ECONOMíA › AXEL KICILLOF SE REUNIO CON EL VICEPRESIDENTE DE LAN. AA PIDE VUELOS DE CABOTAJE EN CHILE

“No queremos echar a ninguna aerolínea”

Ante la amenaza de LAN de abandonar las operaciones en la Argentina por la pérdida del hangar en Aeroparque, el Gobierno solicitó un informe técnico a la compañía para que explique la situación. La empresa chilena se resiste porque aumentarían sus costos.

 Por Sebastián Premici

”La resolución del Orsna (Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos) no busca la suspensión de las operaciones de LAN desde Aeroparque ni su salida del país. Sin embargo (Enrique), Cueto, vicepresidente de la compañía, sostuvo que la mudanza del hangar tornaría inviable su operación. Por tal motivo, les solicitamos un informe técnico ya que aún no han realizado ningún descargo. No queremos echar a ninguna aerolínea.” El ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, realizó estas declaraciones durante una conferencia de prensa al finalizar el encuentro que mantuvo el viceministro de Economía, Axel Kicillof, con Cueto. De la conferencia también participó el titular del Orsna, Gustavo Lipovich. Randazzo anunció que le solicitaron a Latam (la empresa que surgió de la fusión de LAN y TAM) que oficie de intermediario para proponer la apertura de vuelos de cabotaje para Aerolíneas tanto en Chile como en Brasil.

Durante la reunión con Cueto, el viceministro de Economía le expresó “cierta sorpresa” por las amenazas de abandonar la operatoria en el país tras las modificaciones propuestas en Aeroparque, que no sólo afecta al hangar de LAN, sino de otras seis compañías. “Parecía que habíamos ido con una tarjeta roja para echar a LAN. No tenemos intención de echar a nadie. Solicitarle a una empresa que debe correr su hangar para relocalizarse en otro aeropuerto está lejos de una decisión precipitada como publicaron los medios de comunicación de la oposición”, sostuvo Kicillof.

La posibilidad de reubicar a las empresas que actualmente están utilizando los hangares en la Plataforma Sur del Aeroparque Jorge Newbery fue incluida en el Plan Maestro reglamentado en 2010. Allí se establecía que en caso de utilidad pública, dicho espacio debía quedar para el Estado.

Según informó Randazzo, el Gobierno planificó la inversión de 850 millones de pesos (2013-2015) con el objetivo de ampliar la terminal de pasajeros, agregar cuatro mangas, construir un estacionamiento multinivel, una nueva torre de control, y la ampliación de la zona donde estacionan los aviones. “Obviamente, la medida cautelar (dictada por la jueza Claudia Rodríguez Vidal) retrasará el plan de inversiones”, sostuvo Randazzo.

En su medida precautoria, la jueza Vidal le solicitó al Orsna que elabore un informe para que dé cuenta del interés público comprometido en las resoluciones dictadas. El plazo otorgado fue de cinco días. Por otro lado, el Estado le solicitó a LAN que transparente sus costos en función de una posible adecuación edilicia del hangar que están utilizando.

El director de comunicaciones de la empresa, Agustín Agraz, había afirmado a Página/12 que el cambio de hangar les impediría seguir con los vuelos regulares por una cuestión operativa. Sin embargo, en la demanda reconocen la cuestión financiera que todavía no fue explicitada. Por eso el pedido del Ejecutivo, que se complementará con el informe que deberá elaborar el organismo regulador.

La otra estrategia del Gobierno fue hablar de “trato recíproco”. “Este criterio de reciprocidad implica que cuando un país demanda determinadas licencias o beneficios, debe, a su vez, reconocer las mismas condiciones en su propio territorio. Sólo pedimos que Aerolíneas goce de los mismos beneficios que LAN en la Argentina”, manifestó Randazzo.

La posibilidad de que una empresa extranjera pueda realizar vuelos de cabotaje en otro país responde a la llamada “política de cielos abiertos”, a la cual la Argentina no adhiere. Por eso la chilena LAN tuvo que constituir una compañía local (por más que su controlante sea chilena). De hecho, Aerolíneas ya intentó volar en Chile con Aerolíneas del Sur, pero la operación no prosperó ya que no era negocio competir con LAN en Chile por su férrea protección del mercado, algo que ahora cuestiona Aerolíneas Argentinas.

En los últimos años, el tráfico de Aeroparque creció en un promedio de 100.000 pasajeros por año, según los datos informados por Randazzo. Parte de este crecimiento puede explicarse con el incremento en los vuelos de Aerolíneas Argentinas y Austral luego de la recuperación por parte del Estado. En 2008, las frecuencias anuales de Aerolíneas y Austral eran de 24.633, mientras que para 2012 se habían incrementado a 36.299 vuelos. Para este año, la empresa podría transportar 8,4 millones de pasajeros.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

El vice de Economía, Axel Kicillof, junto al ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.