ECONOMIA › HASTA LAS AUTORIDADES EUROPEAS ADVIERTEN EL RIESGO DE “REVUELTA SOCIAL”

El ajuste y el precipicio

“No excluiría la posibilidad de una revuelta social”, advirtió el ex presidente del Eurogrupo Jean-Claude Juncker, respecto de las consecuencias sociales de las políticas de ajuste. La crisis europea se profundiza.

 Por Raúl Dellatorre

El ex presidente del Eurogrupo y actual primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, le puso calor y realismo a la cumbre de jefes de Estado y de gobierno de la Unión Europea. “No excluiría la posibilidad de que corramos el riesgo de ver una revuelta social”, dijo, al subrayar la necesidad de equilibrar austeridad y crecimiento. La Confederación Europea de Sindicatos se convocó ayer en Bruselas para mostrar su rechazo a las políticas de ajuste y reclamar medidas contra el desempleo juvenil, tema al que aludió Juncker en su respuesta. El primer ministro luxemburgués apuntó que los líderes tienen dos opciones: ignorar esas protestas y dejar que se extiendan o bien tener en cuenta sus demandas, que “se están formulando seriamente”.

España y Grecia muestran las situaciones sociales más dramáticas. Italia, Francia y otros países integrantes de la Eurozona evidencian una tendencia preocupante, por una crisis que se prolonga, se expande y ya no deja al margen ni siquiera a Alemania, país con posición dominante en el continente que, hasta no hace mucho, parecía el único privilegiado de una política comunitaria que cargaba el peso de la crisis fundamentalmente sobre la espalda de los más débiles.

Desde Atenas llegó información actualizada sobre el nivel de desempleo, que alcanzó al 26 por ciento en el cuarto trimestre de 2012, mientras que el desempleo juvenil (menores de 25 años) alcanzó un alarmante 57,8 por ciento, 7,9 puntos más que un año antes. En tanto, el fantasma de los desalojos por deudas hipotecarias se extiende sobre España, pero un tribunal europeo tomó cartas para evitar que este tipo de conflictos echara más leña al fuego. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea se pronunció en contra de la legislación sobre desalojos de la Península, que habilita la expulsión a la calle de familias con deudas hipotecarias impagas sin permitir siquiera que un juez competente pueda considerar “abusiva” la medida o que adopte medidas preventivas para detener el procedimiento. La normativa “es contraria al Derecho de la Unión”, dijo el tribunal.

Las posiciones más rígidas de los países centrales de Europa se enfrentan con las de las naciones periféricas, que reclaman mayor flexibilidad en las políticas de ajuste. Juncker, hasta enero titular del Eurogrupo, parece ahora haber escuchado esta demanda.

Mientras el Banco Central Europeo exhortaba ayer, desde Francfort, a la Eurozona a “continuar con las reformas necesarias” para reducir los desequilibrios presupuestarios, Juncker reclamó en Bruselas que las políticas de consolidación fiscal “no afecten el crecimiento”. En su opinión, Europa debe encontrar “una nueva intersección” entre las políticas de austeridad y el impulso a la actividad económica y el empleo, “algo que necesita de una labor intelectual y artesana”. No exclusivamente técnica, como creen otros.

“Es necesario que expliquemos mejor nuestras políticas, desarrollando la idea simple de que si intentamos combatir el déficit con déficit y la deuda pública con deuda pública, corremos un riesgo todavía mayor”, advirtió. “Pero es verdad –reconoció inmediatamente– que tendremos un problema mientras las perspectivas de crecimiento no mejoren y el nivel de paro (desempleo) crezca.”

Compartir: 

Twitter
 

Angela Merkel, canciller alemana. Crece la resistencia a la “línea dura” del ajuste.
Imagen: EFE
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared