ECONOMíA › CONVERSACIONES DE MORENO CON LOS CONSTRUCTORES

La lupa sobre los costos

 Por Cledis Candelaresi

Inquieto por el creciente valor de la propiedad y su correlato, los alquileres, Guillermo Moreno también convocó a los constructores para investigar los costos del sector y definir una eventual estrategia para contener los precios de este rubro. En una rápida respuesta, los empresarios nucleados en la Cámara Argentina de la Construcción propusieron al secretario de Comercio ver cuánto aumentaron sus insumos, alentados por el boom de la actividad, y así intentan ahuyentar cualquier eventual incógnita sobre sus márgenes.

Moreno quiere entender la dinámica del negocio para desentrañar por qué si el costo de construcción de un departamento standard de clase media es de 1400 pesos el metro cuadrado, su valor de venta trepa a 3000, incluyendo en ese monto el precio del terreno y los márgenes de desarrolladores e inmobiliarias. Para aclarar el panorama, la CAC sugirió al funcionario observar cómo evolucionan los precios de los insumos de un edificio para clase media-media, ajeno a cualquiera de las suntuosidades propias de una costosa construcción de Puerto Madero. Sobre esta base, detallaron al funcionario un modelo de construcción de hasta ocho pisos, con unidades de entre dos y tres dormitorios, revestimientos externos a la cal e internos en yeso y aberturas de aluminio.

Los empresarios suponen que la tarea de Moreno –apuntalada por los relevamientos específicos que hace el Indec sobre varios modelos de construcción– resultará tan reveladora como los estudios propios. Estos descubren aumentos muy importantes de los insumos básicos, que en el último año dieron un salto notorio como el 41 por ciento de la grifería, el 39,9 por ciento del asfalto o el 36 por ciento del ladrillo hueco. Expresado en términos estadísticos, el rubro “materiales” aumentó en el primer semestre del 2006 el doble de lo que había subido en ese mismo lapso del 2005.

Según los asesores de la Cámara, las causas de ese encarecimiento son variadas y no están necesariamente ligadas a la concentración de oferta, como ocurre en el sector de los productores de cemento, hace un tiempo sancionados por Defensa de la Competencia debido a conductas cartelizadas. En el último año, ese producto subió un 9,9 por ciento. Pero los cables, empujados por el creciente precio del cobre, duplicaron sus precios. Otros insumos picaron en punta porque los fabricantes aprovechan la coyuntura de agotar su stock, ya que no pueden responder a la explosiva demanda con la rapidez necesaria.

Al costo de los materiales, le suman el salarial, que en el último año se habría remontado un 32 por ciento y que ahora seguirá hacia arriba en virtud del último ajuste salarial acordado del 19 por ciento sobre las remuneraciones. Aquí un punto de discordia entre los técnicos privados y el Indec, cuyas mediciones registran una suba más atenuada en este punto (en el índice oficial de julio este rubro cayó un 1 por ciento).

Para los constructores es un resultado “extraño”, en parte por la alta ponderación de los salarios de los subcontratistas, que representan el 40,3 por ciento del índice de mano de obra oficial. Aquí se incluye lo que ganan yeseros o gasistas que, por escasear, tienen chances de subir el valor de su trabajo. Aunque, tal como destacan en el Indec, generalmente se remunera “en negro”.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.