SOCIEDAD › DETIENEN A UN EDITOR DE UN DIARIO BRITANICO

La prensa espía a la realeza

 Por Marcelo Justo
Desde Londres

En un nuevo capítulo de la batalla entre la realeza y los tabloides británicos, Clive Goodman, editor de uno de los más escandalosos tabloides, el dominical The News of the World, fue acusado de participar en la intercepción de mensajes de texto y escuchas telefónicas del personal del heredero del trono, el príncipe Carlos. Según la policía británica, este caso de aparente espionaje periodístico va mucho más allá de la monarquía. Conocidas figuras del mundo político y celebridades variopintas, cuyos pecadillos suelen ser tapa de la poderosa prensa amarilla local, se encuentran en el centro de la investigación policial.

La investigación comenzó en diciembre pasado, cuando tres empleados de la residencia oficial del príncipe Carlos, Clarence House, se comunicaron con la unidad de Seguridad de la Realeza de la Scotland Yard porque sospechaban que alguien estaba espiando sus mensajes de texto y llamadas. Este martes, la Unidad Antiterrorista de la policía, a cargo de la investigación, arrestó a Clive Goodman, editor de temas reales del periódico del magnate australiano Ruppert Murdoch, y allanó varias oficinas del periódico dominical y de su compañía madre, la News International, que edita al indiscutido rey de la prensa amarilla británica, The Sun, así como al más tradicional The Times. Junto a Goodman fueron detenidas otras dos personas, una de las cuales fue puesta en libertad bajo fianza.

Una de las pistas clave del caso fue un mensaje que el editor político de la Independent Television News (ITN), Tom Bradby, le dejó en su contestador al secretario de prensa del príncipe Carlos, Paddy Harveson, sobre el cumpleaños de su alteza. Aunque ninguno de los dos llegó a intercambiar una palabra, el News of the World publicó en su momento una pequeña nota con reproducciones literales del mensaje. Esta historia encendió luces de alarma en el palacio y en ITN que desembocaron en la investigación policial. Las relaciones entre los tabloides y la monarquía británica han sido por demás conflictivas en los últimos 15 años y tuvieron su momento más trágico con la muerte de la princesa de Gales, Lady Diana, en 1997. Entre otros episodios de esta batalla se encuentran los cassettes de una conversación íntima entre la princesa Diana y un presunto amante y revelaciones similares respecto al príncipe Carlos y Camila, en la época en que la actual princesa de Gales era la amante y no la cónyuge. La realeza no fue una víctima pasiva de los tabloides. En la larga guerra entre Lady Diana y el príncipe Carlos, tanto uno como el otro utilizaron a los tabloides como parte de su estrategia para conquistar a la opinión pública británica.

El caso actual desborda, sin embargo, los confines reales. Según fuentes cercanas a la investigación, citadas por la prensa británica, la policía está examinando una serie de teléfonos de ministros y ex ministros, de políticos y celebridades, entre ellos futbolistas de la Premier League. El ex ministro del Interior, David Blunkett, sería una de las figuras centrales de este espionaje electrónico, en especial por el valor agregado que le dio en su momento su romance con una multimillonaria estadounidense casada y con dos hijos. Aparentemente el primer ministro Tony Blair, tan atribulado por la caída en picada de su popularidad, no se encuentra en la lista de teléfonos vinculados a la investigación y la oficina de prensa de su viceprimer ministro, John Prescott, que lo sustituye durante las vacaciones, informó que la policía no lo había contactado.

El News of the World es un periódico dominical acostumbrado a estas batallas. El viernes de la semana pasada tuvo que pagar unos 230 mil euros en compensación al socialista escocés Tommy Sheridan por haberlo”difamado” publicando que tenía una afición por distinto tipo de orgías y perversiones.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.