ECONOMíA › ELEVARá EL ACCESO A DóLARES PARA INVERSIONES AUTOMOTRICES

El Central abre la billetera

El equipo económico, la cartera de Industria y el Banco Central están definiendo montos más elevados de venta de dólares para el sector industrial y para importadoras. Las automotrices piden 3000 millones por año.

 Por Cristian Carrillo

El Gobierno ampliará el acceso a divisas a las terminales automotrices, las cuales actualmente tienen un cupo mensual de cien millones de dólares. Mientras empresarios del sector y funcionarios analizan una adecuación de ese tope para la compra de dólares con destino a la importación de autopartes y vehículos, el equipo económico resolvió un incremento adicional cuando las solicitudes tengan como destino la realización de inversiones, según pudo saber este diario. No habrá tope para la compra de divisas por ese concepto. La noticia se conoce en momentos en que los directivos de algunas automotrices endurecieron el reclamo por mayor acceso al mercado de cambios. Durante un debate del sector en el marco de un ciclo organizado por un matutino porteño, los principales referentes de la actividad automotriz reiteraron el pedido de incrementar los cupos. La mejora en el perfil de reservas del Banco Central también permitió en las últimas semanas un mayor acceso a la compra de dólares en el mercado único y libre de cambios a importadoras, que pasó de un monto mensual de 300 mil a 500 mil dólares por empresa.

El equipo económico implementó durante septiembre la modalidad del “cupo mensual”, cuyos desembolsos se autorizan cada semana, con el objetivo de mantener regulada la salida de divisas. Las medidas implementadas en las últimas semanas, como el swap de monedas con China, el arribo de inversiones y el acuerdo de liquidación de la cosecha con las cerealeras, le otorgaron mayor tranquilidad al Central. Esto se reflejó en una mayor disponibilidad de dólares tanto para las empresas con cronograma de compras, importadoras y para la importación de insumos de pequeñas y medianas empresas. En ese contexto, el viernes pasado funcionarios de la cartera industrial comunicaron a las firmas electrónicas un aumento de 60 millones mensuales a partir de diciembre (de 120 a 180 millones por mes). Por su parte, se fijó un cronograma para fabricantes de motos, con 30 millones de dólares mensuales para compra de motopartes, y para importación del sector de bienes de capital por un monto de 20 millones.

En simultáneo, los empresarios del sector automotor mantienen desde hace unas semanas varias reuniones con funcionarios de Economía y de Industria. En esos encuentros se les pidió a las terminales que especifiquen la planificación de compra de insumos o vehículos para los próximos meses, con el objetivo de “permitir un acceso acorde a los pedidos de las compañías”, explicaron fuentes de Industria. Cuando se establecieron los cupos en septiembre último quedó abierta la posibilidad a actualizaciones, agregó la fuente. “Todavía no tuvimos la devolución a ese pedido”, informó el colaborador de Giorgi. En tanto, las terminales contarán con un adicional para el acceso a la compra de divisas en el caso de inversiones. Los presidentes de las filiales locales para General Motors, Ford y Fiat plantearon la necesidad de contar con mayor disponibilidad de dólares para incrementar la producción del sector, al tiempo que previeron cerrar este año con un volumen de ventas de entre 650 mil y 670 mil unidades 0 Km. El titular de Fiat, Cristiano Rattazzi, sostuvo que “si queremos un mercado de 700 mil (vehículos), necesitamos tres mil millones de dólares por año”. “A partir de octubre tuvimos una decisión del Gobierno que nos ayudó para el flujo de dólares que necesitábamos para operar, aunque no es suficiente todavía”, reconoció Isela Costantini, presidenta y directora ejecutiva de General Motors de Argentina, Uruguay y Paraguay. “De la liberación de dólares dependerá que el año próximo tengamos una industria con un nivel más alto o más bajo”, graficó la jefa de GM regional.

La directiva relató que su empresa sufrió por el recorte impuesto en las importaciones, pero la producción “se mantuvo bastante firme”. Por su parte, Rattazzi consideró que la industria automotriz local “en su momento exportó más a México –en términos relativos–, pero después nos encerramos en Brasil. Evidentemente hay un problema de competitividad en el Mercosur y es un problema que hay que ver”, aseguró. Para el presidente de Ford Argentina y Chile, Enrique Alemañy, existe un problema de competitividad. “Si miro precios en Chile y Perú, por ejemplo, en los autos medianos y chicos, no podemos competir”. agregó. El titular de la marca del óvalo consideró que para el desempeño de la actividad en el país será clave la evolución económica de Brasil. Para Rattazzi ese desempeño será “similar a este año”. “El gran desafío para la producción en el sector son los proveedores, porque es más fácil traer una inversión”, dijo Costantini.

Compartir: 

Twitter
 

El Gobierno negocia con las automotrices el nuevo cupo de venta de dólares para producción.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.