ECONOMíA › CONDICIONAN SUBSIDIOS A PAGOS A CAMMESA

Exponen a usuarios

 Por Fernando Krakowiak

La resolución que ajustó los precios mayoristas de la energía incluyó un plan de estímulo para incentivar la reducción del consumo y una tarifa social para los sectores más vulnerables. Esa misma norma estableció también que las distribuidoras que tengan deudas pendientes con la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico Mayorista (Cammesa) deberán acordar un plan de pagos y garantizarlo a través de la cesión de sus créditos. Lo llamativo es que en el artículo 9 se aclara que el plan de estímulo y la tarifa social sólo le serán aplicables a aquellas distribuidoras que cumplan con las obligaciones previstas. De este modo, si una distribuidora no paga, los usuarios de la misma perderían los beneficios de la tarifa social y el descuento por ahorro de energía.

La medida establece un nuevo precio estacional de la energía mayorista que oscila entre 321,39 y 312,26 pesos por Mwh, dependiendo de si son horas pico o no. Las nuevas cifras suponen un ajuste cercano al 300 por ciento que deberán pagar las distribuidoras a partir del lunes, lo que impactará de lleno en las facturas que abonan los usuarios de todo el país. El efecto porcentual que tendrá ese mayor costo en la factura final será disímil según cada distribuidora porque estas empresas cobran tarifas muy dispares. En el caso de Edesur y Edenor, donde las tarifas permanecen congeladas desde hace años, la suba del precio mayorista de la energía tendrá un impacto mayor que en el resto del país. A su vez, ese golpe al bolsillo se combinará con una recomposición del valor agregado de distribución, lo que terminará de darle forma a un tarifazo inédito.

Para atenuar este ajuste, el gobierno dispuso la creación de una tarifa social para usuarios residenciales vulnerables que cumplan con una serie de requisitos (ver nota central). La norma prevé bonificarles todo el consumo hasta 150 kwh por mes y partir de esa cifra una tarifa reducida de 31,39 pesos por Mwh, siempre que el consumo mensual sea menor o igual al registrado en el mismo mes de 2015. Ese subsidio se combina con un plan de estímulo para todos aquellos usuarios que ahorren energía. Si el ahorro es de al menos un 10 y hasta un 20 por ciento, se les tomará un valor de la energía de 251 pesos por Mwh en hora pico y si es mayor al 20 por ciento pagarán 201 pesos por Mwh. Tanto el descuento que supone la tarifa social como el descuento por ahorro de energía no corren por cuenta de la distribuidora sino del Estado nacional, que es quien subsidia a los usuarios. Por lo tanto, cuando el gobierno amenaza con quitarle ese subsidio a la distribuidora si ésta no cumple con los pagos a Cammesa, lo que hace es exponer a los usuarios más necesitados, pues la distribuidora que deje de recibir ese beneficio automáticamente le trasladará ese mayor costo a sus clientes.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.