembre a los supermercados.

La CGT oficial cerró la ronda de encuentros. La delegación fue encabezada por Gerardo Martínez, que por su historia como secretario de Relaciones Internacionales de la CGT es, de los dirigentes sindicales locales, el que viene teniendo el trato más cercano con la gente de la OIT. “Se habló sobre todo de la crisis mundial y la necesidad de fortalecerse sindicalmente”, apuntó uno de los integrantes de la delegación cegetista. “El tema prioritario en la visión de la OIT y de los sindicatos argentinos es la promoción del empleo y el impacto que pueda tener la crisis global. En este caso, lo que importa es ver cómo promover en la región medidas no sólo gubernamentales, sino también con participación de los gremios, que apunten a fortalecer la negociación colectiva y a promover el empleo.”

La puerta del hotel, donde una guardia periodística esperó la salida de las delegaciones, fue una vidriera donde los dirigentes hablaron de los temas que marcarán la agenda sindical de los meses inmediatos, como las paritarias y la incidencia en esas discusiones de la baja en el piso de Ganancias. Moyano consideró insuficiente la suba del 20 por ciento en el mínimo no imponible, y planteó que debió haber sido “de un 50 por ciento”. Micheli, en el mismo sentido, dijo que ve “un horizonte de conflicto”. Yasky valoró la medida como “un dato positivo” y agregó que la línea de referencia de su sector para las paritarias será del 25 por ciento.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.