ECONOMíA › REPUDIO A LA REPRESION POLICIAL A MANIFESTANTES

Tensión en la capital neuquina

 Por Laura Vales

Tras la represión a la marcha contra el acuerdo firmado por YPF que permitirá el desembarco de Chevron en Neuquén, el gobernador Jorge Sapag defendió la actuación de la policía y negó que los efectivos hayan disparado con balas de plomo contra los manifestantes. El mandatario aseguró que Rodrigo Barreiro, que fue internado con un impacto en el tórax, “recibió el disparo de un arma tumbera a 300 metros” de donde estaban los uniformados. El tema generó una polémica porque el fiscal que interviene en el caso, Maximiliano Breide Obeid, aseguró a su vez que se trató de un proyectil “no convencional”, según lo que se podría ver en las radiografías. El tema es que el proyectil quedó alojado en el tórax del herido y hasta no extraerlo no se podrá saber con certeza de qué se trata.

El joven fue atendido en el hospital Castro Rendón y está fuera de peligro. El mismo día de su internación, la directora de Emergencias Sanitarias, Luciana Ortiz Luna, informó que el impacto fue “en el lado derecho del pecho, a la misma altura del corazón, y se trata de una herida de proyectil de densidad metálica”.

Por otra parte, Sapag agregó que a su criterio “la policía actuó con seriedad y profesionalismo” y acusó por los incidentes a “el MAS y el PTS, que son minoritarios y atentaron contra la Legislatura dejándola hecha un desastre”.

El diputado Raúl Godoy (Frente de Izquierda) había denunciado una segunda persona herida de bala en un dedo. Ayer César Dell’Ali, titular del Sindicato de Profesionales de la Salud, aclaró que la joven no fue herida de bala, sino que mostró a los médicos que estaban en la manifestación un proyectil de metal que, dijo, la policía estaba disparando contra los manifestantes.

“Estábamos parados, todo el grupo de médicos que fuimos a la marcha, y vimos cuando un par de personas traía al chico herido, Rodrigo Barreiro, y lo subían a un auto. Nos piden, por favor, que fuéramos a verlo, nos acercamos y vimos que tenía una herida en el pecho, lo llevaron al hospital. En ese momento se nos acercó una chica con su novio porque quería que miráramos la herida que él tenía en un dedo. Ahí la chica me mostró un proyectil de tipo de plomo, redondo, una bolita. ‘Miren con lo que están tirando’, nos dijo. No era una bala de goma, sino una bolita, medio oscura, como si fuera marrón, pero estaba pintada porque al rascarla abajo aparecía el metal. No tenemos idea de qué tipo de proyectil era porque nunca antes lo vimos.” En repudio a la represión, que dejó al menos 28 heridos, ayer miles de personas marcharon hasta la casa de gobierno neuquina. La jornada fue acompañada con un nuevo paro de 24 horas de la CTA provincial.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.