ECONOMIA › EL BICE ESTIRO A QUINCE AñOS LOS PRESTAMOS A EMPRESAS PARA PROYECTOS PRODUCTIVOS

Créditos a largo plazo para inversión

El Banco de Inversión y Comercio Exterior, bajo control estatal, presta a pymes al 23 por ciento a quince años. El 70 por ciento de los créditos va al interior del país.

 Por Cristian Carrillo

El Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) extendió el plazo de sus créditos a la inversión productiva a un máximo de quince años y a diez años a otras entidades financieras con el mismo destino. La tasa que se aplicará a estos préstamos, según las condiciones actuales del sistema, será de hasta 23 por ciento anual para líneas directas y de 22,5 por ciento en caso de que se canalice a través de otros bancos, según detalló ayer el presidente del BICE, Mauro Alem. La institución se focaliza en préstamos para inversión a largo plazo, con destino prioritario a pequeñas y medianas empresas y economías regionales. El 70 por ciento de la cartera del año pasado estuvo compuesta por préstamos a más de cinco años y el promedio actual es de seis. Desde 2003 lleva otorgados 1800 créditos, en cuyos proyectos se generaron más de 22.800 puestos de trabajo permanentes.

“Extender a 15 años los plazos para el financiamiento de la inversión es un logro sin precedentes en el sistema financiero local. También esperamos cofinanciar con los bancos proyectos de inversión de mayor envergadura que requiere el crecimiento de nuestro país”, afirmó Alem. El directivo detalló que la ampliación en los plazos y el aumento en la cartera de crédito responde a la “decisión del Gobierno de que se reinviertan las utilidades desde 2009, que antes se giraban a los socios y ahora van a recapitalizar al banco, lo cual permitió duplicar en tres años el patrimonio”. En 2011 la entidad contó además con fondos provenientes de la capitalización en fideicomisos más un aporte de 100 millones de pesos de una partida presupuestaria. Esta solidez le permite mantener un bajo nivel de apalancamiento –mide las veces que el patrimonio es prestado– de apenas dos veces y media y un nivel de incobrabilidad de 0,6 por ciento. “Históricamente el BICE nunca superó un nivel de mora de uno por ciento”, aclaró el directivo.

La línea a empresas apunta a pequeñas y medianas firmas con facturación de hasta 300 millones de pesos anuales. La tasa de interés se compone de la Badlar (promedio para bancos públicos y privados del último mes) más un spread de cuatro puntos. Según los valores de la Badlar a agosto, los créditos directos a las empresas serán a 20,5 por ciento a un plazo de diez años, de 21,5 a doce años y de 23 a quince. En el caso de los fondos prestados a entidades financieras, la tasa es de 20 por ciento hasta cinco años y de 22,5 hasta diez años. El monto máximo para prestar es de 40 millones de pesos. El caso más saliente fue el crédito por ese total entregado a SanCor que, si bien mantiene una estructura que escapa a los estándares de pyme, está constituida como una cooperativa.

“El crecimiento de la cartera de créditos del BICE contribuyó a que se generaran más de 3500 puestos de trabajo en 2012, explicado mayoritariamente por el aumento del 41 por ciento en sus desembolsos en créditos de inversión. A diferencia del sistema financiero, el BICE orienta el 70 por ciento de sus créditos a economías regionales y logró desde 2010 llegar a todas las regiones del país”, según detalló el titular del banco. Consultado por este diario, Alem aseguró que la decisión del Banco Central de obligar a los bancos a prestar a inversión productiva un porcentaje de sus depósitos a tasa fija del 15 por ciento implicó un cambio en el perfil del BICE. “Los bancos prestan hasta tres años y desde el BICE financiamos a más largo plazo. Obviamente nos quitó parte de la cartera, pero ahora extendemos los plazos y apuntamos a proyectos que los bancos no atienden”, señaló.

El titular se refirió a inversiones “complejas”, al incorporar equipamiento y nuevas tecnologías de producción que requieren de mayores plazos para el recupero de la inversión. Asimismo, los proyectos financiados por el BICE han ido incorporando en mayor medida el empleo de tecnología nacional a través de acuerdos con el Fontar (Fondo Tecnológico Argentino), buscando financiar la etapa comercial de proyectos de investigación y desarrollo. Actualmente, la entidad tiene un rol pionero en la financiación de los primeros proyectos de generación de energías renovables (eólica, solar, biomasa) del país.

Compartir: 

Twitter
 

“Es un logro sin precedentes”, destacó Mauro Alem, titular del BICE.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared