ECONOMíA › ESTIMAN AUMENTOS DE MAS DEL 30 POR CIENTO ESTE AÑO EN LOS AUTOS MAS VENDIDOS

Con menor tributo, vía libre a la suba

La baja de la tasa de impuestos internos para los autos de alta gama, en su mayoría importados, del 50 por ciento al 10, levantó una de las barreras que frenaban el incremento de los autos de menor valor, pero de mayor demanda.

 Por Federico Kucher

El precio interno de los autos cero kilómetro experimentará en 2016 una suba de más del 30 por ciento producto de la devaluación. Las concesionarias adelantaron que, para comenzar, en los próximos días el aumento será en promedio del 15 por ciento, en donde algunas marcas como Ford marcarán subas de hasta el 20 por ciento a partir del viernes. El gobierno de Macri anunció una rebaja en el impuesto para los autos de lujo, lo cual disminuirá el precio de apenas 7 de cada 100 autos que se comercializan en el mercado local. El resto de los rodados experimentará fuertes subas porque el ajuste del tipo de cambio aumenta el precio final de los autos importados y también encarece el valor de los autos nacionales que emplean 80 por ciento de componentes del exterior. La rebaja del impuesto a vehículos de alta gama implicará un fuerte incremento de importaciones, que potenciará el déficit de divisas del sector.

Los autos tendrán un incremento notable de precios este año. Es una consecuencia del aumento del dólar promocionado por Mauricio Macri, el cual ya generó una escalada de remarcaciones en muchos productos del mercado local. Los rodados que comercializan concesionarias en todo el país, no importa si son importados o de producción nacional, tendrán una suba superior al 30 por ciento. El auto que llega del exterior subirá casi en la misma proporción que el tipo de cambio, que en las últimas semanas experimentó un ajuste de más de 40 por ciento. El auto de producción nacional también sentirá el efecto de la devaluación debido a que, en su estructura de costos, 8 de cada 10 componentes de la fabricación (partes y piezas) se compran de afuera. A partir de marzo, la negociación paritaria también generará una presión extra sobre los valores de lista de los modelos que se producen en las terminales nacionales.

Las novedades en el mercado automotor no son sólo por la suba de precios, sino que ayer se reglamentó la reducción del impuesto a los autos de alta gama. La medida fue fuertemente criticada por especialistas del sector automotor. “La lógica del impuesto a los autos de lujo era proteger la producción local. Pero sobre todas las cosas, reducir la fortísima demanda de dólares que se destinaba a la compra de vehículos de alta gama. La idea de este impuesto que se puso a comienzos de 2014 era moderar el déficit comercial de la actividad, con el objetivo de cuidar los dólares que no sobraban y que se requerían para sostener la producción y el empleo de otros sectores”, aseguró a este diario la investigadora Ana Garriz, del Citra (Centro de Innovación de los Trabajadores, UMET-Conicet). Agregó que “la modificación en el impuesto genera un cambio de precios relativos que favorece a los vehículos importados sobre los nacionales y deja sin una herramienta importante al sector público para seguir promocionando la integración de la cadena automotriz”. El impuesto a los autos de lujo había permitido reducir importaciones por más de mil millones de dólares. La modificación en el impuesto a los rodados suntuarios, que realizó el nuevo equipo económico argumentando que provocaba distorsiones y no incrementaba la recaudación, tendrá efectos para disminuir el precio de apenas el 7 por ciento de los vehículos que se comercializan en el mercado interno. Pero incrementará el precio en vehículos que se vendían a un valor apenas inferior al que empezaba a cobrarse la tasa impositiva (que llegaba hasta el 50 por ciento y ahora bajó al 10 por ciento), cuya última actualización ubicó en 350 mil pesos. En las concesionarias sabían que no se debía superar ese límite de precios a partir del que se fijaba el impuesto para mantener el nivel de demanda. Con los cambios, el vendedor ya no tendrá como referencia este techo de precio.

Un ejemplo hace sencilla la explicación. Si la carga impositiva recaía sobre los autos de más de 350 mil pesos, algunos modelos eran comercializados a 349 mil para evitar tener un recargo de 50 por ciento, puesto que no era negocio ofrecer la unidad a 525 mil pesos. Ahora, el recargo es menos sensible y las concesionarias tendrán menos incentivos para no superar los 350 mil.

Compartir: 

Twitter
 

93 de cada 100 autos vendidos al mercado interno estaban excluidos del impuesto extraordinario.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.